EL SINGULAR SEMÁFORO DE LA PAZ

EL SINGULAR SEMÁFORO DE LA PAZ

Para transitar en ola verde Meterle pueblo al proceso. El apoyo de la sociedad civil es fundamental para legitimar e impulsar los puntos que se vayan pactando. En Mainz se reconoció, por primera vez, a la sociedad civil como interlocutor de primera mano.

19 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Acometer el tema del derecho internacional humanitario. Avanzar en situaciones concretas que pongan límites a la crueldad de la guerra genera un ambiente favorable a la negociación. De hecho el Eln, ya se comprometió unilateralmente a revisar prácticas como el secuestro.

Tener iniciativa. El hecho de que haya una competencia entre las dos organizaciones guerrilleras más antiguas y numerosas del país por proponerle al país fórmulas para superar el conflicto hace que los contactos se dinamicen.

Desarrollo de los diálogos en territorio nacional. El Eln lo dice en el documento de Mainz y en ello coincide con las Farc. Los acerca a la cotidianidad del ciudadano del común y lo involucra.

El presidente electo goza de legitimidad. La crisis política que enfrentó Ernesto Samper le impidió avanzar en este frente. La entrevista de Andrés Pastrana con Tirofijo da un nuevo rumbo a las aproximaciones con la guerrilla.

La creación de espacios como el Consejo Nacional de Paz, el Mandato por la Paz y la Asamblea Permanente de la Sociedad Civil permite que existan escenarios para impulsar las políticas de paz.

Participación internacional. En general, es un estímulo a negociar con seriedad, si ésta es imparcial, neutral y discreta.

Amarillo Los despejes. Siempre han sido motivo de tire y afloje entre las partes. Su utilidad se mueve entre la necesidad de garantías para los líderes guerrilleros y la provocación al adversario para demostrar dominio en una zona.

La actitud que adopten los paramilitares. Pueden facilitar o entorpecer el proceso con la insurgencia. Aunque las autodefensas han dicho que no boicotearán estos acercamientos, también han dicho que no permitirán que se pacten aspectos que afecten sus intereses.

Utilizar los diálogos para procesos mezquinos. Exhibir una vocación de paz, cuando los intereses que se persiguen son distintos a hallar soluciones al conflicto armado. Por ejemplo, mal podría la guerrilla utilizar el proceso para tomar un segundo aire y volver luego, repotenciada , a la guerra.

La actitud de la ultraderecha legal. Los sectores reaccionarios siembran cizaña y hacen abortar los procesos.

Rojo Exigir la supresión súbita y radical de prácticas utilizadas en la guerra, tales como el secuestro. Si bien hay que avanzar en el tema del derecho humanitario, condicionar el desarrollo del proceso a lo que una de las partes haga o deje de hacer lo entorpece.

Crear falsas expectativas. No advertir que este es un proceso lento y complejo, por lo que se exigen resultados inmediatos.

El hecho de presionar una sola mesa de diálogo, cuando son distintos los actores armados. Incluso, los movimientos guerrilleros van a su propio ritmo, por lo que la unidad de éstos hay esperarla dependiendo del devenir de las circunstancias.

Excluir a los paramilitares de soluciones por la vía del diálogo. Si bien no se les reconoce carácter político, negar su existencia como actores del conflicto puede ser un acto de ceguera.

Excluir al Gobierno como interlocutor válido. Independientemente de quien sea el Jefe del Estado, la solidez de los acuerdos depende de que sean firmados por las partes en contienda.

Decidir levantarse de la mesa por hechos propios de la guerra, como un atentado. Debe haber un compromiso inquebrantable de las partes porque estas circunstancias no alteren las conversaciones.

Exigir como condición para la iniciación de las conversaciones el cese de hostilidades, es decir un estado de paz. Este es el punto de llegada y no de partida del proceso.

Poner sobre la mesa los temas de la desmovilización y el desarme desde un principio. La guerrilla siempre se ha resistido a hablar de ellos, los que son la consecuencia de las negociaciones y no condiciones básicas para comenzar a hablar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.