DARDOS AL OFICIO LITERARIO

DARDOS AL OFICIO LITERARIO

La política es el gran enemigo de los escritores en Colombia, bien porque los devora, bien porque acaban en ella, señaló Antonio Caballero el pasado jueves en la Feria del Libro de Barcelona. El escritor y periodista bogotano se expresó de esta forma en una mesa redonda acerca de lo que supone escribir hoy en Colombia. Junto a él se sentaron Fernando Vallejo y Alfredo Molano. Héctor Abad Faciolince ofició como moderador.

13 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Todos los colombianos terminan metidos en política , indicó Caballero. Los médicos, los ingenieros, los abogados, los toreros y los escritores tienen siempre alguna relación con los dirigentes políticos. Se los identifica como amigos del doctor Pastrana, del doctor Serpa, del doctor López o de cualquier otro, y eso les impide dedicarse por completo a su oficio .

Según Caballero, buena parte del tiempo que pasa en Colombia un escritor como Gabriel García Márquez debe invertirlo en contestar llamadas de políticos que le piden consejos o respaldo. Por eso cada vez que él quiere escribir no le queda salida distinta que irse a México, a Cuba o a Barcelona , agregó.

No se trata de un fenómeno reciente, advirtió el autor de la novela Sin remedio, que trajo en seguida a la memoria la frase que escribió Simón Bolívar en una carta al general Juan José Flores: En América lo único que se puede hacer es emigrar .

Para reforzar su tesis, Caballero recordó que durante el siglo XIX y principios del XX varios escritores o poetas terminaron en la presidencia de la República o cuando menos como serios aspirantes a ocuparla: Miguel Antonio Caro, Rafael Núñez, Guillermo Valencia. Y si Fernando Botero se hubiera quedado en el país , añadió, no sería quien es, sino el pintor amigo del doctor Pastrana o del doctor Serpa .

Antonio Caballero, que vive entre Madrid y Bogotá, atribuye la incursión de los literatos en la vida pública colombiana a que las clases ilustradas de los países en construcción se sienten obligadas a participar en política.

Fernando Vallejo habló poco cuando le llegó el turno. Primero dio lectura a un brillante trozo de su obra y luego ofreció un testimonio que le puso la piel de gallina al auditorio. Yo vivo en México desde 1971, y cuando aterrizo en Medellín, mi ciudad natal, cojo un taxi hasta el centro, donde oigo el zumbar de las balas , dijo. Pero a pesar de que he escrito contra los políticos, los militares y los narcotraficantes, contra Dios, contra el diablo y la guerrilla, las balas no me toman en cuenta. Sin embargo, sé que un día volveré y una de ellas me encontrará .

El autor de Barba Jacob-El mensajero, quien se erigió como una de las máximas atracciones del público, manifestó su profunda desconfianza en el futuro de Colombia y arguyó que vamos a la vanguardia porque el resto del mundo nos está comenzando a imitar en la decadencia .

Alfredo Molano, por su parte, explicó que, a diferencia de sus contertulios, requiere vivir en Colombia para escribir. Lo que hago es contar historias de lo que sucede en el país, y para ello debo hablar con la gente , expresó. Irme equivaldría a debilitarme como escritor .

La Feria del Libro de Barcelona, inaugurada el pasado dos de julio, cierra sus puertas hoy y tuvo a Colombia como país invitado. De los libros nacionales, exhibidos en un local instalado por la librería bogotana Biblos, el más vendido ha sido Tratado de culinaria para mujeres tristes (Alfaguara), de Héctor Abad Faciolince, seguido por La Virgen de los Sicarios (Alfaguara), de Fernando Vallejo, Rebusque mayor (El Ancora), de Alfredo Molano, y Sin remedio (Planeta), de Antonio Caballero. Ciento sesenta y cuatro casetas componen la feria en el Moll de la Fusta (Muelle de la Madera), a orillas de Mediterráneo.

Otros autores como Alvaro Mutis, Germán Espinosa, R.H. Moreno Durán, Alvaro Pineda Botero, Oscar Collazos, Conrado Zuluaga, Ricardo Cano Gaviria, Mario Jursich, William Ospina, Juan Carlos Botero y Santiago Gamboa han intervenido en mesas redondas y lecturas diversas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.