Secciones
Síguenos en:
QUÉ HACER CON EL DÓLAR

QUÉ HACER CON EL DÓLAR

Qué tiene el dólar que esta semana puso a correr a medio mundo?

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
30 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Desde Moscú hasta Caracas, miles de inversionistas y personas del común están cambiando su moneda local por los verdes , la moneda fuerte por excelencia y que les brinda mayor seguridad. La caída del rublo en Rusia, el bath en Tailandia o el bolívar en Venezuela tiene hoy con los nervios crispados a los mercados internacionales.

Colombia, si bien no ha sido ajena a la turbulencia internacional tampoco afronta una situación tan dramática como la que está atravesando Rusia: aquí no hay filas de personas en bancos o casas de cambio tratando de cambiar sus pesos por dólares ante la posibilidad de una abrupta devaluación.

Pero eso no le sirve de consuelo a quienes tienen qué perder cada vez que se presenta alguna brusca oscilación de la divisa estadounidense.

Nosotros nos hemos beneficiado con el alza en el dólar porque liquidamos nuestros ventas al exterior con el precio de los últimos días. Pero no todo ha sido bueno porque también importamos insumos y tenemos deudas contratadas en dólares a través del Bancoldex que se nos han encarecido , dijo un exportador de flores colombianas.

La posición de este empresario resume muy bien las dos caras del dólar: por un lado, se benefician quienes tienen ahorros en esta moneda y salieron a venderlos por estos días, los exportadores que ahora recibirán mayores ingresos, y quienes especulan con la divisa porque pueden lograr jugosas ganancias, aunque con un alto riesgo. Pero, por el otro, quienes en el pasado se endeudaron en esa moneda, los importadores o simplemente quienes piensan viajar al exterior se encuentran hoy entre la espada y la pared.

En el caso de los floricultores a los que favorece un dólar más caro la paradoja consiste en que la devaluación del rublo comienza a golpearlos: un rublo más barato encarece sus exportaciones al mercado ruso, sin contar con el hecho de que los habitantes de ese país son ahora tan pobres que las flores están a un paso de convertirse en un artículo de lujo.

Deudas a mil La fuerte devaluación del rublo va a afectar la demanda de flores en ese país. En nuestro caso, los pedidos están paralizados , dijo el empresario que se mostró preocupado por la competencia de Ecuador, país que al ver los problemas en Rusia inundará aún más el mercado estadounidense, que es el fuerte de Colombia.

Pero mientras unos hacen fiesta, otros permanecen pegados a sus calculadoras tratando de estimar cuánto les costará la crisis.

Es el caso de un estudiante que para hacer un posgrado en el exterior tomó un préstamo de una entidad como Colfuturo el año pasado por 35.000 dólares. En esa época la tasa representativa estaba en 1.089 pesos. Es decir, que en pesos su deuda ascendía a 38,1 millones. Pero hoy, a causa de la devaluación y sin contar el pago de intereses, su deuda brincó a 50,4 millones de pesos, o sea, más de doce millones de pesos de diferencia.

Similar situación se presenta con un viajero que el año pasado por la misma época necesitaba 550.000 pesos para comprar el sólo tiquete de ida y regreso a Miami que le costaba 500 dólares. Hoy necesitaría 720.000 pesos para comprar el tiquete.

Estos ejemplos ponen de presente el susto de los empresarios colombianos que, huyéndole a los venenosos intereses del mercado financiero colombiano, se precipitaron en masa a endeudarse en el exterior buscando un alivio en sus costos.

Pero el remedio podría resultarles ahora más caro que la enfermedad, ya que en los últimos cinco años su deuda externa pasó de 4.000 a 15.000 millones de dólares. Ni siquiera el Gobierno escapa al peligro de una mayor devaluación: su deuda ronda hoy los 16.000 millones de dólares.

Y ni mencionar a los importadores que tendrán que pagar ahora más por los bienes que traigan al país, aunque su precio no se haya movido un ápice en el exterior o de los que tienen unos billetes guardados bajó el colchón y no saben que hacer con ellos: si venderlos para ganar una platica extra o esperar un tiempo más a ver si la utilidad es mayor.

Lo que todo el mundo se pregunta es por qué el precio del dólar es tan impredescible hoy?.

