FALLECIMIENTO

FALLECIMIENTO

23 de enero 1998 , 12:00 a.m.

Luis González Barros La sociedad colombiana y el mundo de la diplomacia están de luto por la temprana e inesperada partida del embajador Luis González Barros.

Hijo del conocido político conservador Bernardo González Bernal y de su distinguida esposa Eufemia Barros de González, dedicó toda su vida al estudio y al servicio de la patria.

Siendo muy joven se graduó de doctor en filosofía y letras en la Universidad Javeriana, más tarde completó sus estudios de filosofía y economía en las universidades de Oxford, Inglaterra de Lyon (Francia).

Además de su lengua materna, dominaba el francés, inglés, portugués e italiano y poseía sólidos conocimientos del latín y griego antiguo.

Ingresó al servicio del Ministerio de Relaciones Exteriores, y después desempeñar diversos cargos en la Cancillería, pasó al servicio exterior. Fue Primer Delegado de Colombia de 1952 a 1956 a la Conferencia Internacional del Trabajo reunida en Ginebra y a muchas otras conferencias internacionales en París, Venecia, Ginebra, Caracas, México y Estambul. Fue enviado extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Colombia ante la Conferencia Helvática. También fue miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores de Colombia.

Por varios años desempeñó la embajada de Colombia en Portugal, y más tarde las de Japón, Taiwan, Korea, Bélgica, Luxemburgo, Ecuador y Chile. La última misión que le fue encomendada fue la embajada en la República Federal de Alemania, por espacio de ocho años, prestando al país invaluables servicios en lo diplomático, lo económico y lo comercial, y atendiendo a la vez las relaciones diplomáticas de Colombia con Kuwait, Oman y los Emiratos Arabes Unidos.

González Barros era miembro de varias academias y sociedades científicas del país y el exterior; publicó diversos libros entre los cuales se destacaron Lo que viene de Megara, Jerusalén y el futuro, Portugal y la solidaridad de occidente; además publicó numerosos artículos en periódicos y revistas de Estados Unidos y Europa.

Entre las muchas distinciones y condecoraciones que recibió a lo largo de su vida al servicio de la diplomacia colombiana se destacan Gran Cruz de Cristo y Gran Cruz del Infante don Enrique, de Portugal; Gran Cruz de Leopoldo II, de Bélgica; Gran Cruz de la Soberana Orden Militar de Malta; Gran Cruz del Mérito de la República Federal Alemana; Orden Nacional Gran Cruz al Mérito de Ecuador; Gran Cruz Bernardo O Higgins, de Chile; Gran Cruz Gwenghwa Medal, de Korea; Gran Cruz Estrella Brillante, de Taiwan; Encomienda de Número de la Orden de Isabel la Católica, de España; Comendador de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro y la Concha Peregrinatoris Oficial de Orden Nacional de Mérito, de Francia.

Pero por encima de tantos honores y ejecutorias acumuladas por el embajador Luis González Barros a lo largo de su vida, resaltan sus dotes de amigo incomparable, de gran señor, jefe amable, anfitrión sin par, hijo y hermano amantísimo y cristiano y pecador arrepentido.

Añoramos sus sabios consejos y su muy grata conversación y compañía. Pedimos a Dios por su descanso eterno, y hacemos llegar a su distinguida familia, en especial a su hermana doña Betty González Barros de McCarty, nuestra muy sentida condolencia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.