Secciones
Síguenos en:
QUÉ SE DECIDE EL DOMINGO

QUÉ SE DECIDE EL DOMINGO

Fuera de un par de babosadas el IVA al 12 por ciento, la jornada de 40 horas no hay diferencia alguna entre el programa de Serpa y el de Pastrana. Así que quienes dicen que uno es socialdemócrata y el otro neoliberal , que uno es más amigo de la paz que el otro, o que este es progre y el otro no lo es, en realidad están mirando a sus propios fantasmas y a sus prejuicios, no a las propuestas concretas ni a las actuaciones concretas de los dos candidatos. Y es porque no vamos a votar por ideas ni por personas.

Vamos a votar por odios. El odio de las gentes de bien contra los corruptos: es el gran argumento de Pastrana. Y el odio de los pobres contra los ricos: es el arma secreta de Horacio Serpa.

Las caricaturas, por supuesto, tienen un fondo de verdad. Detrás de Serpa se asoman el elefante , los micos y el miti-miti . Detrás de Pastrana están el FMI, los niños ricos y el gavirismo. Pero ninguno de los dos logra tapar del todo sus incongruencias: Andrés con Char y Valencia Cossio, Horacio con Santo Domingo y Sarmiento Angulo. De suerte que son muchísimos los ciudadanos confundidos e indecisos.

Son los tres millones de electores que inclinarán la balanza. Los que nos resistimos al voto de odio y apoyamos, por eso, a Noemí. Ahora, algunos tratan de encontrar un motivo ideológico para inclinarse por Pastrana o Serpa y acaban imaginándolo. Otros piensan abstenerse o votar en blanco (que no es lo mismo): pero esto es suponer que a Colombia le da lo mismo Serpa que Pastrana. Y no es así.

Aunque tengan los mismos programas e iguales intenciones, las circunstancias objetivas del país implican que haya tres diferencias ciertas e inmediatas entre ambos candidatos. Una simbólica, pero de gran consecuencia ética: el triunfo de Serpa es la absolución definitiva de Samper. Otra internacional: Serpa no tiene visa y está sujeto al chantaje del Tío Sam. Y otra económica: la victoria de Serpa causaría una grave corrida contra el peso.

Las diferencias de mediano plazo son más inciertas. En materia de paz, la guerrilla preferiría negociar con Serpa; pero Pastrana negociaría más fácil, porque tiene la confianza del establecimiento y los militares (por eso, en todas partes, la paz la han hecho los conservadores). La guerra contra la droga va a escalarse con cualquiera de los dos solo que el uno recibiría palmadas y el otro palmaditas de la DEA. Ambos harían discursos y comisiones contra la corrupción, pero con Andrés habría menos cuotas podridas que con Serpa. Pastrana tendría más riquirafes con el Congreso, pero en cambio impulsaría la reforma política y el referéndum (que puede resultar un embeleco). El ajuste fiscal es inevitable; Serpa lo podría endulzar con su imagen de hombre pobre y trataría de hacerlo menos regresivo; pero demoraría más el proceso y metería más clientelismo en los programas populares. El ajuste cambiario supone más inversión extranjera (leve ventaja de Pastrana) y alzas sostenidas en la productividad (donde ninguno de los dos aspirantes pinta para nada). Y en todas las demás materias justicia, medio ambiente, educación o carreteras habría un solemne y sonoro empate por lo bajo.

Cierto que nadie puede garantizar el futuro (afortunadamente). Cierto también que el mundo no es blanco o negro sino de grises. Y, sin embargo, a falta de propuestas claras, creíbles y distintas, un voto racional (o al menos razonable) ha de basarse sobre la adivinanza serena de cómo le iría al país con uno u otro presidente. Ese balance dice que a Colombia le iría menos mal con Pastrana.

Lo cual no asegura que vaya a ganar Andrés. Serpa tiene la fuerza liberal, esa suma de lealtad y maquinaria que bastó para elegir a tantos presidentes. Tiene al Gobierno nombrando, licitando y repartiendo a troche y moche. Tiene su arma secreta y letal del pobre contra el rico. Y tiene digamos la verdad al adversario que desde un principio hubiera preferido.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.