PANORAMA NACIONAL DE SEQUÍA

PANORAMA NACIONAL DE SEQUÍA

Los acueductos de las pequeñas poblaciones que se surten de quebradas son los más afectados por el fenómeno del Niño . En la Costa Atlántica y el centro del país, la situación es crítica y el futuro desolador.

18 de enero 1998 , 12:00 a. m.

DE LA REDACCION NACIONAL CENTRO En Tolima, según el director del departamento Administrativo de Saneamiento Básico, Didier Antonio Montoya, 33 municipios se encuentran con problemas de suministro de agua.

Montoya señaló que los municipios más afectados por el desabastecimiento de agua son Ataco, Rioblanco, Villarrica, Natagaima, Coyaima, Saldaña, Ibagué, Alvarado, Venadillo, Fresno y Melgar, entre otras poblaciones.

El hecho ya había sido pronosticado por el Instituto de Hidrología y Estudios Ambientales, Ideam, que en uno de sus recientes estudios sobre el fenómeno advirtió que el 81 por ciento de las regiones del Tolima y el Huila se verían afectadas por un déficit hídrico que oscilaría entre moderadamente deficitaria y altamente deficitaria.

En Antioquia, los acueductos de Arboletes, San Pedro de Urabá, Bolombolo, Titiribí, Caucasia, Nechí, Marinilla, El Santuario y Rionegro tienen una situación delicada y en algunos de estos, están en vía de solución.

Pablo Becerra, gerente de Aguas de Rionegro S.A, informó que hasta mañana, inclusive, tendrán racionamiento de cuatro horas diarias. A partir del sábado bajarán a tres horas diarias y esperan que en dos o tres semanas puedan hacer cortes sólo de una hora u hora y media. Por la noche, la suspensión es entre las 11 de la noche y las tres de la mañana para recuperación de tanques.

Por otra parte, la mayoría de los 22 municipios de Chocó no tienen acueducto, por lo que la sequía no afecta el suministro de agua. Sin embargo, lo que si afecta es la movilización de los pobladores que utilizan los ríos como vías de transporte.

A la falta de vías en los municipios se suma ahora el poco caudal que impide la navegación hacia Sipí, Alto Baudó, Bagadó y Nóvita. Algunas de estas localidades, que se conectan por vía fluvial, en la época seca, quedan casi incomunicadas, las distancias y el tiempo de recorrido se triplican.

BOGOTA El 12 de noviembre pasado Bogotá dejó atrás la mayor crisis de agua que ha vivido en su historia por los derrumbes en los túneles del sistema Chingaza. Irónicamente, gracias a esa crisis, ahora es una de las pocas poblaciones del país que no padece su falta como consecuencia del fenómeno de El Niño .

Bogotá tiene reservas suficientes para ocho meses, así no llueva. Los embalses de Chuza y San Rafael, en Chingaza, y Neusa, Sisga y Tominé, en el Agregado del Norte, tienen 496 130.000 metros cúbicos de agua suficientes para 251 días.

Aunque en este momento la situación es holgada, en un futuro no se descarta que comience a ser apremiante si se tiene en cuenta que en este momento las captaciones de esos embalses van en picada. Por ejemplo, el embalse de Chuza tradicionalmente recibe a comienzos del año 16,76 metros cúbicos de agua por segundo. No obstante, hoy en día, solo capta 7,47 metros cúbicos por segundo. Es decir, que está por debajo del promedio histórico.

A pesar de la relativa tranquilidad que hay en la ciudad, el sistema de acueducto actual no permite llevarles agua de Chingaza o el Agregado del Norte a 250 mil personas de la localidad de Usme. Y es ahí donde está el problema, pues esta gente se abastece de los embalses de Chisacá y La Regadera que están ubicados en el sur, que tienen poca capacidad y bajas reservas.

En los dos caben 10 100.000 metros cúbicos de agua y se llenan fácilmente con un fuerte aguacero, pero como no ha llovido, hoy solo cuentan con 2 900.000 metros cúbicos.

