DE DENUNCIANTE A PERSEGUIDA

DE DENUNCIANTE A PERSEGUIDA

Johana llamó llorando a la redacción judicial de EL TIEMPO pasada la mañana. Qué hago que me hicieron pasar por prostituta en la televisión? fue lo único que atinó a decir desde un teléfono público. Y en verdad, qué puede hacer, si el daño no sólo fue meterse con la embajada de Estados Unidos, sino también contar su historia a los noticieros de televisión.

22 de enero 1998 , 12:00 a. m.

Con la actitud de dos medios informativos, una historia de denuncia del maltrato sufrido por un colombiano en territorio estadounidense (no olvidar que una embajada es como si fuera un pedazo del país en otro territorio) quedó al traste ante el amarillismo y la burla.

Johana, con 25 años, una hija de siete años y apenas unos estudios de primaria en Villavicencio pecó por ser ingenua y por creer que denunciando cualquier colombiano puede hacer justicia. Y la televisión lo entendió... pero al revés.

En el Noticiero de las 7 apareció en la puerta de la embajada de Estados Unidos dramatizando su historia bajo la sonrisa y dirección de la periodista.

Pero el noticiero En Vivo 9:30 fue más allá. En él Johana apareció hablando por su celular, realizando un negocio como dama de compañía , cuando en realidad lo tiene desconectado desde hace dos meses por falta de pago.

Me pusieron a hacer todo esto y cómo iba a saber qué la historia salió como salió. Quedé como una prostituta. Yo no soy prostituta, soy mesera en una whisquería de Chapinero. A mí me pagan un porcentaje de las ventas y claro, recibo dinero de amigas y por necesidad, recurro a amigos, pero no soy prostituta , dice Johana.

Para el periodista Javier Darío Restrepo, el daño hecho por los dos noticieros no se puede reponer quién en la condición de Johana puede pelear contra un medio masivo? Para él el verdadero objetivo de la noticia debió estar dedicada al coraje de Johana, que aún, mostrándose ingenua y develando su intimidad, hizo una denuncia delicada ante la representación diplomática de un gobierno, pero que vale de ejemplo para muchas mujeres que seguramente han callado problemas similares .

Igual opina el sacerdote jesuita Joaquín Sánchez, quien fuera miembro del Consejo Nacional de Televisión: a mi modo de ver, esta persona estaba afectada, y se le notaba en cámara. Esto es abusar de su situación, sea cual sea su condición social o actividad a la que se dedique .

Además, Sánchez agrega que el problema de las noticias actualmente es que se comercian para lograr sintonía ante los enfrentados. Esto ha hecho que los informativos frecuentemente cometan continuas faltas de respeto hacia los televidentes presentando informaciones sesgadas y sensacionalistas, como el macho trapo o la nota de la mujer que desgarró los testículos del marido.

Un trabajo periodístico requiere tiempo, fuentes e investigación y más en un caso tan delicado como el de Johana , agrega Sánchez.

De este caso queda una gran recomendación, y es que hay que saber dar la información con objetividad y serenidad pero siempre pensando en el televidente, en un producto noticioso que debe llegar bien hecho.

Por que este caso, también dejó ver algo que jamás los medios registraron en medio del sensacionalismo: una embajada recientemente construida, con todas las medidas de seguridad que permite el acceso de una persona ajena a las instalaciones, tan fácilmente.

No obstante, como expuso el investigador en comunicaciones y medios Omar Rincón, en un pasado artículo sobre los nuevos informativos, en cuanto a contenidos, en Colombia pasa una cosa rarísima y es que todos los noticieros repiten la misma noticia, en el mismo sitio, con el mismo encuadre, la misma fuente y la misma forma de narración .

Desde el 28 de diciembre, último día que Johana trabajó, no tiene un peso y en la residencia donde vive, el teléfono no deja de sonar. La dueña decidió que ante tamaño escándalo que desató, no le pasa más llamadas.

Cuántos casos de denuncias se han callado por no levantar un polvorín? Johana a pesar de todo, abrió un camino que nadie le puede cerrar.

Ahora, que su actitud sirva de ejemplo y que las autoridades hagan justicia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.