Secciones
Síguenos en:
DEBATES NO MOVIERON A LOS INDECISOS

DEBATES NO MOVIERON A LOS INDECISOS

Los dos debates entre los candidatos presidenciales, Andrés Pastrana y Horacio Serpa, y el de los aspirantes vicepresidenciales, María Emma Mejía no fueron un factor en la intención de voto para los comicios del próximo domingo.

Factores como el formato, la baja calidad de las preguntas y el poco tiempo que se les dedicó a los tres debates no permitieron a los electores tener una información concreta sobre los programas de los candidatos.

Según Alejo Vargas, vicerrector de la Universidad Nacional, los debates no cambiaron la intención de voto de quienes definieron su candidato en la primera vuelta entre Pastrana y Serpa. Eso se comprueba si se revisa que para los serpistas el ganador de cada uno de los cara a cara fue Horacio Serpa, mientras que para los pastranistas el candidato fue el ganador.

A esa franja definida, lo único que aporta el debate es que les reafirma su voto, por lo que no se puede decir que haya un efecto , dijo Vargas.

Entre los indecisos, que serían el público objetivo de estas confrontaciones, Vargas considera que les fue útil, porque les aportó información, pero en términos reales no altera mayoritariamente la intención de voto .

Para los indecisos, sirvió en parte para conocer el talante de los candidatos, tanto presidenciales como vicepresidenciales, pero no para que mayoritariamente se inclinen por una u otra posición.

Según Vargas, queda como lección para el futuro que se planeen para que las preguntas se centren en los temas esenciales en los cuales se pueda profundizar.

Los formatos no ayudaron para nada, más bien, el diseño fue una bofetada para el periodismo nacional , precisó Vargas al criticar la manera como no se pudieron encontrar periodistas independientes que ofrecieran garantías a las dos campañas.

Desafortunadamente, periodistas independientes no quedan más que uno o dos .

Para Vargas, el debate de los candidatos a la Vicepresidencia fue rosa, caballeroso, sin ninguna incidencia y sirvió básicamente para la presentación en sociedad de Gustavo Bell.

El debate no tuvo trascendencia porque le faltó un hilo conductor al cuestionario, con preguntas sin sentido, a pesar de que tuvo al mejor moderador, Fernando Barrero.

Para Edwin Fabián García, uno de los promotores del programa pedagógico del Voto Inteligente, los debates significan un avance en el proceso para que los ciudadanos conozcan a sus candidatos, pero criticó duramente la metodología.

Los debates alimentan la creencia de que un buen político responde rápido y brillante, así no diga nada. Lo que necesitamos es ver profundidad y contenido en las respuestas y eso solo se consigue si antes hay un estudio serio de cada equipo , explicó.

Por eso, las propuestas de los dos candidatos se parecieron tanto y estuvieron tan llenas de lugares comunes.

Según García, en el análisis que se hizo entre los promotores de Voto Inteligente, se encontró que en otros países, los temas son conocidos por los candidatos con antelación, para que los puedan preparar muy bien antes de llevarlos a los electores.

Para García, lo más peligroso es que para los electores independientes, el principal factor de decisión sean unos debates sin profundidad y con información tan poco concreta.

Además, faltó conocer más a fondo los equipos de cada campaña, es decir, quienes van a ser los posibles ministros, porque los candidatos no son unos superhombres que saben de todo, sino que los proyectos son colectivos .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.