EN PANIQUITÁ BUSCAN UN FUETE

EN PANIQUITÁ BUSCAN UN FUETE

Fue casi como un latigazo. La noticia de que el cabildo de Paniquitá no posee un fuete oficial para castigos les dolió a los gobernadores indígenas que luchan por aprobar hoy una sanción de 50 latigazos al senador electo Jesús Enrique Piñacué.

15 de julio 1998 , 12:00 a. m.

En Paniquitá nunca han fueteado a nadie. Sin embargo, esta localidad del oriente del Cauca podría convertirse en el primer lugar del país en donde se castigue con latigazos a un senador de la República por incumplir un acuerdo colectivo al votar en favor del ex candidato a la Presidencia Horacio Serpa.

Por eso, las autoridades paeces de Paniquitá salieron a buscar ayer un fuete en caso de que la asamblea general de los cabildos, que congrega a unos 50 gobernadores, decida purificar la culpa de Piñacué a punta del dolor físico.

No pensaron en el fuete Primero preguntaron entre las 500 personas que viajaron hasta este lugar para asistir a la asamblea. Pero a ninguno de ellos se le ocurrió echar un fuete sagrado en sus mochilas tejidas.

Una gran parte de estos paeces ni siquiera lo pensó porque considera que Piñacué, acusado de alta traición, no debe ser castigado por actuar de forma democrática.

La vocería de los indígenas que respaldan al senador la encabezan los 20 gobernadores de los cabildos de Tierradentro.

Por su parte, la inconformidad de los paeces que se sienten traicionados es representada por los 12 gobernadores del norte del departamento. Los restantes 28 mandatarios definirán su posición tras oír las acusaciones y los descargos.

Mientras se deciden es mejor tener un fuete al alcance de la mano , dijo Aureliano Cometa, gobernador de Paniquitá.

Cometa, que no ha fueteado ni a sus hijos, tuvo que pensar en dónde encontrar un fuete paez en medio de las discusiones ordinarias de la asamblea y el humo de un almuerzo de fogón que recorrió durante toda la mañana los corredores de la casa del cabildo.

Entre los candidatos a convertirse en el fuete del castigo figuró ayer el que José Roberto Gallego usa para arrear ganado.

Pero Gallego salió para la finca desde muy temprano y se llevó el fuete. Su esposa Edelmira dice que los gobernadores no han tenido en cuenta que su esposo también voto por Serpa.

Buscan acuerdo Mientras buscaban el fuete, que antes de un castigo debe ser curado o limpiado de impurezas en un ritual practicado por médicos brujos, los gobernadores de los cabildos del norte hacían gestiones para concretar un acuerdo en relación con el castigo.

El lunes se habló de 50 latigazos, pero podríamos reducirlos a 40 si Chucho (Piñacué) pide perdón y reconoce su falta. Aunque él ha solicitado que se le castigue en la laguna de Juan Tama esa decisión solo la pueden tomar los gobernadores y nosotros queremos que se realice aquí , dijo Marco Tulio Calambás, gobernador de Toribío, uno de los acusadores.

Jaime Colló, gobernador de Belalcázar, señaló: no se puede aplicar ni un solo latigazo por una falta que se puede corregir con una amonestación. Vamos a evitarlo porque este juicio tiene rasgos políticos que solo contribuyen a la división indígena .

La división de la que habla Colló también es percibida por Juan Bulberás, gobernador de Novirao, que prefiere escuchar con detenimiento las acusaciones de la Alianza Social Indígena, que formuló inicialmente la denuncia de que Piñacué violó el pacto de votar en blanco en las pasadas elecciones.

Bulberás tampoco ha fuetado a nadie en su vida. Solo recuerda que a los castigados con este procedimiento se les coloca cáscaras de guineo en las heridas, especialmente en las nalgas, para que no se peguen a la ropa.

Sin embargo, este indígena de 60 años espera que hoy se logre un acuerdo en torno a la sanción que debe recibir Piñacué sin dividir a los cabildos y sin agrietar la legendaria tradición de justicia.

LA LECCION DE JUAN TAMA En medio de la preparación de sus descargos, Jesús Piñacué recordó que su ancestro Juan Tama desapareció en una laguna por culpa también de una división y de las acusaciones provenientes de un grupo de su comunidad.

Este personaje de la historia paez se sumergió en una laguna de Tierradentro, que hoy lleva su nombre, debido a que miembros de su comunidad lo acusaron de traicionar la causa común cuando dialogó con la Corona Española sobre titulación de predios.

Ahora, Piñacué está en medio de una polémica que divide a su pueblo aunque él intenta mantener la unión con la promesa de que acatará la decisión de la asamblea general de gobernadores.

Asistiré a Paniquitá y me someteré al fallo para no perder mi patria. Pero no me siento culpable de alta traición y creo que actué de forma correcta , dijo Piñacué, que se presentará hoy ante los gobernadores en este cabildo tal como lo informó EL TIEMPO.

Piñacué había dicho que no asistiría al juicio programado por los miembros de la Alianza Social Indígena en Toribío, que fue cancelado por la asistencia de un mayor número de gobernadores a Paniquitá.

El senador espera que la su solución de su caso contribuya a la unión y recordó las lecciones que dictó Juan Tama antes de perderse en la laguna. El dijo: los paeces nunca perderán su territorio, nunca serán derrotados y nunca deberán permitir la intromisión de visiones distintas a la espiritualidad que siempre los ha regido , señaló.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.