NACE BEBÉ HERIDO POR UNA BALA

NACE BEBÉ HERIDO POR UNA BALA

El herido de bala más grave del Hospital Universitario del Valle nació ayer. Conoció la violencia en el útero de su madre, cuando apenas tenía ocho meses de gestación y no había visto la luz.

27 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

El bebé pasó ayer su primer día de nacido conectado a tubos artificiales tras sobrevivir a un impacto de arma de fuego dentro del vientre de Luz Mery Bonilla.

La bala fue disparada por un desconocido que robó a Bonilla a la salida de un banco el pasado martes. Ella dice que no sintió el disparo, pero el proyectil le destrozó la placenta. Además, la onda expansiva producida por el impacto hizo que uno de los pulmones de su recién nacido estallara de inmediato.

Cuando se dio cuenta que la sangre le brotaba del vientre, Bonilla supo que su hijo tenía pocas posibilidades de nacer con vida. No fue un pronóstico hecho por intuición, sino una opinión profesional porque ella es enfermera de este mismo hospital.

Los médicos que la recibieron en la sala de urgencias también sabían que les quedaba poco tiempo para salvarle la vida a un bebé que ya no estaba respirando. Tuvieron que hacer una cesárea a contrarreloj y luego intentaron reanimarlo con una cirugía a nivel del tórax, con medicamentos y con una transfusión de sangre.

Quince minutos después el bebé reaccionó. Pero los médicos sospechaban que había una hemorragia interna y lo sometieron a una nueva cirugía.

Entonces, se dieron cuenta que el golpe también le ocasionó lesiones en los riñones, los intestinos y otros órganos internos. Pese a todos los daños, los médicos lograron estabilizarlo y por ahora se descartan nuevas cirugías.

Solo podemos decir que tiene un 50 por ciento de posibilidades de permanecer con vida. Aún está en la sala de cuidados intensivos y por ahora es muy prematuro establecer las secuelas físicas y neurológicas del impacto, porque el bebé sufrió una hipóxia debido a la falta de oxígeno , dijo el médico Miguel Osorio, jefe de la unidad de cuidados intensivos.

Su madre se recupera sin mayores dificultades físicas, porque la bala pasó a través de su cuerpo y no se alojó en ningún órgano. Sin embargo, el impacto emocional aún la mantiene en un estado delicado, según los médicos.

Me parece un milagro. Pensé que iba a perder a mi bebé. Yo sabía que la herida era grave. Ahora solo sé que está en un respirador , dijo Bonilla, que fue intervenida quirúrgicamente mientras a su hijo era operado a pocos metros de distancia.

Ella aún no se explica por qué le dispararon si se notaba su embarazo y si de todas formas se le llevaron los cinco millones que acababa de retirar del banco.

El médico Laureano Quintero, jefe de urgencias del hospital, dijo que en los últimos cuatro años se han atendido dos casos de niños heridos a bala en el útero de sus madres.

Retrato de un delincuente El coronel Jairo Benavides, comandante de la Sijín de la Policía, dijo que gracias a la colaboración de un testigo se pudo obtener una descripción física del hombre que le disparó contra Luz Mery Bonilla.

Las primeras investigaciones determinaron que el delincuente huyó con la complicidad de una persona que lo esperaba en una motocicleta.

Las autoridades investigan a los empleados del banco, ubicado en el sur de Cali. Buscan establecer cómo sabía el asaltante que Bonilla acababa de retirar cinco millones de pesos en efectivo.

El oficial reconoció que los robos de personas a las salidas de los bancos se han incrementado en los últimos meses. Benavides pidió a quienes tengan información sobre los asaltantes que llamen al 112 de la Policía.

La violencia en la ciudad afecta cada vez más a los menores. En el Hospital Universitario del Valle se atienden mensualmente entre seis y diez niños heridos de bala. Esta cifra se incrementó desde mayo, cuando el promedio mensual era de tres menores lesionados por arma de fuego.

Uno de los casos más recientes dejó con secuelas de tipo neurológico a un niño de 13 años. El menor recibió un balazo en la frente cuando un amigo suyo jugaba con un arma hechiza en un barrio del oriente de la ciudad.

FOTO: LOS MEDICOS tuvieron que sacar al bebé por cesárea, reanimarlo y operarlo de urgencia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.