CESAR CAMACHO TRIUNFÓ EN FERIA DE CARTAGENA

CESAR CAMACHO TRIUNFÓ EN FERIA DE CARTAGENA

Con tres orejas cortadas en la última corrida de la Feria de Cartagena, Cesar Camacho se convirtió en el triunfador de esta pequeña temporada taurina, que no tuvo gran acogida por parte de la afición de la ciudad.

06 de enero 1998 , 12:00 a. m.

Frente a toros de Fuentelapeña, de don Abraham Domínguez, se las vieron, además de Camacho, los españoles Emilio Muñoz y Juan Muriel. También participó el rejoneador antioqueño Andrés Vélez, que lidió dos novillos toros mansurrones y afeitados de la ganadería Aguasvivas, cortándole una oreja a su segundo (el último de la noche).

Aunque fue una corrida pesada y bien presentada, sólo tres animales sacaron buena casta, los demás se rajaron y fueron matados rápida y fulminantemente por los espadas.

En su primero, el segundo de la tarde y que empujó al caballo metiendo los riñones, Camacho se la jugó de cerca y le buscó la distancia al animal, de 500 kilos, descubriéndole el recorrido para sacarle varios pases por derecha y naturales.

Después de la insistencia y los pañuelos blancos, la Presidencia, encabezada por el alcalde Nicolás Curi, le otorgó una oreja.

En su segundo, el sexto de la tarde, Camacho se entregó sobre la arena y transmitió energía a los tendidos con pases templados y acompasados. Esta vez, sin pedírselo insistentemente a la Presidencia, se le dieron dos orejas al colombiano por su meritoria labor.

Según los entendidos del mundo taurino, este pequeño pero significativo triunfo le sienta muy bien al matador colombiano, pues en sus dos presentaciones en la feria de Cali las cosas no le salieron bien.

Los otros dos matadores, Muñoz y Muriel, pusieron empeño y voluntad pero sin materia prima pasaron sin pena ni gloria. Muñoz tuvo dos ejemplares complicados que no quisieron pasar por ninguno de los dos pitones.

A el primer toro de Muriel, aunque salió bravo y rompió un burladero, rompiéndole el tabique a un subalterno, se le acabó la gasolina después de la puya. El segundo, un toro de 530 kilos y con la cabeza alta, se comportó mejor, sin embargo Muriel no supo transmitir pasión a los tendidos.

El sábado se había realizado la primera corrida, con la participación de los españoles Miguel Baez el Litri, Manuel Díaz el Cordobés y el colombiano Diego González, quienes lidiaron reses españolas de Concha Navarro.

El Cordobés, en un único toro que sacó a relucir su raza de animal bravo y contagiando a la plaza con su disposición para torear, cortó dos orejas.

Esta era la primera vez que una ganadería española se presentaba en la plaza de toros Cartagena de Indias, y aunque la expectativa por su comportamiento llamó la atención de los entendidos, fue más la decepción que dejó por su falta de casta.

Además de estas dos corridas de toros, la temporada taurina de Cartagena la completó una novillada en la que participaron los colombianos Fabio Andrés Zerrato y Alfredo Covilla, conocido como el rubio de San Diego; así como el español Curro Gea.

Se espera que la empresa Torindias, los nuevos organizadores, empiecen a trabajar en la realización de la feria de 1998 desde el principio del año, definiendo contratos de matadores y ganaderías con tiempo, para que los amantes de la fiesta brava a nivel nacional se programen meses antes para venir a Cartagena.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.