Secciones
Síguenos en:
QUE ME PONGO

QUE ME PONGO

Todo cambia en el maravilloso mundo de la moda. Salen los estilos reducidos, frugales y se impone un espiíritu de levedad y despreocupación, La línea oblicua desvía los dobladillos de las faldas y de los vestidos para revelar mejor la pierna, abre los escotes y suprime de un tajo la manga y hasta el hombro del vestido.

Tops y vestidos tubulares drapeados, sostenidos por una sola tiranta y recortes ingeniosos , la asimetría juega a su antojo. Por qué tales efectos? Para desvestirse sin parecerlo, para seducir, sorprender y recordar que en el fondo la moda es un juego...de líneas Los vestidos siempre están presentes y cada vez son más sensuales los encantos de la femineidad redescubierta, al mostrarse en el traje, que a la vez que sexy es fácil de usar. Bajo los temas de modernidad y sencillez, el vestido propone líneas esenciales y diferentes.

Nítida, rozagante, muy femenina, la moda de los años 50 regresa. Las faldas cubren la rodilla, las chaquetas lasrgas o abrigos se acompañan con los pantalones pitillo, las blusas toman su lugar y los vestidos sin mangas muestran la cintura tallada con pinzas y cinturones En cuanto a colores, se hacen presentes una gama tan sobria como toda la escala del gris, el negro, el blanco y el beige. El resultado es un gran refinamiento que se traduce en elegancia de acuerdo a los estilos urbanos de vida.

Los trajes son versátiles, verdaderas llaves maestras para cualquier hora, del día o de la noche. Su rigor, consagrado a la dinámica femineidad, se expresa a través de la precisión sartorial de las líneas, la ligereza de los materiales, que se suporponen para mitigar los efectos de la transparencia, y a través, también, de lentejuelas, perlas y telas de doble tono.

Si, una de las tendencias más marcadas es la de las transparencias. Pero no aquellas que dejan todo a la vista sino una sencilla veladura que envuelve sin ceñir y revela sin enseñar. Las superposiciones de prendas y los cortes al bies permiten usar prendas que el año pasada muy pocas mujeres por pudor se atrevían a usar.

El estilo minimalista, austero y simple, sin ningun adorno también puede ser sensual, renovando la línea y la forma de las prendas básicas.

El estilo étnico se apropia de prendas populares que redibuja con total libertad, combinando tejidos tupidos y vaporosos, que facilitan la suma de prendas sin perder ligereza.

El estilo histórico, repasa el pasado para seleccionar y transformar la galería de antepasados invocando una mujer de cintura breve y amplio escote.

El estilo urbano se refleja en la forma de vestir de las jóvenes: minifaldas, camisetas que no llegan a la cintura, shorts diminutos y pantalones pirata .

En cuanto a características se destaca los bordados que decoran las prendas con ingenuos motivos o bien formsan parte del tejido sustituyendo a los estampados.

El escote bañera o palabra de honor irrumpe en todas las colecciones. Asimismo, los drapeados, a veces aliados a las asimetrías.

Telas brillantes Esta temporad está colmada de telas brillantes, lustrosas, algunas de doble tono Estos materiales se utilizan para embellecer creaciones de diseños especiales.

Las nuevas chaquetas se presentan en diversas formas y diseños, desde chalecos sin mangas, estructuradas con el rigor de la sastrería tradicional hasta los amplios blusones, generosas camisolas o minigabardinas que en ocasiones lucen como cardigans, los pequeños y sexys boleros o las chaquetas desestructuradas estilo Chanel.

Los sastres pantalón se constituyen en prenda indispensable en el guardarropa femenino con detalles típicos de la sastrería masculina, ya sea con chaqueta corta, larga, entallada o suelta. El abrigo estilo levita sustituye de manera más formal al clásico sastre con falda o pantalón Los nuevos sastre pantalón en ocasiones de tamaño excesivo e informale, se desprenden de las blusas. Los pantalones son holgados, y los sostienen cerraderos de cuerda o cinta, o botones marineros; los blazers se desestructuran y por su fluidez, parecen camisas. Y debajo del blazer? Nada... o casi nada.

Esta es la temporada del triunfo de lo monocromático, sobre todo del gris en todas sus gamas, como lo habíamos mencionado en ediciones anteriores, el negro y el blanco, cada uno por su lado, o formando dúo. Los pasteles empolvados también están en escena. Como también el caqui, el azul y el vino tinto. El color piel hace de las suyas.

La pedrería y especialmente el cristal llegan como un destello sobre tejidos vaporososo que recuerdan a una lápara de cristal., muchos de ellos aplicados sobre tules y gasas.. Han traspasado el contexto de la noche y se mezclan con tejidos de día en forma de sencillas camisetas y tops que bajo un sastre sencillo cobran Telas transparentes y livianas, embellecidas a veces con bordados o estampados, se imponen. Es una sensualidad sin complicaciones, en nombre del modernismo, que se busca en picantes y cálidos colores, en los clásicos blanco y negro, o en matices de alta tecnología.

Las chaquetas guardapolvos son rectas con talle y cintura ligeramente ceñidos y llegan a la rodilla: estas chaquetas prefieren la sobriedad en forma y color. .

El elegante atractivo del encaje ha conquistado hasta a los diseñadores más jóvenes y más vanguardistas. Un look todo en encaje o uno en paneles de encaje, que sirven para crear pícaros juegos de transparencia, son rasgo constante de las colecciones francesas. Se puede escoger desde vestidos femme fatale, hasta otros menos formales, que a veces encarnan super tonos deportivos.

Como memorias de tierras lejanas, los estampados proponen patrones exóticos derivados de las técnicas batik y de teñido al azar, así como de motivos florales que traen a la mente la India y la China. Estos se ven bordeados por estampados gráficos que inspira el arte contemporáneo, nítidas pinceladas de color, flores estilizadas y animales.

Los vestidos siempre están presentes y cada vez son más sensuales los encantos de la femineidad redescubierta, al mostrarse en el traje, que a la vez que sexy es fácil de usar. Bajo los temas de modernidad y sencillez, el vestido propone líneas esenciales y diferentes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.