POLÍTICOS TOMAN ATAJO EN CARRERA DIPLOMÁTICA

POLÍTICOS TOMAN ATAJO EN CARRERA DIPLOMÁTICA

En la maratón de la diplomacia no siempre los mejor preparados se quedan con los primeros puestos.

23 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

A unos cuantos metros de la meta según las denuncias de miembros de la carrera diplomática y consular se ven sobrepasados por improvisados corredores que llegan impulsados por un decretodopping .

El dopping, dicen los afectados, en este caso no es más que el nombramiento de los amigos más estrechos del Presidente en los cargos más apetecidos, mientras ellos, que llevan años estudiando y preparándose a fondo para enfrentar dicha profesión, se ven relegados a cargos de menor nivel y en sedes diplomáticas menos atractivas para su trabajo.

Alegando esta razón, al Consejo de Estado llegaron sendas demandas contra el nombramiento a las carreras de diez funcionarios de alto nivel en embajadas y consulados hechos en los últimos días de la administración Samper.

José Noé Ríos y Sonia Eljach, consejeros presidenciales, Karin Irina Kuhdfelt, demandante de la extradición ante la Corte, y Antonio Sánchez Vargas, el jefe de seguridad del ex presidente son algunos de los atletas beneficiados con el empujón presidencial.

También lo fueron Ana Victoria Rojas Gómez, nombrada como vicecónsul en Madrid; Marta Lucía Ardila Ardila, ministra plenipotenciaria ante la OEA; Jaime Euclides Barrera Martínez, cónsul en San Cristóbal; Victoria Bernal Trujillo, cónsul en Chicago; María Inés Pantoja, cónsul en New Orleans; y, Jordín Pérez Cardozo, cónsul en Puerto de la Cruz.

Como los anteriores, se dio cerca de un centenar de nombramientos en el exterior durante los últimos seis meses de la administración Samper. Sin embargo, tan sólo diez fueron demandados. La razón: el Estatuto Orgánico de la Carrera Diplomática establece que el Presidente llenará las vacantes del servicio exterior con quien a bien tenga, pero dando prelación los funcionarios de la carrera diplomática.

Entonces, como diez funcionarios de carrera estaban en la lista de espera y tenían prelación ante los últimos diez nombramientos, los demandaron ante el Consejo de Estado.

Al ver que el decreto estaba viciado, el gobierno de la época hizo una inteligente jugada: revocó los decretos; nombró a los funcionarios demandantes en otros puestos y volvió, mediante decretos distintos, a nombrar a sus amigos en los lugares iniciales. Así, el Consejo de Estado fallará sobre unos decretos que ya fueron revocados y las personas que ya están en el exterior no corren peligro de ser devueltos.

Esto, a decir de juristas consultados por EL TIEMPO, no es ilegal y hasta es una magistral jugada política que tradicionalmente han practicado los últimos gobiernos para asegurar los puestos de sus amigos , pero para los funcionarios de carrera se convierte en un atropello ético contra su profesión.

Las demandas Las demandas presentadas ante la Sección Quinta del Consejo de Estado sostienen que el nombramiento a dedo de funcionarios en los consulados y embajadas en el extranjero es una zancadilla a los diplomáticos y un atajo irregular en la carrera consular.

Según la demandante, María del Pilar Cortés, el artículo Sexto del Decreto 10 de 1992 es claro al establecer que estos cargos, cuando son de categoría superior a tercer secretario, deben ser llenados con funcionarios de carrera y solo excepcionalmente, cuando no haya personal con esas características, pueden ser llenados por personas ajenas a la carrera.

Caso que no es el de ninguno de los demandados, según afirma, pues hay diplomáticos suficientes en la lista de espera del escalafón.

Agrega que tampoco es posible abrirles campo , trasladando a los funcionarios que ocupen esos cargos, pues el mismo decreto establece que los traslados deben ser comunicados con anticipación de por lo menos un semestre, señalando la fecha probable en que se produciría.

El Consejo de Estado ya se ha pronunciado sobre este tema, al estudiar algunas de las demandas presentadas por Cortés.

Al admitir la demanda contra la elección de José Noé Ríos como cónsul en Barcelona, el tribunal, con ponencia del magistrado Luis Eduardo Jaramillo, reconoció que el decreto 10 de 1992 ordena que los funcionarios consulares de alto rango sean de carrera.

Sin embargo, negó suspender provisionalmente su nombramiento, como lo había solicitado la demandante. De haber aceptado sus argumentos Ríos habría tenido que volver al país.

De acuerdo con el tribunal, la suspensión solo era posible si se demostraba que el decreto violaba ostensiblemente la legislación vigente, lo que no ocurría en el caso del ex consejero.

Aunque la demandante aseguraba que con solo tener en cuenta que Ríos no hacía parte de la carrera diplomática, era posible establecer la irregularidad de la situación, el Consejo encontró que esta era solo una afirmación de la demandante, que debía ser demostrada dentro de un proceso.

El argumento, por estar basado en una hipótesis de la actora, no es válido para efectos de la medida de suspensión provisional , afirmó el Consejo.

Los demandados Dentro de los nombramientos que hizo el gobierno anterior al final de su mandato, nueve fueron demandados por los funcionarios de carrera ante el Consejo de Estado.

Al saber que esos decretos estaban viciados, el gobierno los revocó el 19 de junio del presente año. Inmediatamente, salió de los diplomáticos demandantes nombrándonos en otros cargos en el exterior y una vez se posesionaron, volvió a expedir nuevos decretos con fecha de 31 de julio nombrando a los mismos funcionarios en los mismos lugares.

Los políticos que no pertenecen a la carrera diplomática que fueron nombrados dos veces en menos de un mes son: - Ana Victoria Rojas Gómez, vicecónsul en Madrid - Karin Irina Kuhfeldt Salazar, cónsul en Hamburgo, Alemania - María Inés Pantoja Ponce, cónsul en Nueva Orleans, E.U.

- Marta Lucía Ardila, ministro plenipotenciario ante la O.E.A.

- José Noé Ríos, cónsul en Barcelona - Mauricio Guzmán Navarro, vicecónsul en París, Francia - Jaime Euclides Barrera Martínez, cónsul en San Cristóbal, Venezuela - Ana Victoria Rojas Gómez, cónsul en San Francisco, E.U.

- Sonia Eljach, ministra consejera en Buenos Aires, Argentina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.