SAMPER ACEPTA QUE SÍ ENTRARON DINEROS CALIENTES A SU CAMPAÑA

SAMPER ACEPTA QUE SÍ ENTRARON DINEROS CALIENTES A SU CAMPAÑA

Por primera vez en forma directa y explícita el presidente Ernesto Samper reconoció ayer que sí entraron dineros de la mafia a la campaña que lo llevó a la Presidencia en 1994. Lo hizo durante su discurso de instalación del nuevo Congreso.

21 de julio 1998 , 12:00 a.m.

Como se sabe fui víctima de esta invasión en la campaña que me llevó a la Presidencia. Así lo confirman las confesiones de quienes la manejaron administrativamente y las pesquisas de la justicia , aseguró.

Samper le dedicó un buen trozo de su discurso a los episodios relacionados con su situación personal por el proceso 8.000, al juicio político a que fue sometido, y al complot que, según él, se montó en su contra por una poderosa alianza de fuerzas oscuras nacionales e internacionales .

Quedan notificados: la lucha sigue , afirmó el Presidente en referencia a todo lo anterior, en una frase que dejó mucha inquietud en el ambiente, a pesar de que el propio mandatario resaltó en su discurso que no guarda resentimientos contra nadie ni va a propiciar ninguna revancha en el futuro. La única venganza que ejerceré con mis adversarios será la que recomienda Marco Aurelio: no parecerme a ellos , aseguró.

El Presidente fue particularmente duro en su alocución contra el ex fiscal Alfonso Valdivieso, sin mencionar su nombre. Sin ambages acusó a la Fiscalía de no investigar lo favorable, de usar testimonios incompletos para incriminarlo, de utilizar testigos sin rostro y de filtrar a la prensa expedientes parciales.

También, Samper cuestionó con dureza la Constitución de 1991 como responsable de las dificultades que pudo tener su Gobierno.

Sin liberales Ayer, por primera vez en muchos años, el Partido liberal quedó por fuera de las presidencias del Senado y la Cámara. En ambos cargos fueron elegidos parlamentarios que se postularon a nombre de la Gran Alianza por el Cambio, grupo del presidente Pastrana.

En el Senado fue escogido, sin sorpresas, el antioqueño Fabio Valencia Cossio, y en la Cámara, el tolimense Emilio Martínez.

La ceremonia de instalación del Congreso comenzó una hora más tarde de lo previsto, debido en buena parte al incumplimiento de varios de los nuevos congresistas y a las restricciones que se impusieron a la entrada del Capitolio Nacional.

A las 4 y 10 de la tarde, el presidente del Congreso saliente, Amylkar Acosta, designó una comisión para que se trasladara a la Casa de Nariño y le informara al presidente Ernesto Samper que las cámaras legislativas estaban dispuestas para la ceremonia de instalación de las sesiones ordinarias.

Después de diez minutos hicieron su aparición en el Salón Elíptico de la Cámara, Samper, la primera Dama de la Nación, Jacquin Strousse, y los ministros del despacho.

Luego de declarar instalado oficialmente el nuevo Congreso, el Presidente se retiró y los senadores se fueron a sesionar al recinto del Senado, mientras que los representantes se quedaron en el Salón Elíptico.

Las sesiones del Senado empezaron con una plegaria por la paz, el padrenuestro y el avemaría.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.