Secciones
Síguenos en:
BERMÚDEZ, DISGUSTADO

BERMÚDEZ, DISGUSTADO

La práctica había terminado, pero Bermúdez continuaba en sus abdominales. Las manos en cada sien y flexión hacia adelante con las piernas algo levantadas.

Un saludo para abordarlo. No respondió. Un nuevo intento, y dejó de trabajar.

Mire, con todo respeto, no doy declaraciones. No quiero hablar con la prensa. Jugué mal 45 minutos contra Alemania, y todo el palo que me dieron. Ahora estoy sufriendo en carne propia lo que a muchos les tocó vivir en Estados Unidos. Perdóneme, pero no hablo .

Se levantó y buscó el bus. Otros periodistas lo esperaban. No voy a hablar. Déjenme reservar el derecho de no hacerlo. Vea, por ejemplo, en este momento ya me están grabando .

Bermúdez está molesto porque a sus oídos llegó, de una fuente de alta credibilidad, que en un programa de radio lo habían tildado de descortés y agrandado. El jugador, deprimido por la derrota con Alemania, no quiso dialogar. Carlos Zapata, el joven periodista del noticiero En Vivo, dijo que Bermúdez no le concedió la entrevista, pero jamás lo trató mal o en malos términos.

Se marchó el defensa sin soltar más palabras. Minutos antes, las había dicho todas en la práctica. Bolillo no miente. Es el líder de atrás. Volvió a gritar y a mandar como lo hace en los partidos. Chaca , salí. Wílmer, agrandá. Vamos, vamos, vamos .

Atrás quedó ese tarde de Bruselas, cuando discutió fuerte con Pedro Sarmiento en la mitad del campo del estadio de Heysel. Reclamaba su puesto, su liderazgo, su experiencia de 43 partidos internacionales. Y esa misma tarde habló con la prensa, reconoció sus fallas, pero dejó claro que contra Rumania sería el titular.

Atrás también quedó la mañana fría de Francfort, cuando en una dinámica, en la que un atacante enfrentaba a un zaguero, perdió la mayoría de los mano a mano y él se recriminaba y parecía inseguro.

El de ayer fue de nuevo El Patrón . Poseedor de la llave secreta en la defensa, patrón de los hinchas de Boca que gritan desaforados cuando despeja un balón y pone orden.

Se marchó Bermúdez al bus de mal humor. Pero está más que listo para vérselas con Ilie, el veloz delantero rumano, que juega en el Valencia y asusta en la liga española.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.