EXTRADICIÓN CON E.U. SE DEBE RENEGOCIAR

EXTRADICIÓN CON E.U. SE DEBE RENEGOCIAR

Hace dos semanas, la Corte Constitucional cambió su doctrina y dijo que la Constitución está por encima de los tratados internacionales. Hoy, a raíz del fallo, el Gobierno piensa en la posibilidad de reformar la Carta para garantizar la palabra de Colombia ante el mundo.

27 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

El ponente del fallo acogido por seis votos contra tres es el magistrado Alejandro Martínez Caballero. Martínez habló con EL TIEMPO no sólo sobre los alcances de la providencia, sino también sobre extradición y sobre la situación de los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez. De hecho, es el primer magistrado que se pronuncia públicamente sobre el tema.

El fallo de la Corte que da prevalencia a la Constitución de 1991 sobre los tratados, debilita o crea inseguridad jurídica sobre los compromisos internacionales de Colombia? No los debilita porque nosotros no estamos planteando que los compromisos internacionales sean afectados de nulidad o de vicios en virtud del derecho nacional. Lo que verificamos es la ley nacional. Si hay conflictos entre la ley nacional y la internacional, lo que se debe plantear es la denuncia o la modificación de la Constitución.

Pero el fallo de la Corte contradice la posición del gobierno de Andrés Pastrana, según la cual hay que garantizar la seguridad jurídica de los tratados? El fallo, en primer lugar, hace una aclaración: los pactos sobre fronteras y derechos humanos son intangibles. Lo único que planteamos es que las reglas de los demás tratados, que tienen que ver con el comportamiento de la sociedad colombiana, se ajusten a la Carta. De tal manera que nosotros no estamos poniéndole conejo a nadie, si no haciéndole ver al mundo que tenemos una Constitución.

Colombia debe cumplir sus tratados en la medida en que no entren en choque con nuestra legislación interna. Y si entran en choque, el Estado los debe denunciar o promover reformas de orden interno.

En el fallo, la Corte le llama la atención al Gobierno sobre la renegociación de los tratados cuyas leyes aprobatorias ya no tienen vigencia. Es el caso del fallo del Concordato en 1993? No solamente el fallo del Concordato. También está el caso de la extradición. Ambos plantean compromisos internacionales. El primero está en suspenso hace 10 años y el segundo 5 y lo extraño es que no se haya tomado ninguna medida.

Y qué pasa con el tratado de extradición suscrito entre Colombia y Estados Unidos en 1979? Yo creo que ese tratado no está vigente en el ordenamiento interno, en la medida en que la ley aprobatoria fue retirada en virtud de un fallo de la Corte Suprema de Justicia antes de la Constitución del 91.

A mi entender hoy hay un tratado vigente con Estados Unidos, que es el tratado Interamericano del 35, y que las autoridades nacionales y las autoridades norteamericanas deben analizar la situación a la luz de ese tratado.

Cree que hay indiferencia del Estado respecto al tratado de extradición del 79? Creo que realmente la situación es igual a la del Concordato en ese grado de indiferencia y de irresponsabilidad al no tocar el tema. A mi entender, el Estado colombiano debe manejar los temas de la extradición y el Concordato, en el aspecto relativo a la Constitución, con suma delicadeza por tratarse de estados o de organizaciones internacionales que tienen una gran incidencia en la sociedad de Colombia.

Usted es partidario de renegociar con Estados Unidos el tratado de extradición del 79? Yo creo que hay que entrar a renegociar el tratado. Considero, en primer lugar, que hay que hacerlo bajo la Constitución del 91. Y en segundo lugar, entrar a tramitar las reformas internas para que ese tratado entre al derecho colombiano como norma.

Para qué? Acaso tal vez para restringir sus alcances? No. Yo creo que en ambos casos son dos tratados importantísimos en las relaciones del Estado colombiano. Para mí, sin lugar a dudas, creo que las relaciones con la iglesia hay que normalizarlas a través de tratado.

Y en el caso de la extradición, las autoridades ya no solamente estudiarán la conformidad del aspecto formal del tratado sino su aspecto material, porque no debemos olvidar que la Constitución de 1991 introdujo una serie de garantías, no solamente de prohibición de la extradición que ya fue eliminada, sino otras prohibiciones a las autoridades colombianas.

Usted cree que las personas que han sido capturadas y juzgadas en Colombia por delitos de narcotráfico pueden ser extraditadas a Estados Unidos para volver a ser juzgadas por los mismos delitos? No. Sobre el particular realmente la Constitución colombiana consagra la prohibición de que una persona sea juzgada dos veces por el mismo hecho. Por ejemplo, ese tema hay que plantearlo en los tratados, no solamente con Estados Unidos sino con los demás países, con el fin de que ese mandato se cumpla como una garantía para los nacionales.

