BUEN BALANCE EN MANIZALES

BUEN BALANCE EN MANIZALES

El consenso general entre comerciantes y miembros del gremio turístico es que la temporada de ferias revivió, pues arrojó resultados económicos bastante alentadores, especialmente si se compara con los de los dos últimos años.

17 de enero 1998 , 12:00 a. m.

Lo que más influyó sobre el éxito económico de la Feria de Manizales, en su XLII edición, fue la organización que Cormacarena de Medellín le dio a la temporada taurina, la cual trajo a diestros del tamaño de César Rincón, Miguel José Arroyo Joselito , Vicente Barrera, Pedrito de Portugal y José Tomás.

Esperábamos recaudar 300 millones de pesos para la Cruz Roja , dijo Santiago Tobón, gerente de Cormacarena, pero creo que hemos superado esa cifra con creces .

Tobón ve con mucho optimismo la feria del año siguiente e inclusive piensa instalar un sistema electrónico para facilitar la venta de boletería a las corridas y al festival taurino.

Juan Carlos Zuluaga, el nuevo gerente de Fomento y Turismo entidad encargada de la coordinación de la temporada ferial dice que es muy prematuro hablar ahora de resultados económicos, pues aun falta cobrar y cancelar decenas de facturas para obtener un balance económico.

Para el director ejecutivo de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Manuel Alberto Soto, la Feria tuvo más incidencia sobre el sector turístico que comercial, exceptuando las ventas ambulantes y la economía comercial transitoria que se crea durante esta semana y que incluye vendedores que vienen de fuera de Caldas.

Realmente la Feria mueve el sector turístico, o sea hoteles, restaurantes y bares. El resto del comercio establecido de la ciudad está poco involucrado. La temporada navideña fue exitosa y entonces el sector comercial principalmente aprovecha la Feria para hacer sus inventarios y por consiguiente quedan con poca mercancía disponible , precisó Soto.

La ocupación hotelera creció entre 25 y 30 por ciento con respecto a los años anteriores. Eugenio Pineda, presidente de Cotelco Caldas, dijo que los hoteles se empezaron a llenar a plenitud a partir del primero de enero, ya que la gente viene es por los toros, y lo que más influye es la organización de la temporada taurina y la calidad de los toreros .

Hoteles como Las Colinas, El Carretero y Termales del Otoño estuvieron llenos durante toda la temporada, dijo Pinedo. Los demás establecimientos hoteleros medianos y pequeños de la ciudad llegaron a un cupo de cien por ciento sólo a partir del jueves primero de enero.

Hubo tres corridas en las cuales la Plaza de Toros de Manizales se llenó: la tercera, el festival taurino y la última. En la cuarta corrida, la de los toreros colombianos, hubo un 60 por ciento de asistencia, que para Pineda es bastante aceptable.

Lo curioso fue el éxito de la novillada, que superó en ventas a la segunda corrida, comentó Benjamín de los Ríos, secretario ejecutivo de Cormacarena. La plaza de Manizales con 14.900 puestos, tiene un cupo mayor al de la Plaza de Santamaría en Bogotá. Por esto un lleno total es algo bastante satisfactorio .

El sector de comidas y bebidas tampoco que queja. Nos fue tirando a bien , dijo Ramón Cuezzo, ex presidente del gremio de bares y restaurantes agrupados en el ahora extinto Acodrés, capítulo Caldas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.