EL INVENTARIO ES EL FRACASO DE LA POESÍA

EL INVENTARIO ES EL FRACASO DE LA POESÍA

Hace más de 20 años, por primera vez, Diana Bellesi llegó a Colombia. Venía de Argentina de la provincia de Santa Fe como parte de un periplo de viajera que la conduciría durante seis años a recorrer toda América. Desde la Tierra del Fuego hasta Canadá. Ya había pasado por toda América del Sur, sintiendo el temblor de la tierra, oliendo los aromas de las tiendas de los cientos de pueblos que la acogieron, percibiendo el calor del trópico y la humedad de algún invierno pasajero, observando los detalles que se presentaban ante sus ojos. Ante sus manos de futura escritora.

29 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Llegó a Colombia en auto-stop, con una mochila a su espalda, los pies cansados y algunas ediciones underground de sus poemas. Poesía solitaria y de combate. A veces las intercambiaba o, incluso, conseguía vender algunos ejemplares para continuar su viaje y así sumar días. Experiencias. Para entonces, la vida de vagabunda y de errante americana ya le había abierto un abanico de sensaciones que aún hoy, después de más de dos décadas, sigue llevando marcadas en la carne.

Y fue quizás ese viaje viaje cuya última escala la condujo al distrito del Bronx, en Nueva York el que más ha resaltado en una vida dedicada a la búsqueda de la palabra, o como dice la propia Bellesi, a la búsqueda de la utopía del habla .

Hoy, Bellesi regresa a Colombia como parte del Encuentro Internacional de Escritores que se realiza en Bogotá. Está cansada puede ser la altura, no los pies y lamenta no haber tenido el tiempo suficiente para caminar la ciudad. Solo un poco de La Candelaria. Y un par de carajillos. No más.

Este es un final de siglo en el que se habla de pobreza, hambrunas, guerras, desplazados, injusticia social ... Para qué sirve la poesía? Creo que siempre se ha articulado mal la labor del artista con la realidad. Al menos, en todos los lugares que conozco esto ha sido así. Los artistas como el resto de la gente viven la misma realidad distorsionada, una realidad que proviene de las injusticias sociales, económicas e históricas. No se puede negar que los artistas siempre han tenido privilegios sobre las clases más damnificadas. Han tenido acceso, por ejemplo, a una cultura letrada. Sin embargo, a pesar de esta condición, los artistas también somos un desecho, pues el arte nunca ha tenido plusvalía. No se considera una mercancía y no se vende. Esto nos vuelve igual de desempleados. Nos hace estar en igual contacto con todas las personas.

Sin embargo, hay quienes aseguran que la poesía no es para todos. Su lenguaje parece estar destinado a la élite...

Pienso que la poesía es básicamente popular. Más allá de la métrica, la poesía es ritmo y canto, y hace parte de algo que yo llamo la utopía del habla. El lenguaje de la poesía está en el mismo idioma, en los cantos de los hinchas de fútbol, en todo...

Diana Bellesi: poeta de la provincia de Santa Fe, de Argentina, de Latinoamérica o poeta universal? Ante todo me considero una poeta de provincia. Desde que salí de Santa Fe recorrí América atravesando el miedo, haciendo miles de oficios, desde mucama hasta periodista free-lance de lugares exóticos y perdidos. En mi periplo de heroína vi muchas cosas, observándolas en detalle. Ahora, con marcas de todo eso, creo que sigo hablando en mi poesía de la provincia. Los olores, los colores, el paisaje. No se llega a lo universal sino a través de lo regional y lo particular.

Usted critica a Neruda por inventariar la naturaleza y elogia a Gabriela Mistral por meterse en la naturaleza. La poesía de hoy se queda en el inventario y no trasciende? Pienso que todos hacemos lo que podemos. Algunos de una manera, otros de otra. Lo que pasa es que en la actualidad hay una confusión entre la confesión y el inventario. La confesión, a manera autobiográfica puede ser buena. El inventario hace parte del fracaso comunal de la poesía. El poeta debe cantar con la voz del mundo porque, qué carajo, la poesía es de la gente.

Y de los poetas. Por eso existen las influencias. Cuáles son las suyas? Trato de recoger el romanticismo americano en mi estilo. También recurro a la copla popular, a los cancioneros anónimos, porque recuerde que soy una poeta de provincia que viene de una familia sin posesión de tierras. Existe en mí una gran admiración por poetas como Withman. También, sin duda, admiro profundamente a Juan L. Ortiz, el poeta grande del Paraná.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.