ESTOY CONTENTO DE VOLVER A CASA

ESTOY CONTENTO DE VOLVER A CASA

VUELVEN LAS CABRIOLAS de Faustino Asprilla a Italia. El delantero colombiano estará otra vez en el Parma, su casa .

17 de enero 1998 , 12:00 a. m.

Faustino Asprilla, delantero colombiano conocido como la Gacela Negra , como fue bautizado por los seguidores parmesanos, muy pronto volverá a corretear por los estadios italianos con la camiseta del Parma, si, como se espera, los exámenes médicos a los que será sometido en las próximas horas le dan vía libre .

El regreso del Tino , como también es conocido en su país, es una vuelta al que fue su primer club europeo, el que lo lanzó a la fama, y donde estuvo cuatro años demostrando una innegable calidad futbolística que quedó en gran medida empañada por sus correrías extradeportivas.

Su marcha al club inglés del Newcastle llegó en un inusual momento, lo que vino a poner de manifiesto más que nunca los problemas extradeportivos tenidos en la era parmesana .

Y es que resultó cuando menos sorprendente ver como el Parma se desprendía entonces de un Asprilla considerado como su gran estrella, su pieza clave para luchar por el título liguero, cuando el equipo estaba en plena pugna tanto por el campeonato italiano (a tres puntos del líder) como por la Recopa Europea y, a esas alturas, no podía fichar jugador alguno.

Asprilla, nacido en la localidad de Tuluá, el 10 de noviembre de 1969, llegó al fútbol italiano en el verano de 1992, procedente del Atlético Nacional. Debutó con el Parma en la Primera división italiana de fútbol el 6 de septiembre de ese mismo año, en el partido que su equipo perdió en terreno del Atalanta (2-1).

El Atalanta es el equipo que marca el principio y final de la era italiana de Asprilla. La última ver que apareció en la nómina del Parma, en el banco de suplentes, fue en un juego contra el equipo de Bérgamo. Ese día no actuó.

Su última aparición sobre un terreno de juego italiano fue el 14 de enero de 1996, en el partido de la decimoséptima jornada liguera entre el Parma y el Cagliari (4-0), cuando saltó al campo para sustituir a su amigo Gianfranco Zola.

Luego, en la jornada siguiente, Parma-Atalanta (2-0), el colombiano estuvo en el banquillo de suplentes, pero no saltó al terreno de juego.

El último encuentro jugado como titular por Asprilla, sin embargo, fue el Bari-Parma del 17 de diciembre de 1995, que terminó 1-1. Ese día intervino de forma providencial en el tanto del empate de su equipo, anotado por Alessandro Melli, que recogió un balón que dio en la cara del colombiano.

Su campaña Entre sus tantos más importantes cabe destacar el que acabó con el invicto del Milán, que llevaba 58 encuentros consecutivos sin conocer la derrota. El 21 de marzo de 1993, en la vigesimocuarta jornada, Parma lo derrotó con un golazo de Asprilla en el minuto 58, que cobró un tiro libre desde la izquierda, a unos 25 metros de la portería.

Su último tanto italiano no ha podido ser tampoco menos espectacular: de tacón, en el partido Parma-Lazio (2-1), el 9 de diciembre de 1995.

Pero, al margen del capítulo futbolístico, la trayectoria italiana de Asprilla ha estado empañada por los escándalos extrafutbolísticos.

Tras de sí dejó en Parma una estela marcada por retrasos a los entrenamientos, multas, discusiones con técnico y preparador físico, devaneos con una conocida estrella porno , sus misteriosos accidentes en Tuluá (corte en un tobillo, disparos de arma en una discusión y condena por posesión ilícita de armas), para terminar con el divorcio de su esposa, que se fue a Medellín con el pequeño Santiago, el gran amor de Tino .

Todo eso parecía ya superado en su cuarta temporada italiana y Asprilla, tras la marcha de su hijo, incluso, había prometido cambiar para que, según dijo, su pequeño Santiago se sintiera orgulloso de él. Por intentar cambiar, lo hizo hasta de apariencia, luciendo un peculiar corte de pelo, que veía su nuca cubierta por la palabra Tino .

Pero, sus últimas excentricidades, su abierto disgusto por no jugar lo que él quería, llevó a que se colmase el vaso del Parma, en especial de su técnico Nevio Scala, quien fue su más firme defensor hasta poco antes y siempre alabó el juego de Asprilla y pidió bondad para el que consideraba un niño grande .

Con Asprilla, bien es verdad, se marchó la polémica, pero lo que no cabe duda es que dejó al campeonato italiano sin una buena dosis de genialidad , pues lo que no se le pueda negar al colombiano es que su juego reúne las suficientes dosis de calidad y espectacularidad capaz de dejar con la boca abierta tanto a los espectadores como a sus compañeros y rivales.

Ahora, tres años después, tras su paso por el fútbol inglés, su excelente velocidad, su innatas dotes para el regate, que le hacen casi burlarse de su marcador, sus goles, sus cabriolas, volverán a verse por los terrenos de juego italianos. Su alegría volverá a hacer las delicias de sus compañeros, quienes siempre han hablado maravillas de él, y su figura volverá a pasear por una Parma que le tiene un cariño muy especial y nunca le olvidó.

SUS CIFRAS En sus tres primeras temporadas (1992-95) con el Parma, Asprilla jugó 78 encuentros ligueros (23 goles), 20 de la Copa de Italia (5 tantos) y 22 de competición europea (8).

Fue campeón de la Recopa (1992-93), la Copa de la UEFA (1994-95) y la Supercopa Italiana (1993-94).

Pero en su cuarta temporada inició con una serie de lesiones y no contó mucho en las alineaciones del técnico Nevio Scala. En total, Asprilla con la camiseta del Parma jugó 84 encuentros ligueros y marcó 25 goles.

No se sabe aún cuánto va a pagar el Parma por el regreso de Asprilla. Algunas versiones hablan de 10,5 millones de dólares, mientras que otras dicen que la cifra es de 11,5 millones.

Cualquiera que sea la cantidad, es una cifra enorme si se compara con la que pagó por Asprilla el Cúcuta Deportivo a la Escuela Carlos Sarmiento Lora en 1989: 10.000 dólares.

Al año siguiente, Nacional lo compró en 70.000 dólares. Allí tuvo una buena figuración en la Copa Libertadores y en el torneo colombiano, donde fue campeón en 1991.

A comienzos de 1992 fue figura en el Preolímpico de Asunción. La Selección Colombia Sub-23, dirigida por Hernán Darío Gómez, obtuvo un cupo a Barcelona y los empresarios empezaron a buscar a Asprilla. Finalmente, el Parma lo compró en cinco millones de dólares.

Tras cuatro temporadas, el Parma lo vendió al Newcastle en 1996. La cifra, 11 millones de dólares. Su mayor hazaña con el equipo inglés fueron los tres goles al Barcelona en la Liga de Campeones.

En la temporada 96/97 marcó nueve goles, cuatro en la liga y cinco en la Copa UEFA. Y en esta temporada hizo cuatro goles en competiciones europeas y apenas dos en la Liga, donde estuvo afectado por una lesión.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.