NESTLÉ, UNA HISTORIA POCO TRADICIONAL

NESTLÉ, UNA HISTORIA POCO TRADICIONAL

Henri Nestlé fue un alemán que se metió en la cabeza la búsqueda de una alternativa saludable y económica para las madres que no podían alimentar a sus hijos más pequeños con leche materna.

25 de agosto 1998 , 12:00 a.m.

Como todo buen negociante europeo de mediados del siglo pasado, se estableció en Suiza en 1843 para fundar una fábrica de gas en el pueblo de Vevey. Pero su idea de la leche artificial para los niños rondaba cada día más en la cabeza de Nestlé.

Cuando 1860 no llegaba a su final, empezó a experimentar con varias combinaciones de leche de vaca, trigo y azúcar hasta que encontró un producto al que llamó Harina de Trigo Lacteada Nestlé, capaz de sustituir la leche materna.

Mientras eso sucedía en Suiza, en Cham, localidad de Alemania, los hermanos Charles y George Page habían instalado una fábrica de leche condensada llamada Anglo Swiss Condensed Milk Company, producto que se convirtió en la competencia más dura de Nestlé.

Las dos empresas se trenzaron en una dura guerra comercial que terminó en 1875 cuando Nestlé vendió su fábrica de harina lacteada a unos empresarios de Ginebra. Los nuevos dueños conservaron el nombre de la fábrica y de los productos. Henri Nestlé murió en 1890.

A su vez la competencia de Nestlé también cambiada de dueños, y los nuevos propietarios era el grupo Cailler, que tenían en sus haberes una fábrica de chocolates. La nueva empresa inventó en 1875 el chocolate con leche, es decir la chocolatina.

La Anglo Swiss Condensed Milk Company terminó absorbida por Nestlé hacia 1904 y la nueva chocolatina y la leche condensada fueron los productos más distintivos de la empresa. De esta manera nació la Nestlé & Anglo Swiss Condensed Milk. La Anglo aportó a la nueva sociedad tres fábricas en Suiza, cuatro en Inglaterra y dos en Noruega. Nestlé, por su parte, completó el nuevo patrimonio con cuatro plantas en Suiza y las de Noruega, Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y España.

Cuando la vieja Europa fue sacudida con la I Guerra Mundial se generó una oleada de consumo de productos caseros y del diario. Para satisfacer esta demanda, Nestlé puso en marcha tres nuevas fábricas en Estados Unidos y al final de la guerra, la empresa contaba con 40 fábricas en todo el mundo y su producción se había doblado desde 1914.

Diversidad Pero la terminar la guerra mundial, los consumidores de leche condensada volvieron a sus viejas costumbres de la leche fresca, y hacia 1921 la multinacional tuvo sus primeras grandes pérdidas.

Esta situación hizo que la compañía pensara más en otros productos tal es el caso de la chocolatina, producto que llegó a ser la segunda actividad más importante. Posteriormente fueron apareciendo nuevos productos como la leche malteada, la harina de trigo dextrimada Milo, leche en polvo para niños, y en 1938 apareció Nescafé.

El último producto el Nescafé fue un éxito total, su aparición en el mercado daba el golpe de gracia al molinillo y el colador.

Como por arte de magia y de buena suerte, llegó la II Guerra Mundial que también benefició la compañía, y el Nescafé estuvo presente en todos los sufridos hogares y en los sangrientos campos de batalla. Sólo en 1943, Nescafé alcanzó la producción récord de un millón de cajas de café, y las utilidades de la empresa pasaron de cinco millones de dólares a 225 millones en 1945.

Cuando la guerra llegó a su final, Nestlé salió de compras: en 1947 se fusionó con Alimentana, la productora de sopas Maggi; en 1950 compró Crosse & Blackwell; en 1963 se hizo con Findus; en 1971 adquirió a Libby s, y en 1973 a Stouffer. Mientras tanto las ventas de Nescafé seguían subiendo vertiginosamente.

En 1974 la empresa compra una participación mayoritaria en L Oreal, la empresa de cosméticos para diversificar sus productos. En ese mismo años los precios del café y del cacao se disparan y la empresa tiene que poner el ojo en otros sectores. De esta manera decidió comprar Alcon Laboratories, una empresa de productos farmacéuticos y oftalmológicos. Y en 1988 compró la compañía italiana de pasta Buitone-Perugina.

La nueva onda de los alimentos naturales hace que Nestlé se meta de lleno en el campo de los cereales y en 1989 formó un joint-venture con la General Mills para desarrollar un negocio de cereales.

En la actualidad el grupo suizo cuenta con 495 fábricas en todo el mundo y con 225.000 empleados, tiene 95 marcas diferentes de productos y realiza el 98 por ciento de sus negocios por fuera de Suiza.

El 41 por ciento de su facturación se realiza en Europa; el 36 por ciento en América y el 23 por ciento restante en Africa, Oceanía y Asia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.