ALBERTO ASSA

ALBERTO ASSA

Bastante hermético y quisquilloso, no le gustan los homenajes, les huye a las entrevistas y cámaras fotográficas y detesta hablar de sí mismo. Su tiempo prefiere invertirlo en dar alguna clase, organizar un concierto o buscar la manera de que los institutos educativos y culturales que fundó funcionen a la perfección.

27 de marzo 1992 , 12:00 a.m.

A estas actividades se ha dedicado en los últimos cuarenta años, es decir, desde que llegó a Colombia y se instaló en Barranquilla.

Alberto Assa nació hace 73 años en Estambul y desde que llegó al país su interés ha sido fomentar la cultura. Durante varios años fue profesor de idiomas en distintos planteles y universidades de la ciudad y en el extranjero y consejero honorario de varias instituciones culturales en diversos países.

Pero su mayor esfuerzo lo dedica al Instituto Experimental del Atlántico, que fundó hace 21 años con el ideal de poder ofrecer a los jóvenes una educación diversificada y gratis. Su idea es dictar clases de todo: artes plásticas, música, materias técnicas (soldadura, torno, mecánica), idiomas (hay ocho posibilidades), además del programa académico oficial.

También es fundador del Instituto de Lenguas Modernas y realiza los Conciertos del Mes, con artistas destacados en el piano, violín y otros instrumentos.

Además, le jala a la literatura. Con su buen manejo de los idiomas, tradujo los textos de Cartas a un joven poeta, de Reiner María Rilke, y dos fragmentos de la Historia universal, de André Maurois: Cartas Kambules y Desde el rincón de Cassandra.

Por su dedicación a fomentar el estudio y la cultura durante estos cuarenta años, y pese a su rechazo a los homenajes, este educador fue condecorado varias veces aquí y en el extranjero: Medalla del Gobierno Italiano, Medalla del Gobierno Español, Medalla de Colombia al Mérito Educativo, Título Honoris Causa de la Universidad del Atlántico y las Palmes Academiques que le otorgó el gobierno francés en 1979.

A esta lista agrega ahora la Medalla Simón Bolívar, concedida por el Ministerio de Educación Nacional, y la Medalla Puerta de Oro de Colombia, categoría de plata, otorgada por la Gobernación del Atlántico, que le fueron entregadas esta semana.

Para este tipo de ceremonias, rompe su tradición de vestir de blanco desde los pies hasta la cabeza, y no es un decir, porque generalmente lleva puesta su boina, y se viste de cachaco.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.