EL MUNDIALITO 98 TAMBIÉN FUE GRANDE

EL MUNDIALITO 98 TAMBIÉN FUE GRANDE

Tres partidos de infarto, con diez goles marcados, se vivieron el fin de semana en la mañana durante la final del Mundialito de Fútbol de las Escuelas Deportivas del Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte (IDRD).

14 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Desde el pasado 13 de junio, Colombia, Brasil, Alemania, Francia, Croacia y Paraguay no solo se enfrentaron en París, Lyon, Saint Etienne, Lens y Montpellier; también lo hicieron en las canchas del Parque Recreodeportivo El Salitre, representados por 34 escuelas de la ciudad.

Aunque en esta ocasión Ronaldo, Rivaldo, Suker, Owen, Leyder y Faryd no tocaron el balón su presencia se sintió en la cancha, en la fuerza y el ejemplo que inspiran a Diego, Ciro, Sebastián, Fredy y Sergio, algunas de las 54 pequeñas estrellas del fútbol bogotano.

Estudiantes de primaria, con edades entre 7 y 12 años corrieron, se cayeron, sudaron, armaron geniales pases, convirtieron goles, celebraron y como los mayores también lloraron.

Como en el Mundial de los grandes, Brasil, de la escuela Sporting Cristal, disputó la final esta vez en las categorías baby fútbol (7 y 8 años) y preinfantil (9 y 10 años), ganándole al seleccionado de Paraguay, escuela Maracaneiros, 3 a 2, en la segunda, y perdiendo ante Alemania, escuela Alianza Sport, 1 a 0, en la primera.

El primer lugar de la categoría infantil (11 y 12 años) fue para el equipo de Bulgaria, escuela Vera, que ganó 3 a 1 a Colombia, representado por la Escuela Internacional de Fútbol.

El otro partido Las barras también se hicieron sentir, casi más que en los grandes partidos porque aquí gritaban los corazones de papá, mamá, hermanos y tíos al ritmo de platillos, bombos y trompetas.

Jaime Rojas, padre de Sebastián de 10 años y goleador del Mundialito en la categoría Infantil hablaba del orgullo y el deseo de que su hijo llegue a ser grande en las canchas, eso sí sin descuidar el estudio. Dos de los tres goles con que ganó Brasil los anotó y él y completó 17 en su historia futbolística , comenta su padre.

Por otro lado, Blanca Murcia, que durante los primeros 20 minutos del primer tiempo vio a su pequeño Fredy de 9 años en la banca, saltó, grito y brincó cuando a los 5 minutos de entrar a jugar metió un golazo, según ella les contó a todos.

Felices como Jaime y Blanca terminaron los partidos los padres de los otros dos goleadores. Alvaro Rodríguez, en la categoría baby fútbol, y Wilson Montoya, en infantil. Al final risas y llanto se cruzaron con abrazos y besos, como en París.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.