HAY DERECHO:

Señor Director:

29 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Me gané a pulso, honrada, limpiamente, el cargo de fiscal regional de Medellín, puesto que ocupaba desde hacía cuatro años en las zonas más crudas y tempestuosas de Antioquia, Urabá, el nordeste o Magdalena Medio, siguiendo las enseñanzas de mi dignísimo padre. Mi bagaje fueron los postulados de cuna, el honor, la honradez, el sacrificio, si se quiere; vivía dentro de la XIV Brigada en Puerto Berrío, por asuntos de seguridad.

En un afán por superarme y propender posteriormente a la carrera administrativa, esto es los concursos de ley, le solicité al director regional de Fiscalías, doctor Iván Velásquez, un permiso para hacer un postgrado en el Externado, en ciencias penales y criminología, en la modalidad semipresencial, una vez al mes, el cual fue concedido mediante resolución interlocutoria el 10 de julio del año que avanza; asistí a la primera clase los días 13, 14, 15 y 16 y el 17, a mi regreso, me encuentro como premio la declaración de insubsistencia.

Carlos Moncayo Rodríguez Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.