ALTOS INTERESES FRENAN CRÉDITOS EN VENEZUELA

ALTOS INTERESES FRENAN CRÉDITOS EN VENEZUELA

Pedro Rojas, ingeniero industrial caraqueño de 45 años, está a punto de perder su casa, que había adquirido a plazos hace menos de seis meses.

13 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Hasta ahora sus cuotas eran de 90.000 bolívares, pero a causa de un aumento inusitado de las tasas de interés las mensualidades le están quedando en 130.000 bolívares.

El ingeniero no sabe qué hacer para que le alcance su sueldo de 400.000 bolívares (alrededor de 900.000 pesos colombianos). Estoy ahorcado , asegura después de hacer cuentas. Además de su casa, venía financiando la compra de su computadora, el colegio de sus dos niños, los gastos de comida y transporte y otros gusticos con su tarjeta de crédito, que de un día para otro han pasado a cobrar interés de 35 a más del 70 por ciento.

Y es que las tasas de interés también están haciendo pasar malos ratos a los venezolanos, que al igual que los colombianos, han visto en los últimos días cómo los créditos se han ido por los cielos.

No es para menos. Como en Colombia, también el emisor venezolano ha emprendido un plan de alzas en las tasas de interés interbancaria para frenar la devaluación del bolívar y controlar la inflación.

Viene la recesión El pasado 17 de junio el Banco Central de Venezuela arrancó un plan para estimular el alza de las tasas de interés por la vía de las emisiones de Títulos de Estabilización Monetaria (TEM). Esta estrategia fue reforzada con colocaciones de certificados de depósitos a tasas de 51 por ciento.

La política ha resultado efectiva en el corto plazo porque logró contener las masivas compras de dólares y estancar el tipo de cambio entre 554 bolívares y 555 bolívares. Pero del lado del mercado financiero el efecto ha sido drástico, puesto que en menos de tres semanas las tasas de interés activas han repuntado más de 10 puntos y han alcanzado niveles de 70 por ciento.

De acuerdo con las previsiones de la banca, el alza de las tasas afectará la demanda de créditos y el ritmo de crecimiento de la actividad económica del país. También está a la vuelta de la esquina una consecuencia adicional: la morosidad en las deudas crediticias.

Esta mezcla explosiva parece dar elementos para temer por una nueva desestabilización de la banca venezolana, que había dado muestras de recuperación de la crisis financiera de 1994.

Debilidad financiera El ministro venezolano de Planificación (Cordiplan), Teodoro Petkoff, ha advertido sobre la perversidad de las tasas y ha hecho algunas recomendaciones al Emisor para revertir el efecto del actual nivel de las tasas de interés bancarias, ya que podría tener efectos negativos sobre el sistema financiero nacional .

La economía es como un cuero seco, si la pisa por un lado se levanta por otro. Las tasas de interés suben porque hay carrera sobre los dólares, suben para que la gente no salga a cambiar sus bolívares. Si eso se permite, las reservas internacionales empiezan a caerse y comienza la alarma por otro lado. Asimismo, si la tasa de cambio sube excesivamente entonces comienzan los rumores de devaluación. Se trata de factores que requieren una dosificación muy cuidadosa para que no se produzcan desequilibrios , asegura Petkoff, quien ocupa un puesto en el directorio del Banco Central.

El funcionario admite que con intereses altos, los bancos deben procurarse recursos para pagar a los depositantes y se ven obligados a poner tasas activas muy altas, lo que afecta al aparato productivo y provoca una mayor morosidad en la cartera de crédito. Todo eso afecta al sistema .

Se vislumbra que si no hay una revisión adecuada de parte del emisor venezolano, la actividad crediticia se podría acercar a la paralización. Incluso ya las instituciones financieras han dejado de otorgar préstamos a diferentes segmentos del mercado ante el incremento desmesurado de las tasas de interés.

Los créditos corporativos han desaparecido ante la escasez de fondos presentes en el mercado y unos intereses que oscilan entre 65 y 70 por ciento. El Banco Provincial ubicó su tasa en 64 por ciento, el Unión 62 por ciento, el Mercantil 57 por ciento, InterBank 58 por ciento, Caribe 68 por ciento y Banesco 58 por ciento. Además, los préstamos hipotecarios oscilan entre 45 y 60 por ciento en los principales bancos del país, mientras que la tasa de sobregiro se encuentra entre 80 y 95 por ciento.

Deudas en mora Ante el temor de que la morosidad se dispare a cifras incontrolables algunas instituciones financieras clausuraron el otorgamiento de créditos para automóviles y viviendas, hasta tanto se supere la carencia de fondos y las tasas de interés regresen a porcentajes manejables.

Adicionalmente, las instituciones financieras iniciaron simultáneamente una serie de medidas para evitar que sus clientes caigan en situación de mora. Algunos bancos comenzaron a programar planes de pago especiales que van desde el ajuste de mensualidades (se incrementan las cuotas) hasta la extensión del período de cancelación del capital.

Así las cosas, de continuar la inclinación hacia arriba de los intereses como se prevé durante este año, venezolanos como Pedro Rojas poco podrán hacer para evitar que se extinga su sueño de casa o carro propios.

Ford a Vacaciones La empresa Ford Motors de Venezuela decidió adelantar las vacaciones colectivas de la ensambladora para realizar los inventarios de equipos y materiales y, a su vez, demorar la producción de vehículos por unas semanas, ante el impacto que pueda tener el alza en el interés.

No obstante, Emmanuel Cassigenna, presidente de la compañía, aseguró que la empresa no tiene planteada la paralización de ninguno de sus proyectos de inversión. Por el contrario, próximamente introduciremos nuevos productos para lograr restablecer la confianza del consumidor .

Agregó que la compañía está realizando una serie de programas con los principales bancos del país, a través del Ford Motors Credit, para ayudar al consumidor en la adquisición de automóviles. Las promociones le otorgan al comprador una tasa fija de 3 a 6 meses, mediante una especie de subsidio por parte de la ensambladora.

Otros planes con tasa de interés fija por 50 meses que ofrecía la empresa y que eran publicitados, fueron paralizados o sujetos a la negociación entre el interesado y la entidad bancaria donde se tramite la aprobación crediticia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.