Por ejemplo, en el caso de los hermanos Rodríguez Orejuela? La Constitución establece que nadie puede ser juzgado dos veces. De tal manera que si un colombiano es juzgado en Colombia por los mismos hechos no puede ser juzgado en un tercer país que lo solicite en extradición. De tal manera que hay una garantía constitucional. El Estado colombiano tiene que hacerla efectiva. Hay indiscutiblemente la necesidad de acoplar todos los tratados a esa cláusula.

La tesis, que está consagrada en más de 20 tratados sobre extradición suscritos por Colombia, es que un país queda obligado a juzgar o a extraditar. Si juzga, se está cumpliendo con el tratado.

Pero cómo se aplica entonces esa tesis en el caso de los hermanos Rodríguez? Los hermanos Rodríguez podrán ser juzgados en un tercer país que los pida, siempre y cuando que por esos mismos hechos no hubieran sido juzgados en Colombia.

Eso en su concepto jurídico es claro? Mire, el artículo 29 de la Carta de 1991 dice que toda persona tiene derecho a no ser juzgada dos veces por el mismo hecho. Es el mismo principio que se encuentra en los pactos internacionales. Entonces la contradicción que puede existir en un momento determinado entre un tratado particular o multilateral y un tratado internacional como el pacto de San José de Costa Rica, pues nos coloca en el dilema actual de los dos tratados cumplidos.

Le cumplimos al mundo con el Pacto San José de Costa Rica y el Pacto de derechos civiles o le cumplimos a Estados Unidos? Con base en el nuevo fallo, cualquier persona está en capacidad de demandar ante la Corte Constitucional el tratado de extradición del 79? El tratado del 79 no es susceptible de control constitucional porque hoy no tiene normas que lo amparen. De tal suerte que esto ocurre en virtud de una sentencia de la Corte Suprema de Justicia, no nuestra.

La Corte se apresta a definir si la extradición debe ser o no retroactiva. Ese pronunciamiento afectará los compromisos internacionales de Colombia? No, yo no creo. La Corte tiene que estudiar eso a la luz de la Constitución en el aspecto del trámite que prevé el ordenamiento jurídico y me parece que no tiene ninguna connotación con relación a los tratados vigentes con Colombia, en la medida en que los tratados vigentes con Colombia dan la alternativa de juzgar o extraditar.

Por qué tanta polémica con el tema de la extradición? Yo creo que se politizó el tema porque la sociedad colombiana entró a cuestionarse si era capaz de juzgar o no. La verdad es que hoy empezamos a juzgar a personas que han cometido delitos especialmente como el narcotráfico, pero seguimos sin juzgar los demás delitos.

No cree que es peligroso que cualquier ciudadano, a raíz de la sentencia, demande una ley aprobatoria de un tratado perfeccionado antes de 1991? Se puede demandar la ley y el organismo constitucional estudiará la conformidad de la ley con la Constitución. Si hay necesidad pues habrá que reformar la Constitución, si se considera que es más importante el tratado que la Constitución.

La polémica JORGE ARANGO MEJIA Ex magistrado de la Corte Constitucional Jurídicamente sí es viable renegociar el Tratado de Extradición con Estados Unidos, pero estimo que lo necesario ahora sería someter el tratado a la aprobación del Congreso de la República porque en este momento no hay ley aprobatoria. La ley aprobatoria en su momento la declaró inexequible la Corte Suprema de Justicia, cuando ejercía la guarda de la Constitución; hoy día no existe la ley aprobatoria. A mi juicio, lo primero sería tramitar en el Congreso, si esa es la voluntad del Gobierno Nacional, la ley aprobatoria del tratado .

CARLOS MEDELLIN Ex ministro de Justicia Creo que sí es conveniente porque el Tratado con Estados Unidos no sólo debe abarcar el tema de la extradición sino debe estar, por ejemplo, el tema de intercambio de pruebas, la ayuda para la sustitución de cultivos, la ayuda para la Policía y el Ejército. Tiene que ser un tratado no de extradición sino un tratado bilateral contra todo el fenómeno del narcotráfico, por ejemplo, el lavado de activos y la extinción de dominio. Por eso soy partidario de que se renegocie porque es un tratado ya del 79 que ya necesita que se le incluyan temas nuevos.

