LOS PERROS Y LOS GATOS TAMBIÉN PUEDEN SER ALÉRGICOS

LOS PERROS Y LOS GATOS TAMBIÉN PUEDEN SER ALÉRGICOS

Si hace semanas que su perro consentido no hace más que rascarse, y usted no encuentra una causa para ello, es hora de considerar que su mascota sea alérgica.

24 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Al igual que las personas, las mascotas también pueden ser hipersensibles a determinadas sustancias que causan una reacción del sistema inmunológico, conocidas como alergias, y que pueden ocasionar efectos en su salud.

Estas se manifiestan con una diversidad de síntomas, como rasquiñas, enrojecimiento, hinchazones, lesiones en la piel y alteraciones respiratorias, entre otros.

Cuando el problema está más avanzado, se pueden presentar cambios en el color de la piel en el área afectada e infecciones, así como otitis y conjuntivitis, y afeccione digestivas como diarrea y vómito.

Las ulceraciones también son señal de alerta. Se pueden presentar en el dorso, en la cabeza, en el cuello, en la boca, en el abdomen y en las piernas.

Las sustancias que con mayor frecuencia causan alergias en los animales son los alimentos y las picaduras de insectos, pero también puede registrarse síntomas por productos químicos como el champú que utiliza para lavar a su perro o los insecticidas que aplica para mantenerlo libre de pulgas y garrapatas.

El polvo y las partículas que se encuentran en el aire también son causantes de reacciones alérgicas, sin embargo, los casos de perros o gatos afectados por el polen de las flores son poco frecuentes.

Aunque los cachorros pueden experimentar síntomas de alergias, no es sino hasta los doce meses que los perros muestran las primeras señales de esta enfermedad. Los gatos, por su parte, las sufren partir de los seis meses y hasta los 2 años de edad.

En el caso de las alergias causadas por alimentos -que no se presentan con mucha frecuencia-, se deben a productos como carne, pescado, huevo, leche, y algunos granos.

Ante una alergia Si usted sospecha que su mascota padece alergias, obsérvelo con cuidado para determinar su comportamiento y así conocer cual es la fuente de esa reacción. Luego consulte al veterinario.

Recuerde que su mascota depende en gran medida de usted para encontrar qué es lo que lo está afectando.

Una vez se determine si es causado por los alimentos, por el polvo o por las pulgas, tendrá que aplicar algunas medidas para evitarlo, como por ejemplo, cambiar su dieta, ubicar su cama en otro lugar o aumentar los controles para evitar las pulgas.

Para conocer la sustancia que causa la reacción en los perros, se utiliza un método similar al que se emplea en las personas, consistente en inyectar alergenos (las sustancias que generalmente causan alergias) y estudiar su reacción. Este tratamiento, sin embargo, no se aplica con mucha frecuencia en el país.

Para los gatos, el análisis se puede hacer sólo con muestras sanguíneas, que resultan fuera del alcance del bolsillo de muchos colombianos.

En caso de no disponer de recursos para el tratamiento de estos animales, los veterinarios recomiendan mucha vigilancia por parte de los dueños, y una vez detectada la causa de la alergia, evitar el contacto con ella.

Las pulgas Tal como sucede con los humanos, los animales pueden presentar una reacción alérgica a la saliva de las pulgas, que pululan en ciudades como Bogotá.

En este caso, los animales no solo tienen que lidiar con la comezón que de por sí causa la picadura, sino que además la que produce la reacción del sistema inmunológico.

En perros, esta alergia se manifiesta generalmente con la aparición de prurito en el área lumbar, en los gatos, en cambio, no son tan evidentes los síntomas.

Si su mascota es alérgica a las pulgas, tendrán que extremar los controles para evitar que se le peguen estos molestos insectos, incluyendo aspirar y barrer constantemente las áreas por donde generalmente se mueve, y evitar que el animal salga de la casa y se tope con otros congéneres infestados.

En la actualidad, en le mercado se puede conseguir gran variedad de productos e insecticidas especializados en combatir las pulgas. Estas se pueden adquirir en las tiendas de mascotas y en supermercados de todo el país. Incluso se pueden conseguir drogas que al ser injeridas por el animal, inhiben el desarrollo y la reproducción de estos insectos.

Un truco de las abuelas para alejar las pulgas: mantenga ramitas de perejil y de eucalipto en los rincones y cajones de la casa, y cerca a la cama de la mascota. Se cree que estos bichitos no soportan su aroma.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.