La respuesta a esa pregunta quizás resida en lo que denomina el comportamiento de rebaño : cuando la economía de un país está a punto de sucumbir o los inversionistas creen que lo hará, basta con que uno solo actue de una manera para que todos lo sigan, sin analizar las consecuencias de sus actos. Es lo que sucede con las ovejas que al percibir un peligro siguen al líder, así los conduzca directo al precipicio.

En la actual coyuntura la crisis arrancó en los mercados asiáticos. En un mundo en el que los avances de la informática permiten hacer un retiro de fondos en unos cuantos segundos, muchos inversionistas asustados comenzaron a convertir sus recursos en dólares para llevarlos hasta Estados Unidos, cuya economía afronta un auge impresionante.

Las consecuencias están a la vista: se desplomaron los precios de las acciones y de productos claves como el petróleo.

El problema es que, al igual que lo que ocurriría en un estadio lleno en donde alguien grita peligro, nadie sabe a dónde va a desembocar el nerviosismo de los inversionistas.

De ahí que el asunto revista la mayor importancia y tenga pensando a los organismos como el FMI o el Banco Mundial, los encargados en teoría de preservar la estabilidad de las monedas.

Las autoridades colombianas, que manejan un sistema de bandas cambiarias, en el cual se mueve al dólar según la oferta y la demanda, han anunciado que tienen las herramientas para controlar el precio del dólar.

El principal instrumento de intervención del Banco de la República es la venta de reservas internacionales, al cual acudió el pasado viernes con 51 millones de dólares. El objetivo es evitar que el precio de la divisa se salga de los topes fijados para este año.

La otra herramienta, que es muy temida por todos, es un nuevo incremento en las tasas de interés que debilitaría aún más la economía colombiana. Y que quizás sea inevitable pues al intervenir el mercado, el Banco retira pesos. De inmediato la menor liquidez se refleja en una elevación del costo del crédito.

Por ello, es que varios analistas le están pidiendo al Emisor que permita una mayor devaluación, eliminando la banda o subiendo los topes establecidos. El objetivo es evitar la pérdida de reservas y la temida alza de intereses.

La decisión no es nada fácil porque incrementar el precio del dólar podría tener efectos negativos en la inflación y sobre la propia deuda externa.

Es bien difícil de resolver el rompecabezas que las autoridades económicas tienen entre sus manos.

El mundo tiembla Lo que está pasando en las economías mundiales se puede asimilar a lo que sucede con las fichas de un dominó que están colocadas unas seguidas de otras: solo basta que una se caiga para que empuje a las demás en su descenso.

La crisis asiática registrada hace un año que comenzó por Tailandia e Indonesia pronto se extendió a los demás países asiáticos como Filipinas, Malasia, Taiwan, Singapur y Corea del Sur y China.

Cómo se llegó a esa crisis? Aquí una breve historia: A mediados de 1997, Tailandia enfrentó una grave crisis financiera que obligó a ese país a permitir la libre flotación de su moneda, el bath. Países vecinos como Filipinas, Indonesia, Malasia, Singapur, Vietnam, Corea del Sur y Japón comenzaron a tener la misma suerte.

El origen de la crisis fue un mal manejo de los sistemas financieros de esos países que crecieron a costa de préstamos irregulares a empresas vinculadas a los propios grupos bancarios. Las ollas podridas comenzaron a destaparse y los llamados tigres asiáticos resultaron envueltos en graves dificultades.

El Fondo Monetario Internacional adoptó un plan de emergencia y le prestó a los países asiáticos unos 120.000 millones de dólares.

Efecto vodka Mientras Asia afrontaba serias dificultades, la crisis económica ya se cocinaba en Rusia y fue cuando obtuvo una ayuda histórica de 22.600 millones de dólares bajo la condición de reducir en un 50 por ciento su déficit de presupuesto.

El suroeste asiático no salía de dificultades y en julio pasado el Fondo Monetario Internacional anunció una nueva ayuda para Indonesia de seis mil millones de dólares.

Hace pocos días el gobierno ruso dejó de defender el rublo y suspendió el reembolso de su deuda externa.

Esta semana se presentó el jueves negro cuando los mercados financieros bajaron de manera espectacular: en Nueva York, el Dow Jones perdió 4,2 por ciento, uno de los descensos más fuertes desde 1987, calculado en porcentaje. En Europa, Moscú perdió 17,13 por ciento, Frankfurt 3,26, Londres 3,2 y en América Latina, Sao Paulo y Buenos Aires bajaron 10 por ciento, una cifra récord.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.