Secciones
Síguenos en:
LOS AGUILAR SON DE A CABALLO

LOS AGUILAR SON DE A CABALLO

Pepe Aguilar, el hijo menor de Antonio Aguilar y Flor Silvestre se despide del espectáculo de sus padres para lanzar su show como solista. Por eso, la gira de este año ha sido de despedida. Ya han dicho adiós a 30 ciudades y esta tarde, a las 3:00 p.m., en la plaza de Toros, el turno es para Bogotá.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Pepe se despide al tiempo que lanza Por mujeres como tú, su primer disco editado en Colombia. Después de trabajar durante 26 años dentro del espectáculo de sus padres. Por algo Pepe dice que nació sobre un caballo. En el escenario, desde que la familia Aguilar empezó a viajar por el mundo, sus presentaciones tienen el ingrediente de cantar montando. Somos una familia de a caballo , dice.

Más allá de la leyenda que ya conforman Antonio Aguilar y Flor Silvestre, una de las parejas más famosas del canto y el cine mexicano, hay una historia humana donde el eje central es la familia.

Mi casa paterna fue fundada en 1576, en la hacienda de mi padre, Tayahua , dice Antonio Aguilar, dueño de una mirada fija y serena. La hacienda cuenta tenía su propia iglesia, a 30 o 40 metros de la casa grande. En esa iglesia están todos mis antepasados, incluso mis padres .

Al decirlo, enfatiza que la familia Aguilar tiene cimientos muy sólidos: porque uno es lo que mama de sus padres. Aprendí de mis padres lo que soy y es lo que le di a mis hijos. Desde luego, necesité una compañera muy afín para educarlos , dice mirando a su esposa que, a su lado, aprueba sus frases.

Se conocieron en la radio, cuando Antonio acababa de desistir de ser cantante de ópera (estudió 11 años para ello), para lanzarse a cantar canciones de Agustín Lara en el programa radial Increíble pero cierto de la XEW, donde Flor Silvestre cantaba también. Un mes después, Antonio tenía un contrato para hacer cine y la amistad de Flor Silvestre, quien, por su lado, también hizo muchas películas.

Se enamoraron después, cuando se encontraron para grabar una trilogía de películas sobre Heraclio Bernal, el rayo de Sinaloa . Después vino el matrimonio de 38 años, casi 39, y dos hijos: Toño junior y Pepe.

Para Aguilar, el secreto de esta unión estuvo en la decisión de cortar con cocteles, fiestas, bailes y eventos sociales del mundo artístico. Porque mi fiesta es ella, mi baile es ella y no necesito más , dice Antonio.

Flor Silvestre interrumpe: El dice que lo agarré cansando. Ay vida!, no te vayas a dañar la imagen que tienes en las películas .

No se trata de eso dice Aguilar después de haber vivido mucho, me pasó como al frutero, que al principio prueba de todo, pero a medida que pasa el tiempo, se vuelve selectivo .

Aguilar hace una pausa para mirarla: Ella ha hecho 100 películas. Tenía toda una carrera, pero optó por dedicar su vida a mí, a darme unos hijos. Con qué le puedo pagar eso? Con mi persona, con mi amor .

Al matrimonio siguieron los hijos y las giras en familia. Nunca los apartaron de su lado porque una niñera no podría darles la formación que querían para ellos.

Mis hijos son artistas desde los tres años. Han conocido lo bueno, lo malo, lo muy malo y lo peor, pero han sabido escoger y se conservaron rectos , añade Aguilar con satisfacción.

Tenemos una cosa muy importante, el amor, y se lo pasamos a la gente que nos hace el honor de irnos a ver , dice.

La gente lo siente y lo transmite. Bendito sea Dios que me dio una familia en el medio con la que voy con el espectáculo por todo el mundo , acota Flor Silvestre y se queda silenciosa. Piensa en Pepe: Yo no quisiera que mi hijo se fuera porque la gente ve muy bonito a los cuatro montados .

Entonces, Aguilar niega con la cabeza: Pero no se va, mujer, no se va. Vive con nosotros en México .

Entonces Flor Silvestre sonríe y termina diciendo: Pero estoy feliz de que vaya a hacer su espectáculo, porque me costó mucho tener ese bebé (estaba muy mayor) y yo quería darle a mi marido otro hijo para que siguiera los pasos de su padre y llevara la música mexicana por todas partes .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.