Secciones
Síguenos en:
DESCENTRALIZACIÓN: MUCHA PLATA Y POCOS RESULTADOS

DESCENTRALIZACIÓN: MUCHA PLATA Y POCOS RESULTADOS

El gobierno central no tiene por qué negociar con organizaciones como la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), pues el manejo de estos asuntos pasó a manos de las regiones, lo que indica que son los gobernadores y los alcaldes los responsables de este tipo de acuerdos.

Esa es una de las conclusiones del estudio sobre descentralización realizado por el Centro de Estudios sobre el Desarrollo Económico (CEDE) de la Universidad de los Andes, dirigido por el economista Sergio Clavijo.

La investigación recomienda entregarle a la Dirección de Impuestos y Aduana (DIAN) el manejo de las cotizaciones en salud, para evitar la alta evasión que se está presentando en los aportes a las Empresas Promotoras de Salud (EPS).

Según el estudio, en el terreno de la educación, la descentralización no ha significado un alivio para el presupuesto del gobierno central sino que se está repitiendo el manejo centralizado de las décadas anteriores.

Para el CEDE la instauración de la doble jornada educativa representó serios inconvenientes y junto con la expedición del Estatuto Docente de 1979, se consideran políticas infortunadas.

Entre las buenas noticias se destaca que entre 1995 y 1997 se adicionó casi un punto del PIB (unos 950 millones de dólares de 1997) al sector educativo, respecto del promedio histórico del 3 por ciento observado en décadas anteriores.

Sin embargo, ese aumento de presupuesto aún no rinde los frutos deseados.

No debe resultar sorprendente que en el Tercer Estudio Internacional sobre Matemáticas y Ciencias, donde se evaluaron estudiantes de 41 naciones en edades de 13 años, Colombia haya sido clasificada con el segundo peor desempeño (tan solo superando a Suráfrica) , afirma el documento.

Además, se calcula que el 65 por ciento del presupuesto educativo del país lo acaparan los gastos de funcionamiento a nivel de primaria y secundaria, mientras que la inversión está por debajo del 8 por ciento.

Mientras los alumnos no tengan siquiera la posibilidad de complementar su aprendizaje con material educativo será imposible lograr las coberturas y los resultados deseados , se consigna en el documento.

El estudio del CEDE también dice que las altas Cortes incubaron una inflación de la educación al nivelar los derechos salariales del los profesores del sector privado con respecto de los profesores del sector público.

Esa decisión, calcula el estudio, incrementó los costos educativos en un 50 por ciento en 1996. Sin embargo, también las Altas Cortes, dejaron maniatados a los colegios al prohibir los llamados bonos de inversión.

También en salud El Cede también se ocupó del sector salud y destacó que la Reforma a la Salud, o Ley 100 debe evaluarse con criterios de largo plazo, por lo que no tiene sentido pensar en alterar el curso de esta reforma .

Según el Cede, la reforma de salud va por buen camino a pesar de la pesada carga prestacional que generan los propios trabajadores del sector.

Sin embargo, se señala que el cobro de 12 por ciento del salario, gasto que comparten el empleador y el trabajador, resulta elevado para el paquete de seguro de salud que se obtiene, comparado, por ejemplo, con los paquetes de medicina prepagadas anteriores a la Ley 100.

Sobre el Seguro Social, que es el mayor participante del sistema de salud, afirma que no ha implementado con la rapidez requerida, un sistema de costeo apropiado que le permita realizar el cruce de cuentas con el Fosyga .

Este último es el Fondo de Solidaridad y Garantías, que equilibra la parte financiera del sistema de salud regulando el flujo de dinero cuando a una EPS le falta o le sobra plata de las cotizaciones.

También propone el estudio, poner a operar de manera adecuada al Seguro Social, generando compensaciones, copagos y cuotas moderadoras según lo ordenado por el fallo de la Corte Constitucional Según el Cede el gasto en salud pasó en las últimas dos décadas, de 4,2 a 7,4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Propuestas Educación Implantar el sistema de pagos por capitación, que es similar al que actualmente rige en salud, y que significa pagar con base en un costo estándar por niño afectivamente educado.

Prohibir las negociaciones del gobierno central con Fecode en materia de asignaciones de sueldos y nombramientos de maestros a nivel nacional, pues ambas son de competencia regional.

Prohibirle al gobierno central la creación y financiación de universidades de carácter territorial, pues claramente la decisión de mantenerlas o expandirlas corresponde en su totalidad a las regiones.

Fortalecer el esquema de regulación de las calidades mínimas educativas.

Restarle énfasis a la educación superior basada en dineros públicos, pues es claro, según el estudio, que este tipo de educación, tal como está hoy concebida reporta la rentabilidad social más baja.

Trazar una meta de mediano plazo para completar la fase de nueve años básicos con una mejora en los indicadores de eficiencia.

Salud.

Incrementar la atención en el nivel 1, que es el de más baja complejidad, mejorando el carácter preventivo de la salud.

Implementar un sistema de costeo estandarizado , que implica algunos ajustes importantes que se acercarían a la manera como ahora se maneja el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito.

Entregar a la Dian el manejo centralizado de los dineros que ahora recogen las EPS para realizar cruces de cuentas y evitar tanto la evasión de aportes y la elusión, que es pagar menos de lo que se debe.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.