CÁMARAS EN SUBASTA AL MEJOR POSTOR

CÁMARAS EN SUBASTA AL MEJOR POSTOR

Las próximas elecciones al Senado y Cámara de Representantes, las primeras que se realizan después del Proceso 8.000, se han convertido en toda una feria de votos y dinero. Varios aspirantes al Congreso reconocen que para estos comicios se han hecho algunas alianzas geográficas casi absurdas y se han visto obligados a meterse la mano al dril para conseguir entrar en las regiones y poder pescar votos allí.

01 de marzo 1998 , 12:00 a.m.

Algunos aspirantes al Congreso, que van en segundo o tercer renglón, vienen cobrando, a varias cabezas de listas, una especie de peaje o tarifa por los votos que dicen tener como resultado de la votación del pasado 26 de octubre.

Los comicios que tendrán lugar dentro de una semana serán como una especie de prueba de fuego para los colombianos. En las urnas, los electores dirán si aprendieron o no la lección que les ha dejado la investigación más grande realizada en la historia del país sobre la vinculación de la política con el narcotráfico. Por ese hecho más de una docena de congresistas se encuentran tras las rejas.

Según el aspirante al Senado Germán Vargas Lleras se están presentado extrañas alianzas. La gran mayoría de ellas no corresponde a ningún proyecto político, ni defiende ideología alguna. Son alianzas coyunturales y el gran soporte de la mayoría de ellas es el dinero. Se pretende a través de la plata buscar respaldo político, sin que ello corresponda a ningún interés por el futuro de ciudades y departamentos .

En esas alianzas geográficas no es extraño encontrar por ejemplo al aspirante caucano al Senado Juan José Chaux respaldando al concejal de Bogotá Francisco Pareja, que postuló su nombre en segundo renglón a la Cámara por la capital del país. O al boyacense Alfonso Salamanca Llach apoyando la postulación de Francisco Canossa a la Cámara por el Distrito Capital. O al senador cartagenero Carlos Espinosa, quien avala a la Cámara por el Tolima a Jairo Rivera. O al sucreño Julio César Guerra respaldando la candidatura de Carlos José Bitar, a la Cámara por Bogotá.

Bajo la lógica de las alianzas basadas en exclusivo interés electoral es entonces explicable el acuerdo entre la aspirante al Senado, Piedad Córdoba y el hoy senador y candidato a la Cámara por el Valle Hemel Hurtado, quien reemplazó al polémico senador Gustavo Espinosa, detenido por el presunto delito de enriquecimiento ilícito. Hurtado se opuso a la extradición, en tanto que Córdoba apoyó siempre esa figura y fue una de las coautoras de revivirla.

Para Vargas, muchos de los que puedan acreditar una votación el 26 de octubre, con credencial o sin ella, están en una subasta al mejor postor. Las elecciones se han convertido en una especie de mercado en el que muchos candidatos participan y buscan, de esa forma, recuperar sus gastos de octubre. Nunca se había visto tanta interferencia del dinero, el cual no puede tener origen licito, si se tiene en cuenta el efectivo que se está moviendo .

Según Juan Martín Caicedo, existen aspirantes al Senado que han montado estrategias de cámaras, que acuerdo con lo que se afirma en los mentideros políticos, cada una de ellas con un costo entre 150 y 200 millones de pesos. Ello significa que una campaña de aspirante al Senado puede valer más de 1.500 millones de pesos. La mayor parte de esos dineros está sobrepasando los topes y se mueve por fuera de las contabilidades .

El mismo Caicedo ha denunciado, sin dar nombres, el caso de ex empleados oficiales que se presentaron a las listas de asambleas y concejos y fueron derrotados en las pasadas elecciones regionales y hoy están conformado listas a la Cámara con ocho renglones, pero con el pacto de repartirse el período legislativo cada seis meses. Con ello buscan jubilarse con un sueldo de congresista.

Ingrid Betancourt considera que las actuales elecciones afrontan dos problemas: la compra de votos al por mayor, es decir a través de líderes que organizan una población para vender sus votos al mejor postor, y el fraude electoral, que se produce en las mismas mesas metiendo tarjetones marcados y cambiándolos por otros a favor de un candidato equis .

Expresó que en solo Barranquilla se habla de que se han gastado 10 mil millones de pesos en solo compra de votos. Para dar un estimativo, eso es lo que se gasta la Coca Cola en un presupuesto anual de publicidad .

Se dice que parlamentarios como Martha Catalina Daniels y Jaime Dussán están llevándose líderes que trabajaban con otros políticos ofreciéndoles millones de pesos por trabajar con ellos , asegura ella.

Rebatiña de votos El presidente del Senado, Amylkar Acosta, manifestó que los actuales comicios son una especie de lucha de todos contra todos. Es una verdadera rebatiña de votos .

Acosta, que lleva cámaras en San Andrés, con María Teresa Uribe; Bogotá, Nazareno Conrado; Cesar, Alvaro Morón, y La Guajira, Nelson Amaya y Cilia Peñalver, también habló de la manera como a algunos aspirantes a las cámaras, que van en segundo o tercer renglón o más abajo, ofrecen colocar votos a cambio de que se les ayude a financiar la campaña. Además fijan una especie de peaje o tarifa .

Llama la atención constatar que aunque la figura de circunscripción nacional está consagrada en la Constitución desde 1991, solo hasta el presente año varios senadores han decidido incursionar en otras regiones del país.

Es así como el senador bolivarense Carlos Espinosa tiene ahora los siguientes aspirantes a la Cámara: en Bogotá, a Armando Villegas; en Bolívar, a su tío Arturo Facciolince López; en el Tolima, a Jairo Rivera; en Córdoba, a Guillermo Espinosa; Valle, a Edilberto López, y en el Cauca, al ex gobernador Temístocles Ortega.

Por su parte, el sucreño Julio César Guerra apoya candidatos a la Cámara por las circunscripciones de San Andrés, a Fidel Corpus; del Magdalena, José Alfredo Ordóñez, quien aspiró a la gobernación de ese departamento el 26 de octubre pasado; de Bolívar, Roberto Tinoco; de Atlántico, Rafael Castillo; de Bogotá, Carlos José Bitar, y de Sucre, al ex candidato a la alcaldía de Sincelejo Miguel Angel Nule Amín.

El senador Jaime Dussán llegó al Congreso hace solo cuatro años y hoy cuenta con el apoyo directo de aspirantes a las siguientes cámaras: en Bogotá, Carlos Romero e Israel Beltrán; en Norte de Santander, Ramón Elí Támara, y en el Tolima, Diego Alvarado.

Algunos de esos candidatos han sido contralores, secretarios de Educación y de Obras Públicas en sus respectivas regiones. También tiene el respaldo de tres diputados de Villavicencio, cinco diputados del Meta e igual número de concejales de municipios del Caquetá y de dirigentes sindicales del Valle y Antioquia, principalmente.

De otro lado, la senadora Piedad Córdoba de Castro tiene en total seis listas a la Cámara: Horacio Zapata encabeza la de Antioquia; Leonor González Mina, la de Bogotá; Pedro Ferrín, la de Nariño; Pedro Nel Escobar, la de Chocó, y Hemel Hurtado, la del Valle.

Por su parte, el congresista Fabio Valencia Cossio presentó para la Cámara siete listas, cuatro de ellas en Antioquia. Las cabezas de lista en ese departamento son Pedro Jiménez, Oscar Sánchez, Gerardo Cañas y Benjamín Higuita. Las otras planchas son encabezadas por Julio César Montañez, en Tolima; Fabio Torres, en Santander y Enrique Mendoza, en Bogotá.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.