Secciones
Síguenos en:
EL SOLITARIO CONTADOR QUE HACE TEMBLAR A LOS MAGNATES DEL CAFÉ

EL SOLITARIO CONTADOR QUE HACE TEMBLAR A LOS MAGNATES DEL CAFÉ

Leon Yallouz responde a la andanada de preguntas de un magnate cafetalero brasileño, interesado en saber lo que hizo el día anterior para precipitar una caída del 7% en el precio mundial del café.

Yallouz contempla a la distancia las montañas repletas de granos listos para ser recogidos y contesta: Lo único que dije fue que la cosecha de Brasil parecía buena este año .

Si este comentario tan inofensivo viniera de otra persona, con seguridad pasaría inadvertido. Pero la evaluación de Yallouz en un día cualquiera sobre la mayor cosecha cafetera del mundo tiene suficiente fuerza como para afectar a cualquier tienda que venda café en en el planeta. Estar en el lado equivocado del mercado de futuros cuando Yallouz interviene puede acarrear grandes pérdidas.

En busca de heladas La influencia de este hombre de 69 años proviene de recorrer solitariamente 32.000 kilómetros al año detrás del volante de su Volkswagen Santana, de un confín a otro de los cafetales de Brasil, durante 40 años. Trabaja solo, en busca de indicios de heladas o gorgojos, armado de sus botas resistentes y unos binoculares potentes. Prefiere chupar granos de café maduro que estudiar muestras de tierra. Su método es claramente anticuado: Cuento los granos, y luego los vuelvo a contar , dice.

El que una sola persona pueda ejercer tal influencia sobre un producto básico tan importante (con una producción mundial cercana a los 6.300 millones de kilogramos al año) tiene mucho que ver con las características del mercado. Los precios del café se volvieron menos previsibles cuando la Organización Mundial del Café, un grupo integrado por los países productores y consumidores, abandonó las cuotas de exportación en 1989. Al año siguiente, el gobierno brasileño eliminó su instituto cafetero, que hasta el momento había definido los precios de las exportaciones. El resultado ha sido una pesadilla interminable en la que coexisten cálculos completamente divergentes e interesados acerca de la gigantesca cosecha brasileña. El café en Brasil es un brebaje embrujado de mentiras, más mentiras y estimados de cosecha , dice Eric Nadelberg de ABN Amro Bank, en Nueva York.

Yallouz, un hombre tímido de hablar pausado, se ubica precisamente en el centro de ese vacío de información confiable.

Durante 37 años, Yallouz preparó cifras para la oficina en Río de Janeiro del Departamento de Agricultura de EE.UU., lo cual cimentó la reputación de la agencia como la autoridad más destacada sobre la cosecha de café brasileña. EE.UU., el mayor importador de café, decidió en 1958 que necesitaba llevar la cuenta de granos del primer productor del mundo. Existía la sospecha de que Brasil estaba subestimando el tamaño de su cosecha para inflar los precios.

Yallouz llegó a Río el año anterior, tras haber huido con su familia de la persecución de los judíos de Egipto en represalia por la ocupación de Israel de la península del Sinaí en 1956. Con la pasión por el café que había heredado de su madre, Yallouz parecía ser la persona perfecta para contar los granos para el gobierno de EE.UU.

El agrónomo educado en la Universidad del Cairo concluyó que la única forma para hacerlo bien era irse a recorrer los cafetales. En los cuatro viajes que hace cada año, Yallouz cuenta flores, granos verdes, granos maduros y finalmente, los granos recogidos. Multiplica el número promedio de granos por árbol por el área total sembrada para obtener su estimado.

Yallouz trabajó en relativo anonimato durante años, pero siempre tuvo influencia en el mercado. Cuando una fuerte helada golpeó los cafetales de Brasil en 1975, el gobierno brasileño dijo que había causado daños devastadores a las cosechas, lo cual disparó los precios del café en un 500%.

Cuando Yallouz dijo que el daño no había sido tan grande como alegaba Brasil, amas de casa enfurecidas salieron a protestar en EE.UU. contra lo que percibían como una conspiración brasileña para inflar artificialmente los precios. El Congreso de EE.UU., temeroso de un conflicto internacional, envió un equipo de investigación para recorrer el campo con Yallouz. Al final, el Congreso le dio la razón a Yallouz.

Siendo un ex agente del Tío Sam, Yallouz le pone los nervios de punta a los brasileños más que un expreso doble. Los productores en el estado de Minas Gerais creen que él es una fachada para un sofisticado sistema de satélites de la CIA: ningún hombre podría abarcar los miles de millones de cafetales brasileños. Otros lo perciben como un compinche del gobierno que trata de mantener los precios bajos.

Leon Yallouz es un mentiroso que le vendió el alma al diablo , dice Luíz Suplicy Hafers, un cafetalero aristócrata y presidente de la Sociedad Rural Brasileña. Es la peor clase de colonizador gringo: ni siquiera es estadounidense .

Para otros, Yallouz representa un valioso instrumento de corretaje en los volátiles pisos de negociación de futuros de café. Su método es tan meticuloso que lo que dice influencia el mercado más que cualquier otra cosa , dice C. Michael Cain, un ejecutivo del mercado de futuros en Nueva York con el gigante de los granos Archer-Daniels-Mildland Co., de Decatur, Illinois. Juega un papel absolutamente crucial .

Buen ejemplo de ello es lo ocurrido el año pasado, cuando Yallouz pronosticó con optimismo que Brasil produciría 3.700 millones de libras de café, en vez de 2.800, como se creía en los mercados. Apenas semanas después, al terminar las ventas en los mercados de futuros en Nueva York y Londres, los precios del café habían bajado un 29%.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.