Secciones
Síguenos en:
LAS FAMOSAS ANTENITAS

LAS FAMOSAS ANTENITAS

Colombia es, tal vez, el país en el que, por definición, todo es difícil. Hasta poder suscribirse a uno de tantos servicios de televisión por suscripción (EL TIEMPO tiene participación en Sky TV), gracias a que las juntas de los edificios niegan los permisos correspondientes.

Debe de ser que los integrantes de dichas juntas no tienen ni idea de lo que está pasando en el mundo de las comunicaciones y los servicios. El futuro va a ser el de las telecomunicaciones inalámbricas. Ya existen las tecnologías que permiten usar diferentes bandas del espectro para hacer llegar a los hogares excepto, claro está, el de aquellos que ciegamente se lo impiden a la comunidad, entre ellos sus hijos una gran cantidad de servicios.

Banca inteligente, televisión por demanda, acceso rápido a Internet, teleeducación, telefonía IP, son apenas algunos de ellos. En mi opinión, la televisión por suscripción es el más importante ahora, pero no lo seguirá siendo en pocos años. Ya se habla de la fibra inalámbrica , con lo que se hace alusión a la fibra óptica, que es una tecnología que permite la transmisión en forma aérea de una cantidad de información tal que la comparan con la que se transmite por el elemento óptico.

Seguramente, estas juntas prefieren que se rompan las calles para hacer llegar a su edificio estos servicios, en contra del bienestar del resto de los habitantes de la zona en que se encuentra la propiedad horizontal.

Por eso, el Gobierno debe emitir rápidamente los reglamentos y las leyes necesarias para adecuar la legislación a los tiempos que se nos vienen, especialmente en lo que a servicios inalámbricos se refiere. La rapidez con la que se desarrollan y se imponen las nuevas tecnologías, concretamente la de los computadores y las telecomunicaciones, nunca permitirá aspirar a estar al día en esta materia. Pero tampoco se puede caer en la trampa de no hacer nada y dejar todo a la buena suerte. Esto es precisamente lo que permite que no se estén dejando instalar las antenas requeridas para estos nuevos servicios.

* * * Intel, el gigante norteamericano fabricante de los procesadores Pentium, se encuentra también demandado por prácticas monopólicas. Junto con Microsoft, ya son dos los colosos de la informática en estos líos. Las demandas contra los monopolios, instauradas por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, aunque tienen un fin noble, también pueden ser negativas, en la medida que impidan o atrasen el desarrollo de la industria informática. Ojalá esto no suceda.

En el caso Intel, las demandas tienen un piso más sólido que en el de Microsoft. Dejaron de darles información necesaria a compañías que la tenían demandada por asunto de patentes, o, en el caso de Intergraph, porque esta no le licenció una tecnología que Intel necesitaba.

En fin, la justicia decidiría el camino que debe seguirse, que ojalá sea el que beneficie a los usuarios en precios, léase competencia, y en la generación, cada vez, de mejores productos. Esto es lo que se necesita para seguir en esta revolución de la información

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.