Secciones
Síguenos en:
LA CÁMARA DE COMERCIO PROPONE PENA DE MUERTE

LA CÁMARA DE COMERCIO PROPONE PENA DE MUERTE

La Cámara de Comercio de Bogotá propondrá hoy que se estudie la posibilidad de imponer la pena de muerte a los autores de acciones de terrorismo y otros delitos atroces. En un Programa de Integración Social contra la Delincuencia, la Cámara hará también la sugerencia de que se restablezca la extradición y se despenalice el consumo de drogas, es decir, una clara propuesta de modificación de la actual Constitución Nacional.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

Otra iniciativa del documento que será entregado hoy en rueda de prensa, es la de realizar el primero de abril una jornada de paralización nacional, de rechazo al terrorismo y la violencia.

El diseño del dramático programa que la Cámara expondrá hoy, en rueda de prensa, obedece al crecimiento del número de los delitos denunciasdos en Bogotá.

Estudiar una reforma constitucional que establezca la pena de muerte para castigar el narcotráfico y los delitos atroces propone la Cámara de Comercio de Bogotá, como parte de un programa destinado a erradicar el terrorismo y la violencia.

En un documento, elaborado por el vicepresidente y actual presidente ejecutivo encargado de la Cámara, Luis Fernando Rodríguez Naranjo, y obtenido ayer por EL TIEMPO, se sugiere también analizar si es conveniente despenalizar el consumo de la droga y restablecer la extradición.

El diseño del dramático programa que la Cámara expondrá hoy, en rueda de prensa, obedece al crecimiento del número de los delitos denunciados en Bogotá, que pasaron de 30.772 en 1985 a 48.310 en 1991, con un incremento del 57.2 por ciento y una tasa promedio anual de 8.7 por ciento. Este índice es de los más altos del país.

Otra de las intenciones del plan denominado Un progrma de Integración Social contra la delincuencia , es la cooperación de la comunidad con el Gobierno, las Fuerzas Militares y la Policía.

En el proceso deben participar la sociedad civil, los gremios de la producción, las centrales obreras, la Iglesia, las asociaciones de escuelas, colegios y universidades, los medios de comunicación, las organizaciones cívicas y los clubes de servicios.

Las propuestas incluyen la de organizar un Bloqueo Comercial , mediante un sistema de información, en coordinación con las autoridades, para identificar a las empresas o personas vinculadas al narcotráfico, la guerrilla y la delincuencia común e informar de ello al sector empresarial, con la solicitud de que se abstenga de realizar cualquier transación con aquellas.

El documento reconoce que la falta de efectividad de las Fuerzas de Policía en la prevención y atención de los delitos, han llevado a la población a la creencia muy generalizada de que la Policía tiene serios problemas de ineficacia, inmoralidad, abuso de poder y complicidad con la delincuencia , dice el documento de veinte páginas.

Sobre esta base, una de las conclusiones es la de evaluar la situación actual de la institución y precisar los ajustes y modificaciones que deben incorporarse para garantizar una adecuada respuesta a los retos que implican las nuevas formas de delincuencia.

Ante el sombrío panorama que los autores del trabajo encontraron, consideran necesario un nuevo modelo de seguridad, donde ese factor es una responsabilidad conjunta de toda la población, con el liderazgo del sector privado y de las organizaciones de la comunidad.

Ese acuerdo de la sociedad civil para participar en la lucha contra la delincuencia, buscaría entre otros objetivos, recuperar los principios morales, con actividades enderezadas a crear nuevas conductas sociales.

Lo anterior requeriría consolidar la mentalidad de las nuevas generaciones en favor de la paz y corregir algunos comportamientos empresariales en el respeto a la ley y el convencimiento de que no toda actividad productiva, aunuque eu sea rentable, es éticamente lícita .

Una estrategia en este empeño es la realización de una jornada nacional de solidaridad contra el terrorismo y la violencia, que consistiría en la parálisis de las activiades normales del país durante una hora, de 11 a 12 del día, complementada con otras tareas, como la celebración de actos religiosos.

La jornada, que sería el punto de partida deol programa, se efectuaría el primero de abril.

Otro punto de la propuesta pretende promover la organización de la comunidad por barrios, como mecanismo de acción contra el terrorismo y la violencia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.