ALZA DE 50 EN ENERGÍA

ALZA DE 50 EN ENERGÍA

Los colombianos pobres se salvaron del apagón que se veía venir para esta época. Pero no lograron hacerle el quite a las consecuencias de la imprevisión del Gobierno en materia presupuestal.

17 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Por eso, este gobierno se despide con un mal legado: el consumo de energía que efectúen los 12 millones de colombianos clasificados en los estratos 1, 2 y 3 entre agosto y septiembre próximos les saldrá por un ojo de la cara.

Tal como lo anunció ayer EL TIEMPO, las empresas de energía anunciaron que las facturas de octubre llegarán con un 50 por ciento de aumento, así el consumo se mantenga igual al de los meses anteriores.

La razón es que el Gobierno no giró este año los 300.000 millones de pesos que las empresas necesitaban para pagar los subsidios de los estratos de menores ingresos.

El Ministerio de Hacienda solo desembolsó 123.000 millones de pesos y el resto (170.000 millones) ha tenido que ser asumido por las empresas que prestan el servicio, lo que tiene a muchas al borde de la quiebra.

La única tabla de salvación que tienen es elevar drásticamente las tarifas a los usuarios finales para recuperar en parte lo ya entregado.

Y pueden subir las tarifas por dos razones: porque un decreto de los Ministerios de Minas y Hacienda se los autorizó desde diciembre del año pasado; y porque si no lo hacen y dejan deteriorar sus finanzas la Superintendencia de Servicios las sanciona o las interviene como ya hizo con muchas electrificadoras.

Así las cosas, no teníamos más remedio que trasladarle esa ineficiencia del Gobierno a los usuarios más pobres , dijo ayer Rubiel Valencia Cossio, presidente de la Asociación de Empresas de Servicios Públicos Domiciliarios (Andesco), gremio que aglutina las empresas de energía.

Según explicó, en la práctica lo que va a suceder de ahora en adelante es que los usuarios de energía de los estratos bajos se quedarán sin el subsidio que el Estado debería brindarles, o por lo menos ese subsidio será ínfimo.

Por ese motivo, cada kilovatio de energía les pasará, en promedio, de 40 a 100 pesos.

Sin embargo, no en todas las ciudades el golpe será tan fuerte. Se estima que en Bogotá, Medellín y Cali, donde las empresas de energía tienen unas finanzas no tan débiles, los aumentos a partir de octubre oscilarán entre 30 y 40 por ciento.

De hecho, las empresas a través de Andesco le venían pidiendo al Ministro de Minas, Orlando Cabrales, que lograra una adición de cuando menos 50.000 millones de pesos para que el impacto fuera menor.

Nosotros somos los menos interesados en aumentar las tarifas de esa manera, pero no tenemos otra alternativa. Estamos entre la espada y la pared, es decir entre el Gobierno que no da la plata y la Superintendencia que nos sanciona si dejamos debilitar financieramente las empresas , explicó Valencia Cossio.

Según el directivo, ayer los voceros del Ministerio de Minas le dijeron a Andesco que era imposible lograr un solo peso para adicionar a la partida de subsidios del sector eléctrico, lo que motivó la decisión de las empresas de anunciar el fuerte incremento que tendrán las tarifas.

Los paganinis del corrientazo * En total, los usuarios de energía con menores ingresos representan el 80 por ciento de todos los suscriptores del sector residencial.

* Según el consumo, el primer estrato tiene unos 200.000 usuarios. A ellos se les debe subsidiar el 50 por ciento del consumo de subsistencia, es decir la mitad de los 200 primeros kilovatios que consuman al mes.

* Hasta ahora se les viene subsidiando más (pagan entre 30 y 40 pesos por cada kilovatio) pero con el alza prevista, desde octubre quedarán pagando la tarifa plena es decir 100 pesos por kilovatio.

* En el estrato 2 hay casi un millón de usuarios y en el estrato 3 unos 850.000 usuarios. Se entiende que por cada usuario o suscriptor hay 3 o 4 personas que se benefician del servicio. Esto significa que los 3 millones de familias en realidad se traducen en unos 12 millones de colombianos afectados.

* La recomendación para amortiguar el golpe es bajar los consumos de los próximos meses, es decir consumir solamente lo necesario. Pero igual, el impacto será duro para los bolsillos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.