Las cuentas que ha hecho la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) indican que el agua que hay en ambos solo alcanza para dos o máximo tres semanas.

Ya se han tomado medidas para evitar que esas 250 mil personas, de las cuales unas 150 mil toman el agua de manera clandestina, no vayan a padecer un racionamiento.

La idea, ha dicho la Administración Distrital, es que la gente de esa región ahorre. Sin embargo, no es fácil pues Usme es una zona rural dedicada a los cultivos y el ganado, por lo cual el consumo de agua es bastante elevado.

La solución que ha previsto la EAAB es utilizar una reserva natural (laguna) denominada Los Tunjos. De allí se podría utilizar el agua para surtir a Usme. Esta solución está siendo analizada por los técnicos pues no es fácil bombear el agua desde allí hacia el río Chisacá y luego a La Regadera. Sin embargo, es la única alternativa para no dejar a Usme a secas.

COSTA ATLANTICA En Atlántico, los municipios del sur tienen problemas de abastecimiento pues el acueducto regional redujo su producción a un 30 por ciento, debido a que el río está alejándose de la barcaza en donde está ubicada la bocatoma. Hay racionamientos en Suán, Candelaria, Campo de la Cruz y Manatí.

En Bolívar, según Patricia Collins, la directora de la Unidad de Agua Potable de la Gobernación de Bolívar, los municipios del departamento que más problemas tienen con el suministro del agua son: Altos del Rosario, Carmen de Bolívar, San Juan Nepomuceno, Soplaviento, Arenal, Villanueva, Achí y Santa Rosa Norte.

Collins comentó que este fin de semana se realizará un inventario de la situación de todas las fuentes de captación de agua del Departamento, para ver el estado de ciénagas y quebradas y de acuerdo a ese examen llevar a cabo las soluciones pertinentes.

La solución inmediata para soliviar los problemas por la falta de agua, según Collins, será mandar carrotanques a los municipios que vivan situaciones extremas.

En Córdoba, solo los municipios de Sahagún y Planeta Rica, de 27 que tiene Córdoba, tiene problemas en sus acueductos por descensos en los niveles de las fuentes surtidoras, mientras que en Chinú y Canalete, a pesar que hay pozos, se puso en marcha un plan de racionamiento por parte de los respectivos alcaldes.

En el resto del departamento no hay inconvenientes porque la mayoría de los municipios quedan cerca de los ríos Sinú y San Jorge.

El 75 por ciento de la población de Magdalena está sufriendo problema de suministro de agua potable por sequía en las fuentes hídricas que abastecen los acueductos regionales.

Según el Comité Departamental de Emergencia, hay problemas de abastecimiento en los municipios de Santa Marta, Ciénaga, Puebloviejo, Fundación, Aracataca, El Banco, Guamal, Pivijay, Salamina, Cerro de San Antonio, El Piñón, Sitionuevo y Plato.

El caso más grave se presenta en la capital. La situación es tal, que de los 500 litros por segundo que en promedio produce la Planta de Tratamiento de Mamatoco, en períodos normales, ni siquiera en la fecha se alcanza el 50 por ciento. Apenas se llega los 200 litros por segundos.

Ante esta situación, las comunidades (sobre todo las de escasos recursos económicos) se han visto en la necesidad de recurrir a los servicios de carrotanques, carro de mulas y otros donde obtienen el galón de agua a razón de 1.000 pesos y el tanque entre 13 y 15.000 pesos.

En Cesar, los municipios que sufren de sequía son: Valledupar, Río de Oro, González, Pailitas, Pelaya, La Gloria, Astrea, Becerril, El Paso, Gamarra, Manaure, San Alberto, San Diego, La Paz, San Martín, Tamalameque, Aguachica, Codazzi, Bosconia, Chimichagua, Chiriguaná, Curumaní y El Copey.

En Sucre, Caimito es el municipio que afronta más problemas de desabastecimiento de agua potable porque las fuentes (ciénagas alimentadas por el río San Jorge) se están secando. Sucre tiene 24 municipios.

