CON ZAMBRA SESIONÓ EL CONCEJO

CON ZAMBRA SESIONÓ EL CONCEJO

Escoltados por agentes de la Policía tuvieron que salir los concejales que integran la coalición mayoritaria, luego de instalar las sesiones ordinarias y elegir la mesa directiva.

03 de enero 1998 , 12:00 a. m.

Los concejales que lograron entrar a la vieja Alcaldía, a través de una puerta secreta y que esperaban sesionar sin mayores contratiempos, fueron sorprendidos por una turba que después de violentar la reja que protege la entrada al tercer piso del edificio, comenzó a romper los vidrios del recinto.

El Concejo apenas sesionó durante 15 minutos, tiempo que le sirvió sólo para hacer el correspondiente juramento y elegir a Carlos Hernández como presidente de la Corporación, a Eduardo Pulgar Daza como primer vicepresidente, a Orlando Rodríguez como segundo vicepresidente y a Fernán Alvarez como secretario general.

Una vez se llevó a cabo este acto, el concejal Orlando Rodríguez pidió la palabra con el fin de poner a consideración la propuesta de solicitarle al Comandante de la Policía y a los ministros de Justicia y del Interior garantías para sesionar.

Le estamos haciendo un llamado al Director General de la Policía y a los ministros de Justicia y del Interior plenas garantías para que el Concejo de Barranquilla continúe sesionando en este período que se inicia en el día de hoy.

No podemos señor Presidente continuar a expensas de que los bárbaros huérfanos del poder atenten contra nuestras vidas, y más aún, contra la democracia que está siendo viva en este momento crucial para el distrito de Barranquilla, cuando su órgano coadministrador se está instalando , afirmó.

La zambra, que se inició a las 12:20 del mediodía, se produjo cuando el Sindicato de Trabajadores de la Personería, la Contraloría y el Concejo, que desde hace un mes se encuentra en paro, se enteró de que los concejales habían ingresado a la sede del edificio y que estaban sesionando.

Miembros del Sindicato anotaron que los hechos violentos se registraron porque el Concejo irrespetó la protesta que adelantan al penetrar al edificio, sin embargo los concejales de la coalición mayoritaria y algunos empleados de la Contraloría y Personería aseguran que la acción fue planeada por la minoría y gente del Movimiento Ciudadano.

Los actos violentos no sólo se registraron en el recinto sino al frente de la vieja Alcaldía. Allí se congregó una cantidad de gente y cada vez que un concejal iba saliendo, por la misma puerta secreta, les tiraban piedras y les gritaban toda clase de arengas.

Los concejales tuvieron que ser protegidos por los agentes y trasladados a un lugar seguro en un carro de la Policía.

Sobre los hechos acontecidos hubo diversas reacciones. El concejal Carlos Julio Manzano afirmó que es absurda esta situación y que no hay derecho para que se atente, de esta forma, contra la democracia.

Allí estaban muchas personas que son fichas políticas de los concejales que se encuentran en la minoría. Yo creo que en esto hay que hacer realmente una investigación .

El concejal Eduardo Pulgar afirmó que es una lástima que el país siga con este vandalismo e hizo un llamado para que los ánimos se calmen y les permitan sesionar como es debido.

Por su parte, Orlando Avila calificó como lamentable los hechos y como un atentado a la democracia. Creo que todos los concejales electos, hemos venido con buena fe para trabajar por el bien de la ciudad y no es posible que de una forma tan rebajada se de este recibimiento a la fórmula que tenemos .

No somos responsables Mientras algunos sectores políticos afirmaron que la violencia generada en el Concejo provenía de los trabajadores de la Contraloría y Personería, éstos últimos señalaron que no tenían nada que ver con dichos desmanes.

Roque Cuéllar Barraza, funcionario de la Personería sostuvo: Si bien nosotros hemos respaldado la gestión del Sindicato, nunca ofrecimos apoyo o estuvimos enterado de la situación que iba a ocurrir hoy. Nosotros, la base, no tenemos nada que ver en los desmanes que promovió el Sindicato con la gente del Movimiento Ciudadano .

De otro lado, Heberto Torres, secretario general de Asopersonería, dijo: La posesión del nuevo Concejo exasperó a muchos grupos políticos, en especial al Movimiento Ciudadano, que es al que responsabilizo de estos desmanes, porque ellos aprovechando cierta coyuntura de un paro justificado, decidieron actuar violentamente .

Que quede bien claro, Personería y Contraloría no tienen que ver con la violencia, aprovecharon una coyuntura de un movimiento pacífico, y lo trasladaron a un acto político y deshonesto con el paro que nosotros tenemos , afirmó.

Los concejales que integran la coalición minoritaria expidieron ayer un comunicado en el que expresan lo siguiente: Cuando llegamos para ingresar a las instalaciones de las oficinas del Concejo encontramos que las puertas del edificio de la Alcaldía vieja estaban cerradas y en cada una de ellas se encontraban varios ciudadanos. Existía un mitin, trabajadores de la Alcaldía reclamaban sus derechos laborales.

Cuando en una de las puertas de ingreso al edificio, exactamente la de la Oficina de Registro y Defunción, donde se encontraban tres policías y dos militares, los concejales David Juliao Ramos, Margarita Balén, José Lapeira Carbonell, Alejandro Munarriz, Miller Soto, Juan B. Arteta, Carlos Rojanos y Enrique Cumplido Rodríguez, pidieron permiso para entrar hasta el tercer piso, éstos se lo impidieron.

La Policía no permitió el acceso al edificio, violentamente empujaron a los concejales y solamente hubo un acto oscuro por parte de la fuerza pública, que generó el desorden por no permitir el ingreso y no dejar cumplir un acto soberano.

Llegaron los secretarios de Gobierno departamental y distrital para exigir el ingreso de los concejales y la Policía no permitió la entrada, aún así a los concejales que aparecen en el acta.

Quien venía acompañado de guardaespaldas y amenazando al personal era el concejal Orlando Rodríguez, que bruscamente irrumpió para que se le permitiera el acceso, algo que nosotros no podemos hacer.

Todo parece estar arreglado porque solamente la Policía dejaba entrar a ciertos concejales, originando con esto un acto ilegal, viciado de nulidad porque se utilizó la fuerza y el dolo.

Consideramos que la institución del nuevo Concejo no es transparente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.