Secciones
Síguenos en:
VENTA DE ETB: SEAMOS CREATIVOS

VENTA DE ETB: SEAMOS CREATIVOS

Es un hecho, la ETB se venderá este año y ahora se inicia el debate sobre la forma en que se hará. El primer punto esencial es la valoración de la empresa. La alcaldía y la administración de la ETB deben abrir una licitación pública internacional, amplia, transparente y expedita, que invite a participar a la banca de inversión nacional y extranjera, en especial a quienes hayan conducido con éxito este tipo de proceso en otros países del mundo como el Perú, Alemania o Argentina. Banca que le dé credibilidad a la transparencia y dinámica del proceso.

Escogido el banco, se le deben dar las expectativas de la administración, que deberían estar alineadas con las de la ciudad, y luego trabajar en conjunto con la banca seleccionada para escribir las condiciones mínimas que deberían cumplir los potenciales compradores. Ahí está el corazón del asunto.

Una de las condiciones es la suma mínima que deberán pagar los interesados por las acciones que se pretendan vender. Esta suma será el resultado de la aplicación de unos formatos que ya están inventados: la cifra será el producto de una fórmula casi estándar para evaluar este tipo de empresas, y así se aclarará quién tiene la razón en el debate que suscitó este tema, pero esté por sí solo no es el más importante.

Las condiciones de cumplimiento de calidad del servicio, el mejoramiento de la red y, sobretodo, el valor futuro de las tarifas, son tanto o más importantes que el pago inicial, pues el inversionista que compre pagará una suma elevada, pero tratará de recuperar en el menor plazo posible su inversión y, si esto es a costa de tarifas altas o en detrimento del servicio en las áreas menos rentables léase los barrios más pobres y con menos tráfico o de la calidad del mismo, la ciudad entera se enfrentará a nuevos problemas en el mediano plazo, pagando todos más por cuenta de la ETB. No podemos dejarnos deslumbrar por una alta suma frontal, porque a ese pago grandioso seguirán altas tarifas, a menos que las condiciones del proceso que debe desarrollar la banca contratada contemple condiciones mínimas en estos temas.

Entre otras condiciones y a modo de ejemplo, debería existir un control sobre el aumento tarifario para el largo plazo en todos los estratos, que observe el ingreso per capita y, en general, las condiciones económicas presentes y futuras de la capital, por supuesto del país y de Latinoamérica; unas condiciones mínimas de expansión a las áreas que más lo necesitan; un plan de telefonía pública, casi inexistente en la actualidad, y un plan de telefonía de asistencia comunitaria (acceso a la policía, a servicios públicos, emergencias, etc.), además de un plan de modernización de la red.

Creemos que el objetivo fundamental debe ser el de conseguir el balance entre la necesidad de una suma de dinero importante en este momento, y la mejora de la prestación de los servicios básicos de comunicaciones a la comunicad en la capital de la República, donde quien lo ha vivido lo sabe muy bien existe un servicio de muy baja calidad; donde la cultura de servicio al cliente es inexistente; donde la ETB, más que servir como un verdadero instrumento para el desarrollo capitalino, ha sido uno de los límites para su desarrollo, y ha contribuido al mito de la corrupción y la ineficiencia de la administración pública. Es una oportunidad importante para cambiarle la cara a la ETB y a la administración pública, y mejorar nuestra ciudad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.