MEDIA CHINA BAJO AGUA POR INUNDACIONES

MEDIA CHINA BAJO AGUA POR INUNDACIONES

Como casi todos los años, desde hace muchos miles, buena parte de China está inundada. Este año es más grave que los anteriores, pero, afortunadamente, no es ni la sombra de lo que le ha tocado vivir al país del Río Amarillo.

15 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Las cifras son chinas. Aunque no hay un balance oficial, la compilación de datos parciales arroja más de 800 muertos (200 más que el año pasado y esto apenas empieza). 23 de las 30 provincias chinas se han visto afectadas, en particular en el sur y el oriente, donde está lloviendo a cántaros desde inicios del verano y un calor tenaz aumenta, además, las posibilidades de epidemias.

En el sur hay 5 millones de personas, la población de un país centroamericano, amenazadas con brotes de cólera, disentería y enfermedades intestinales, de acuerdo a Médicos sin Fronteras. Sólo en las dos provincias más recientemente inundadas, Zhejiang y Sichuan, 100 mil casas en 27 ciudades y un millón de hectáreas de cultivos han sido destruidas.

Las pérdidas totales se calculan en 1.200 millones de dólares. En Ganxi hay medio millón de personas sin abrigo ni agua potable. La cosecha de trigo de este año se espera 10 por ciento menor que la del anterior. Y sigue lloviendo.

Los dos culpables Motivo: las crecidas de dos ríos que cruzan a China, el Yangtsé y el Huang He o Río Amarillo, desbordados por aguaceros feroces.

Sólo del Amarillo hay contadas 1.600 inundaciones desde el siglo sexto antes de Cristo. Su curso ha cambiado 26 veces. Y las de hoy día son, pese a sus colosales daños, irrisorias frente a las del pasado. En 1938 las crecidas dejaron 890 mil muertos. Una desbordada del Yangtsé en 1931 dejó desamparadas a 14 millones de personas. Otra, en el año 54, arrojó 30 mil muertos.

Y es que en este país de proporciones colosales, hasta los fenómenos naturales las tienen. Si se pudiesen sumar los efectos durante los pasados dos milenios y medio de las crecidas de ambos ríos, la cifra de víctimas sobrepasaría con creces la población de más de un país suramericano. Y pese a ello, aquí sigue China. Lidiando año a año con esos dos colosos caprichosos que le han dado la vida y le han dado la muerte.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.