DESLENGUADO:

19 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Ahora cuando existe un clima de reconciliación por parte de todos los sectores de la sociedad clima que ojalá perdure y se consolide, es poco lo que contribuye la carta del doctor Juan Carlos Pastrana, publicada ayer en el Correo de EL TIEMPO, para calmar los ánimos y desarmar los espíritus. En ella, su autor se va lanza en ristre contra el Fiscal General de la Nación y el Procurador, formulando acusaciones descomedidas y aun falsas, que en nada convienen al buen entendimiento institucional que debe existir entre el próximo Presidente y los titulares de los entes fiscalizadores y de control del Estado.

Creemos que el doctor Pastrana Arango no puede olvidar su nueva condición de hermano del presidente Andrés Pastrana, pues casos se han visto tanto a nivel nacional como internacional de parientes cercanos al jefe del Estado que, por deslenguados, comprometen innecesariamente al gobernante de turno y lo involucran en peleas que al menos en el caso colombiano sólo daño le hacen.

Sobre todo cuando, tratándose de Juan Carlos Pastrana, existe de por medio un proceso en curso por calumnia e injuria ante la Fiscalía a la que hoy él ataca.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.