LA RONDALLA NO SE QUIERE MORIR

LA RONDALLA NO SE QUIERE MORIR

Tras un receso de 27 años, volvió a integrarse el grupo musical Rondalla Llanera, que hace varias décadas fue una tradición en la región, al punto de lograr su consolidación a nivel nacional. La historia de la Rondalla Llanera comenzó en 1964, cuando se crearon unos coros patrocinados por la empresa cervecera Bavaria. Para no quedarse atrás, Cervecería Andina, uno de sus competidores de la época, creó el grupo Cantores Llaneros de Dorada, para promocionar uno de los productos de la empresa, que en ese momento se acababa de lanzar: la cerveza Dorada.

04 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

En ese momento, con el patrocinio de la cervecería, el grupo estaba conformado por 20 personas, pero su duración fue muy corta pues la empresa dejó de brindar su respaldo económico a los artistas.

Según Franssineth Rincón, uno de los miembros de la Rondalla, por iniciativa propia, el grupo continuó su trabajo y en 1967 lograron reunirse, de nuevo 15 de sus integrantes, entre ellos Hernán Quintero, Jairo Pérez, Jaime Roncancio, Eustacio Rozo, Raúl Delgado, Ismael Cabrera, Orlando Tobón, Ignacio Meza, J.J. Echenique, Olegario Cárdenas Pulgarín , Miguel Molina, Dagoberto Rodríguez, Manuel J. Larroche y Alberto Curbelo. En esta oportunidad, el grupo cambió su nombre por el de La Rondalla Llanera .

El grupo, que adquirió gran prestigio en el Meta pues se presentó en todos los municipios importantes de la época, también adquirió fama en el resto del país.

En 1969, dos años después de haber comenzado labores por su cuenta, el grupo fue invitado a participar en La hora Phillips , un espacio radial de Caracol que en su momento gozaba de gran audiencia y acogida entre el público. Gracias a la presentación del grupo en este programa, ese año la Rondalla Llanera grabó un larga duración, patrocinado por Phillips.

Igualmente, el grupo se presentó en otros programas radiales de Caracol, en el famoso Teatro Colombia (hoy Teatro Jorge Eliécer Gaitán) y en el programa de televisión Tierra Colombiana que presentaba el locutor Eucario Bermúdez.

El grupo permaneció en sus labores artísticas hasta el año de 1971, pues después de la presentación en Cali con motivo de los Juegos Panamericanos, La Rondalla se disolvió por falta de apoyo económico.

Durante esa última gira del grupo, los artistas realizaron presentaciones en el Hotel Aristi de Cali, en el Estadio Pascual Guerrero para la clausura de los Juegos y en el casino de oficiales del Batallón Codazzi de Palmira.

A este último lugar asistieron patrocinados por Aguardiente Llanero en el marco de un concurso de licoreras, que se realizó en forma simultánea con los Juegos Panamericanos.

Como nuestra intención era mostrar el folclor de la región, llegamos al casino de oficiales vestidos con sombrero negro, camisa blanca, pantalón negro remangado y cotizas. Pero por nuestra indumentaria, los asistentes al acto nos miraron en forma despectiva y los organizadores decidieron acomodarnos en un rincón, lejos de los oficiales y de los invitados especiales. Sin embargo, cuando vieron el espectáculo que ofrecimos, nos invitaron a sentarnos en las mesas principales afirma Franssineth Rincón.

Otra anécdota que recuerda Franssineth de aquella época fue la ocurrida en ese mismo año, durante una presentación en la casa del gobernador Policarpo Castillo Dávila, donde actualmente quedan las instalaciones de la Casa de la Cultura Jorge Eliécer Gaitán de Villavicencio. Esta presentación la recuerdan de una manera especial todos los miembros del grupo, pues allí estuvo el Presidente de la República, Carlos Lleras Restrepo.

En esos días el director comercial del grupo, Ismael Cabrera, había solicitado apoyo económico al alcalde, quien se negó a ayudarlos por falta de recursos para este tipo de actividades.

Cuando iba a comenzar el espectáculo, Ismael Cabrera presentó el grupo y aprovechó para dirigirse al presidente y manifestarle el poco apoyo que los artistas recibían de las autoridades. Ante estas palabras, el alcalde optó por esconderse, mientras que Lleras se limitó a sonreirse afirma Franssineth.

Hoy, casi treinta años después, la Rondalla Llanera vuelve a reunirse para seguir deleitando a la gente de la región con su variado espectáculo, que incluye la presentación de solistas y tríos con música romántica y del grupo completo que interpreta música llanera, conservando la misma estructura que tuvo el grupo en sus comienzos.

Lo que si no esperamos que se repita es la falta de apoyo institucional que obligó a acabar con el grupo en ese momento. Esperamos que las autoridades y la empresa privada nos brinden su apoyo económico para que La Rondalla Llanera no deje de existir concluyó Rincón.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.