Secciones
Síguenos en:
LA MEDIACIÓN INTERNACIONAL PUEDE SER LA CLAVE PARA CHIAPAS

LA MEDIACIÓN INTERNACIONAL PUEDE SER LA CLAVE PARA CHIAPAS

Pregunta: aceptarían los mexicanos que un extranjero o una organización internacional interviniera como mediador para encontrar una solución al conflicto de Chiapas? Si México ha ayudado a otros países con problemas de guerrillas, como Colombia, Guatemala y El Salvador, por qué no pedir ahora ayuda de afuera?

Aunque ya han pasado 30 años desde que los estudiantes de todo el mundo pedían el paso de la imaginación al poder , todavía hay muchos lugares donde existe un gran miedo a imaginarse alternativas poco convencionales. Y uno de esos lugares es Chiapas.

Allí el llamado diálogo de paz es todo menos diálogo. Está atorado desde septiembre de 1996. Y, para hablar sin pelos en la lengua, todos los negociadores del gobierno mexicano han fracasado en su intento por llevar paz a la región.

Si hasta el momento todos los esfuerzos para llegar a un acuerdo de paz en Chiapas no han tenido éxito, por qué no buscar la mediación de un organismo internacional o de un representante de otro país? Ya sé, ya sé. Los más nacionalistas se van a dar golpes de pecho y van a decir que Chiapas es un problema de México y que sólo puede ser resuelto por mexicanos. Pero si no se han encontrado soluciones, un mediador internacional (imparcial, respetado y calificado) podría echar a andar el asunto. Otros países lo han hecho y no tienen nada de que arrepentirse.

Ejemplos exitosos Veamos. Los católicos y protestantes de Irlanda del norte que llevan décadas de conflicto confiaron en el senador estadounidense George Mitchell como catalizador de la paz. Y el proceso funcionó.

Ecuador y Perú, al no poder encontrar una solución a su problema limítrofe, están dependiendo de diplomáticos brasileños, chilenos, argentinos y estadounidenses para agilizar las negociaciones.

Más cercano a México es lo que ocurrió en Guatemala, donde después de más de tres décadas de lucha, el gobierno y la guerrilla aceptaron la intermediación de la ONU para resolver su conflicto. Y a pesar de los vaivenes de la sangrienta historia guatemalteca, el acuerdo de paz sigue en pie.

El caso más reciente es el de Colombia, dónde el candidato presidencial Andrés Pastrana quiere convocar a varios países europeos como facilitadores para iniciar el proceso de pacificación con las guerrillas izquierdistas de las Farc y Eln.

Es decir, la tendencia en el mundo apunta hacia utilizar todos los recursos a tu alcance para lograr la paz, vengan de donde vengan. Y por la paz todo se vale.

Hasta el momento ni la guerrilla zapatista ni el gobierno mexicano han dado muestras de interés en la mediación internacional, pero dada la situación de estancamiento y tensión por la que atraviesa el conflicto creo que ha llegado la hora de explorar esta vía.

México no pude cerrarse al mundo y, menos, creer que tiene dentro todas las soluciones. Si no nos atrevemos a proponer alternativas nuevas, a imaginarnos un futuro distinto, a ver hacia afuera, entonces seguiremos peleando y hablando de lo mismo en el próximo milenio. Y eso sólo añadiría más sangre a una región ahogada en ella.

En el conflicto de Chiapas ha llegado el momento de decir: help!!! (*) Periodista mexicano.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.