VICTOR GAVIRIA ABRE CANNES :

VICTOR GAVIRIA ABRE CANNES :

14 de mayo 1998 , 12:00 a.m.

La vendedora de rosas abre interrogantes Cannes, Francia (AFP) El escritor y realizador colombiano Víctor Manuel Gaviria estrenó anoche en Cannes su último largometraje, La vendedora de rosas, en competición oficial por la Palma de Oro del 51 Festival.

Esta película, basada en la historia de una niña de la calle en Medellín que se pregunta para qué zapatos si no hay casa? , ha despertado gran interés.

Gaviria nació en Medellín en 1955 y antes de consagrarse al cine escribió varios libros de poesía: Con los que viajo sueño (1980), La luna y la ducha fría (1980) y El campo al fin y al cabo no es tan verde (1982).

Después de realizar varios cortometrajes su interés por el cine fue creciendo, impulsado por todo un movimiento intelectual y callejero, logrando sobreponerse a las tormentas que azotaron a Medellín para realizar su primer largometraje, Rodrigo D no futuro, que en 1990 llegó a la competición oficial en Cannes, escogido por el propio director del festival, Gilles Jacob. Ese primer filme de Gaviria marcó un hito y quedará en la historia no sólo por haber estado en Cannes sino porque es un poema visual, bello y desgarrador, sobre los muchachos que bajaron a los infiernos en la época más turbulenta de Medellín. Jacob lo vio en Nueva York y lo seleccionó.

Después de ocho años de trabajo la magia ha vuelto a funcionar. Cuando Víctor Gaviria filma a los niños perdidos lo hace sin concesión a la dramaturgia tradicional, sin caer por ello en el miserabilismo: como en Buñuel, antaño, la crueldad de lo que ocurre en la sociedad no es incompatible con la poesía -pero una poesía que nace de la observación de las cosas , dijo Gilles Jacob en la presentación a la prensa mundial de La vendedora de rosas.

Recuerdo la atmósfera del rodaje, cuando los reflectores iluminaban la calle de una luz blanca que hacía más blancas las aceras y les confería el prestigio y la novedad de las vitrinas. Los niños de la calle, es decir, los actores y sus amigos, se entusiasmaban al ver sus esquinas de siempre iluminadas por una luz de espectáculo que parecía la del día , ha escrito Víctor Gaviria.

Nada mejor que sus propias palabras para describir esta cinta muy esperada entre los centenares de críticos presentes en Cannes: para los niños de la calle era la verdadera luz de sus días de noche, puesto que ellos viven, sin que nadie lo sospeche, un puñado de días comprimidos, de días eclipsados y únicos en las largas noches de la calle. Son días de noche, a los que sólo ellos les ven la luz que tienen .

La película cuenta la historia de Mónica, de 13 años, quien ha creado su propio mundo en la calle en donde lucha con coraje para defender lo poco que tiene: sus amigas, tan niñas como ella; su novio, que vende droga, y su dignidad y su orgullo que no le hace concesiones a nadie .

En la noche de Navidad, Mónica, como todas las noches, vende rosas para ganarse la vida y comprarse el sueño de una fiesta con pólvora, estrenar ropa y salir con su novio... pero la vida le depara una nueva cita con...

El productor del filme, Erwin Goggel, contó que filmamos durante cuatro meses y medio, y organizamos un hogar con papá adoptivo, sicóloga, cocinera y aseadora para poder controlar el caos y reducir el azar de su vida en la calle. Todo eso lo hicimos con el fin de que los niños se abstrayeran de sus vidas cotidianas y se metieran dentro de sus personajes. La atmósfera que buscábamos exigía además un paciente trabajo de iluminación y muchas veces empezábamos a rodar a las doce y media de la noche .

Las cábalas Las supersticiones son tenaces y hasta en un medio tan artificial y plástico como el festival de cine de Cannes se tejen cábalas acerca de los días que traen buena suerte para ganar el ansiado trofeo.

Según las estadísticas, los filmes proyectados el primer día y el último son los que más han ganado palmas de oro , dice Gilles Jacob, director de la muestra, quien no se explica porqué. Este año, el primer filme en concurso es La vendedora de rosas, del colombiano Víctor Manuel Gaviria, y el último será Corazón iluminado, del argentino-brasileño Héctor Babenco.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.