USO DE LOS SALONES COMUNALES

USO DE LOS SALONES COMUNALES

Quién reglamenta la utilización de los salones comunales, cómo se paga su mantenimiento, qué derechos tienen los residentes ante su indebida utilización y, finalmente, se pueden desafectar para ser vendidos como unidades privadas. Estas preguntas están consigNAdas en una carta de residentes de un conjunto residencial de Suba.

19 de marzo 1994 , 12:00 a. m.

Las consultas obedecen a que la ubicación de sus apartamentos es muy próxima al salón comunal, y las fiestas hasta altas horas de la noche les han ocasionado molestias, sin que la administración tome medidas.

Los salones comunales son dependencias que se construyen dentro de los edificios y conjuntos que sobrepasan un área determinada de construcción, y se clasifican de acuerdo a las normas urbanísticas como equipamiento comunal privado.

Es conveniente aclarar que no todos los bienes comunes son parte del equipamiento comunal, aunque todos estos últimos sí deben tener el carácter de comunes.

El Decreto 1365 de 1986 advierte que ninguna persona puede abstenerse de pagar las cuotas para el mantenimeinto y administración de los bienes comunales, en la forma prevista en el reglamento.

Sin embargo, es una función de la asamblea de copropietarios reglamentar el uso y goce de los bienes comunes. Para ello no se requiere modificar el reglamento sino establecerlo dentro de las normas internas.

En algunos inmuebles se acostumbra asignar en el presupuesto general una partida mínima para la reparación y mantenimiento del salón y se cobra una cuota especial a quienes deseen realizar sus reuniones sociales.

Justamente, el salón comunal tiene como fin evitar este tipo de reuniones en los apartamentos.

El administrador es el encargado de hacer cumplir los reglamentos internos, los horarios y las normas de policía en sus aspectos pertinentes.

Por último, aunque la Ley 16 de 1985 y el Decreto 1365 de 1986 establecen la posibilidad de desafectar el uso común de aquellos bienes que no se requieran para los propietarios, los bienes exigidos por la norma como equipamiento comunal no pueden convertirse en bienes privados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.