EL CORRIENTAZO:

18 de julio 1998 , 12:00 a. m.

A la gran mayoría de los usuarios de la energía eléctrica en la capital nada menos que el ochenta por ciento se les ha venido encima, como se dice de ordinario, el golpe económico más duro y serio de los últimos tiempos.

Las empresas suministradoras de esa energía han anunciado que las tarifas de los tres primeros estratos, correspondientes a los sectores más pobres de la población capitalina, vendrán reajustadas hasta en un cincuenta por ciento.

Y todo ello por la razón sencilla de que el Gobierno Nacional no giró los recursos destinados para el pago de los subsidios asignados a los estratos más pobres, y las empresas de energía no están en condiciones de asumirlos.

Claramente no se trata de una imprevisión, sino de una voluntad manifiesta de suprimir de hecho los subsidios, único instrumento para aliviar la carga de los conciudadanos de menores recursos.

De alguna manera el Ministerio de Hacienda tendrá que llenar ese serio vacío, porque las condiciones económicas de los menos favorecidos, que son precisamente los que participan de los estratos perjudicados, no se hallan en las circunstancias indispensables para asumir la carga derivada de la improvidencia oficial.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.