Secciones
Síguenos en:
LA LLUVIA GANA EL PARTIDO

LA LLUVIA GANA EL PARTIDO

Debe ser muy romántica Francia con lluvia. París, Burdeos o Lyon con cielo gris y viento helado son el sueño para muchos enamorados. Pero los aguaceros que están cayendo sobre todo este país de campiñas, quesos y vinos, no son nada agradables para la mayoría de las selecciones que vienen en busca de su único y verdadero amor: la Copa del Mundo.

Para Colombia, sin duda, el agua ha sido una jartera. Ayer, el equipo de Hernán Darío Bolillo Gómez soportó un chaparrón acompañado de frías ventiscas. Tan aburridora estará la cosa que al caer la tarde ya estaba tomada una decisión: si en la mañana de hoy no ha parado de llover, la Selección entrenará bajo techo en el coliseo municipal de Tour du Pin.

Hasta el momento los meteorólogos de los diferentes canales de la televisión francesa no han fallado. En sus mapas multicolores señalaron que miércoles, jueves y viernes serían para sacar el paraguas y el impermeable.

Los runrunes Los runrunes dicen que Jorge Bolaño está que le saca el puesto a Mauricio Serna y que en la pareja de centrales no está fijo Iván Ramiro Córdoba. De dónde han nacido esas bolas ? Pues de hipótesis de periodistas. En los últimos partidos de práctica, Jorge Bermúdez, el que estaba en duda, relevó a Iván Ramiro en los segundos tiempos.

Para completar, el rumor se hizo más fuerte por lo que se vio en el húmedo entrenamiento: Bermúdez y Evert Palacios hicieron dueto de trabajo. El ejercicio era así: Santa, Serna e Iván Ramiro, se ubicaban en las orillas de la cancha. Bermúdez y Palacios se paraban adelante de las 18.

Los de los costados tiraban el balón a sus espaldas. Los centrales debían retroceder e impedir que Léider Preciado lo cabeceara. Una, dos, cinco, siete, doce repeticiones. Casi nunca ganó el callado artillero de Santa Fe.

Según los rumores tres de los que llegaron como suplentes fijos serían titulares el lunes: Palacios, Bolaños y Víctor Hugo Aristizábal.

En el entrenamiento sobresalieron otros dos ejercicios. Uno, un picado con tono recreativo en un solo lado del campo.

En un equipo estaban Mondragón, Bermúdez, Santa, Estrada, Pelusa Pérez, Serna, Valderrama, Lozano, Asprilla y De Avila. En el otro, los Córdobas, Moreno, Palacios, Bolaño, Rincón, Aristi , Ricard, Preciado y Valencia.

El partidito terminó 3-3 (Lozano -2- y Pibe ; Ricard Preciado y Valencia). La orden fue patear al arco y casi todos lo hicieron. Sin embargo, Mondragón tuvo que estirarse más.

El otro trabajo interesante consistió en duelos entre dos parejas de delanteros y dos de defensas que marcaban al hombre, encima. Calero era el portero.

Bolillo , entonces, le puso su empapada cara a los reporteros que lo esperaban baja una carpa.

La lluvia no se detuvo. Los jugadores se marcharon al bus sin atender a la prensa. Los únicos que hablaron algo fueron los arqueros Córdoba y Mondragón, que fueron llamados por unos mamagallistas periodistas argentinos que entre chiste y chanza les sacaron algunas respuestas y muchas risas.

Habrá que ver si se cumple una de las máximas de Francisco Maturana, el hombre que inició hace diez años el proceso que tiene hoy a Colombia en el Mundial: si mañana (hoy) sale el sol...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.