UN AMOR MUY PERRUNO

UN AMOR MUY PERRUNO

Ni una sonrisa. La mirada atenta al compaíero de adelante y las manos sobre el instrumento musical de cada uno. Al rato, por fin llegú el momento esperado.Los sonidos provenientes del interior de la casa delatan media cuadra antes de llegar a Eloísa Castro y sus 15 hijos .

29 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Esta mujer de 50 años forma parte del grupo de buenos ciudadanos que trabaja por una ciudad mejor.

Su vida gira alrededor de Muñeca , Negra , Motas y Niña , por solo nombrar algunos de los perros que ha recogido de las calles bogotanas durante los últimos 18 años.

Desde que se separó de su esposo y sus hijos tomaron diferentes rumbos, ella comparte las cuatro habitaciones, la cocina y la sala de su casa con mascotas que recoge de la calle.

A la mayoría de los dueños les gusta tener los perros fuera de la casa y por el contrario, a los perros les gusta que los consientan porque son como niños y si los tratan mal, pues se van a buscar en otra parte , explica Eloísa.

En consentirlos ella es experta y lo demuestra desde el momento mismo en que los recoge. Empieza por buscarles un nombre que les guste. Pruebo con los nombres que se me ocurren y cuando ellos baten la cola y se ponen contentos entonces sé que ese es el nombre , cuenta Eloísa. A veces pasan hasta dos día en esas.

Sus hijos le exigen un ritmo de vida fuerte. Como buena mamá se levanta muy temprano, hacia las 5 a.m., y se acuesta alrededor de la una de la mañana. Servirles dos comidas diarias, cepillarlos, limpiarlos y cuidar que no se peleen son tareas que debe hacer cada día.

Un don Eloísa dice que siempre ha sentido un cariño especial por los perros, desde pequeña en su natal Santander y asegura con orgullo que lo suyo es un don, que no tienen muchas personas.

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre, pero desde la primera cachorrita que salvé de la calle hace 18 años, cuando su dueña quería deshacerse de ella, he ido descubriendo que pareciera como si algunos hombres no pensaran lo mismo , asegura.

Sin embargo, no todo es malo y así como ella trabaja por el bienestar de sus perros, hay quienes comparten su trabajo. En Pontevedra, Modelia y Fontibón recibe la colaboración de varios veterinarios que los atienden cuando están enfermos y le ayudan con medicinas y peluquería. Sus amigas también le ayudan.

Finalmente, aunque los quiere y es feliz con ellos, Eloísa está dispuesta a entregar algunos a personas que se comprometan a cuidarlos como debe ser y así poder dar un hogar a otros. Los interesados en adoptar alguno de los cachorros o colaborar para su cuidado se pueden comunicar al teléfono 5013191.

Y yo qué puedo hacer? Yo puedo comprometerme con mis amigos El distanciamiento y la indiferencia que se han apoderado de nosotros son en gran parte la causa de nuestros problemas.

Para contrarrestar esto, tomemos como tarea diaria retornar a los tiempos en que la solidaridad era fuente de bienestar para todos. Y nuestros amigos son un buen comienzo, después poco a poco trataremos de extender esa buena relación a todos los que nos rodean. Tres tareas claves: * Confiar en nuestros amigos, ser su apoyo incondicional en las tristezas y compartir sus alegrías.

* Perdonar sus errores, guiar sus pasos si están errados y brindar un abrazo cuando sea necesario.

* Recordar que hay que dar para recibir. Lo que ofrezcamos a nuestros amigos la vida nos lo devolverá con creces.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.