Pero para efectos de la extradición propiamente dicha, creo que no es necesario que exista un tratado para que se puedan aplicar las extradiciones. Creo que con el Código de Procedimiento Penal es suficiente porque regula integralmente el tema de la extradición, lo ha regulado siempre, ahí en ese código está todo. En los últimos años, Estados Unidos ha solicitado extradiciones de extranjeros, porque no había extradición de colombianos. Lo ha hecho con base en el Código de Procedimiento Penal y no con base en el Tratado. Se trata de extradiciones que ha otorgado el Gobierno Nacional con base en el Código de Procedimiento Penal, situación que incluso ha avalado la Corte Suprema de Justicia. El último antecedente no creo que tenga más de un año .

AMADO GUTIERREZ V.

Ex consejero de Estado Pienso que el tratado está vigente en el ámbito internacional, pero lo que se cayó fue la ley aprobatoria del tratado. Es decir, el tratado no rige para Colombia porque la ley aprobatoria la declaró inconstitucional la Corte Suprema de Justicia en un fallo que expidió el 12 de diciembre de 1986. De modo que el tratado no rige para Colombia. Ahora, meses después el gobierno del presidente Barco volvió a sancionar la ley y de nuevo la Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucional esa ley que sancionó el doctor Barco.

Jurídicamente, todo tratado se puede renegociar porque un tratado no es más que un convenio entre dos Estados soberanos. Otra cosa es que sin uno conocer los términos de la renegociación pueda uno opinar sobre esa materia .

VICENTE NOGUERA Penalista y catedrático Es viable renegociar el Tratado de Extradición por la soberanía que tiene el Estado. Lo puede renovar como cualquier otro contrato y lo puede revisar. Es estrictamente viable. Creo que es conveniente que el Estado estudie la posibilidad de renegociar ese tratado porque así intervienen, entre otros, el Congreso y la opinión pública y se pueden corregir varias circunstancias de los otros convenios. Me parece que los contratos deben estar actualizados .

***(El siguiente texto se publicó únicamente en Internet) Estos son algunos de los puntos centrales de la sentencia de la Corte Constitucional, según la cual la Constitución de 1991 está por encima de los tratados internacionales. El fallo lo proyectó el jurista Alejandro Martínez Caballero. Los magistrados Hernando Herrera, Vladimiro Naranjo y José Gregorio Hernández Galindo salvaron su voto.

(...) La Corte concluye que la Carta establece una clara prevalencia de la Constitución sobre los tratados, con dos excepciones: de un lado, aquellos que reconocen derechos humanos y prohiben su limitación en los estados de excepción...y de otro lado, los tratados de límites... .

(...) Conforme a lo anterior, para el juez estatal y para las autoridades nacionales rige el principio de que el derecho constitucional precede al orden internacional, por lo cual los tratados tienen el valor que la Constitución les asigne. Por ello, un juez colombiano está en la obligación de inaplicar un tratado violatorio de la Carta... .

(...) Y esta situación colombiana no es en manera alguna excepcional ya que en los otros países, los jueces nacionales, a pesar de la primacía que los tratados tienen a nivel internacional, sólo reconocen al derecho internacional la jerarquía que el propio ordenamiento interno establece... . El control material por la Corte Constitucional de las leyes aprobatorias de los tratados en manera alguna constituye una intromisión de la Corte en la competencia de los jueces internacionales, ya que una declaratoria de inconstitucionalidad de la ley aprobatoria de un tratado no afecta el vínculo internacional como tal, pues frente al derecho internacional esa sentencia no tienen ninguna validez jurídica sino que es un mero aspecto fáctico a ser considerado para evaluar si el Estado está o no cumpliendo sus compromisos internacionales .

(...) En tal contexto, un pronunciamiento de la Corte sobre la constitucionalidad o no de las leyes aprobatorias de tratados perfeccionados en manera alguna afecta las relaciones internacionales del país sino que, por el contrario, les confiere mayor seguridad jurídica, en el entendido de que si la Corte declara su inexequibilidad, es deber del Gobierno proponer la reforma de la Carta, o renegociar o denunciar los correspondientes tratados, según el caso... .

(...) El Presidente no escapa a los mandatos constitucionales ya que debe actuar dentro de los marcos previstos en la Carta y debe respetar el ordenamiento constitucional... .

(...) Así, una eventual declaración de inexequibilidad de una ley aprobatoria de un tratado ya perfeccionado no afecta el cumplimiento de las obligaciones internacionales de Colombia, por cuanto de todos modos el tratado inconstitucional es inaplicable.

Por ende, es lógico concluir que un control constitucional de esas leyes no sólo preserva mejor la integridad de la Carta sino que incluso tiende a mejorar la seguridad jurídica y a fortalecer el cumplimiento de los tratados por nuestro país... .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.