En La Guajira, hay complicaciones de suministro en Fonseca, Barrancas, San Juan del Cesar, El Molinera, Villanueva y Urumita. En este último municipio, el alcalde Julio César Rumbo, ha determinado los racionamientos en los 20 barrios, día de por medio.

ORIENTE En Santander se registran racionamientos en Barichara, Cabrera, Villanueva, San Gil, Pinchote, Valle de San José, Guane, Los Santos, Palmas del Socorro, Cabrera, Curití, Socorro, San Andrés, Puerto Wilches, y Rionegro, pues las fuentes hídricas que surten los embalses ese encuentran en niveles críticos, según la Secretaría de Aguas y Medio ambiente del departamento.

Funcionarios de la Oficina de Prevención y Atención de Desastres dijeron que la situación más difícil la registran los municipios de Barichara, Cabrera y Guane, debido a que los niveles del embalse El Común, que se surte de la quebrada La Laja están por debajo del nivel de succión.

En el Magdalena medio se declaró la emergencia en los municipios de Simití, Cantagallo y San Pablo, en el sur de Bolívar, y Yondó (Antioquia), en donde también se mantienen las bajas en los niveles de las fuentes hídricas y en los próximos días iniciarán los racionamientos.

En Norte de Santander, se registran racionamientos en 12 de sus 40 municipios, en donde han disminuido en forma considerable los fuentes que abastecen sus respectivos acueductos, según lo reportó el Instituto Nortesantandereano de Saneamiento Básico y Agua Potable (Inorsa).

De esos municipios, Los Patios, Villa del Rosario, Pamplonita, Sardinata, Puerto Santander y El Carmen, son los más críticos. Los otros municipios que ya reportaron racionamientos son Convención, Chinácota, Herrán, La Gabarra, La Playa y Cúcuta.

LOS LLANOS En Villavicencio no se prevé una drástica reducción en el suministro de agua. Por el contrario, el fin de semana pasado se registraron precipitaciones que provocaron la creciente de la quebrada donde se capta el agua para la ciudad, ocasionando averías en la bocatoma.

En los restantes 28 municipios del departamento del Meta no se han reportado sustanciales reducciones en el servicio de acueducto.

En el departamento del Guaviare, donde se presenta un verano comparado con el ocurrido en 1972, solo se han reportado disminución del servicio de acueducto en San José del Guaviare. Aunque en los otros tres municipios los acueductos son muy deficientes o no existen, la población aún no tiene problemas por escasez de agua.

En Casanare, según el coordinador del Comité Regional de Emergencias, Henry Montes, todavía no se han registrado reducciones en la prestación del servicio de acueducto, pero no se descarta que en los próximos meses algunos acueductos municipales presenten deficiencias por escasez de agua.

OCCIDENTE Con menos del 30 por ciento de su capacidad permanece el embalse de Salvajina, en el norte del departamento del Cauca, como consecuencia del verano que afecta esta región del paeds.

La Cvc informó que el embalse recibe 47 metros cúbicos del río Cauca y salen 130 para la generación de energía y abastecimiento de acueductos del Cauca y Valle, por lo que ahora dispone solo de 268 millones de metros cúbicos cuando su capacidad es de 600 millones.

Se recomendó a los vallecaucanos y habitantes del norte del Cauca ser eficientes en el uso del agua y el servicio eléctrico.

El río Cauca, a la altura del sitio Paso de la bolsa, límite del Valle y Cauca, registra una situación critica y se observan algunas islas o puntos secos a lo largo del centro del cauce. Hasta ahora mantiene su capacidad para la dos plantas de tratamiento de agua potable que abastecen Cali, pero se recomendó evitar el despilfarro del líquido.

El nivel del río Cali, de donde se abastece una cuarta parte de los 1,8 millones de caleños, bajó de cuatro metros cúbicos por segundo, promedio que mantiene durante el año, a 2.87 metros.

La situación también es difícil en otros municipios del Valle del Cauca. La disminución de los caudales de los ríos afectan los acueductos de Buga, San Pedro, Darién, Riofrío, Andalucía, Bugalagrande y Tuluá.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.