Secciones
Síguenos en:
REINSERCIÓN CON REALISMO

REINSERCIÓN CON REALISMO

En medio de la radicalización que tiende a caracterizar los conflictos con la subversión, es alentador que aparezcan manifestaciones como la de la denominada Corriente de Renovación Socialista, grupo disidente del ELN, al anunciar que está dispuesta a decretar un cese unilateral del fuego e iniciar la transición de sus efectivos entre 300 y 400 según se anuncia a la vida civil. En su propuesta de negociación presentada al Gobierno, la CRS expone sus inquietudes y hace una serie de diagnósticos y solicitudes concernientes a su seguridad y la de sus familias. Algunas de éstas son razonables y, aunque se entiende que son el principio de un proceso de negociación, sujeto a acuerdos y desacuerdos, hay puntos de la propuesta con los cuales los colombianos no podemos estar de acuerdo. Más parecen interpretar las aspiraciones de los grupos que quieren seguir alzados en armas que una real voluntad de regresar a la paz. Piden, por ejemplo, terminar con el terrorismo de Estado. En el editorial

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

Realismo, pues, señores. De todas maneras hay que saludar la decisión de reincorporarse a la sociedad civil, seguramente como resultado de reflexiones que deberían servir de modelo a quienes persisten equivocadamente en la lucha armada. Han dado gestos de buena voluntad que debe recoger el Gobierno, en actos que ojalá culminen con su desmovilización. Cabe relevar el rechazo frontal de la Corriente contra el secuestro, la extorsión y el boleteo. Que debe acompañarse de la total transparencia de sus actos en este sentido, pues ya tiene el país demasiadas muestras repetidas de doble juego por parte de una Coordinadora Guerrillera con la que se dialogó infructuosamente por largos meses en escenarios nacionales e internacionales. Cuántas veces no han condenado las Farc el secuestro en entrevistas y comunicados? Y mientras prometía y dialogaba, seguía secuestrando. El Gobierno no está dispuesto a que le metan más goles y en esto cuenta con el apoyo decidido de la gran mayoría de la opinión. La política de paz del presidente Gaviria puesta en el fogón de atrás por dirigentes de guerrillas intransigentes y maestros del engaño recibe con la propuesta de la Corriente un refrescante segundo aire. Y queda demostrado que el Gobierno está dispuesto a negociar con aquellos grupos subversivos que tengan una real voluntad política de desmovilizarse y renunciar a cualquier forma de violencia .

Sobra decir que el éxito de este proceso depende, en parte muy importante, de las garantías que brinde el Gobierno a aquellos guerrilleros que se acojan a la reincorporación. No puede permitir que se repita con el grupo disidente del ELN el exterminio sistemático de que han sido objeto los activistas del grupo Esperanza, Paz y Libertad, a manos de sus ex compañeros que no renunciaron a las armas. Ese ha sido, junto con la lentitud de los programas de reinserción, uno de los puntos débiles de la política de pacificación de la actual Administración.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.