Secciones
Síguenos en:
DICIENDO Y HACIENDO

DICIENDO Y HACIENDO

La cosa en la parte económica está clara: la elección de Pastrana ha despejado el panorama y reina un optimismo casi que exagerado. Las tasas de interés están bajando y es posible que se le pueda inyectar más dinero a la economía para reactivar actividades tan importantes como la construcción. Bien claro lo dijo al Senado de la República el gerente del Emisor: que la Junta no estrangulará la economía por lograr determinados objetivos monetarios.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
25 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Aunque la guerrilla, tanto el Eln como las Farc, sigue sindicando a generales de la República de violadores de los derechos humanos, continúa haciendo de las suyas, como ocurrió el 12 de agosto de 1998 en Barrancabermeja. Mientras el Viceministro del Interior y el Gobernador de Santander, entre otros, conversaban con los representantes de los 5.000 desplazados por esa misma guerrilla al puerto petrolero, destruía 18 locales comerciales y la sede del Banco Ganadero, incineraba un bus de Ecopetrol, causaba incendios por voladuras de los oleoductos y hería a cuatro policías y un civil. Y como si fuera poco, las Farc intentaron tomarse a Urabá dejando un reguero de más de 100 muertos, entre ellos numerosos niños guerrilleros. Que tomen nota Gómez Méndez, Almudena y Danielle.

Así las cosas, sin embargo, el presidente Pastrana dio la orden a la nueva cúpula militar de despejar los cinco municipios que quiere la guerrilla para empezar a conversar de paz con el gobierno, bajo ciertas condiciones. Eso es lo que llaman iniciar el diálogo en medio de la guerra. Paralelamente, quien tiene debe despojarse de parte de su patrimonio para ayudar a consolidar la paz.

Lástima que nuestro nuevo presidente no hubiera podido conversar con Lech Walesa, líder obrero y ex presidente de Polonia, para que le hubiera recordado los cuidados que hay que tener al negociar con comunistas corruptos, como la cúpula soviética, que Walesa ayudó a derrocar hace ya doce años. Que nuestros comunistas todavía son puros , podría decirse; puros, pero como los que se fuma Fidel. Qué vaina que los viejos seamos tan desconfiados.

Se sabía, y el presidente Pastrana lo sabía, que las cosas no iban a ser fáciles, pero ya inició labores y no podemos sino repetir que le vaya muy bien en la tremenda tarea de reconstruir un país tan asolado, como quedó Europa después de la segunda guerra mundial. Y que ojalá los amigos del norte tengan mucha comprensión y nos financien este plan Marshall, símil bien empleado por el presidente Pastrana en su discurso de posesión, no con partiditas de doscientos millones de dólares, sino con lo que sea necesario. Para poder cambiar esos cultivos de coca y amapola por otros diferentes. Y convencer a la Coordinadora Guerrillera de que acabando con el petróleo no llegamos a ninguna parte.

Lo último, las declaraciones de Carlos Castaño en Semana. Va a ser necesario que el Presidente los ponga a todos en cintura y a cumplir con lo que firmaron, porque todos, incluidos guerrilleros y autodefensas, necesitamos y queremos la paz.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.