ESTA ES UNA GUERRA QUE TODOS PERDEMOS

ESTA ES UNA GUERRA QUE TODOS PERDEMOS

Del angustiado reclamo aislado, las madres de los 18 militares retenidos por las Farc decidieron que su voz sea una sola y su eco cruce las montañas que rodean las montañas de Nariño las mismas que esconden sus hijos y llegue a las esferas oficiales en Bogotá y los comandos de la guerrilla en otras regiones.

24 de enero 1998 , 12:00 a. m.

Antes que protagonismo o apariciones en los medios, su sabiduría de madres les enseña que lo que digamos o callemos será decisivo en la suerte de nuestros hijos y la oportunidad de tenerlos más pronto. Por eso en adelante ninguna hablará a título propio , dice una de ellas.

Los nuestros son días de angustia y noches de oración y peor es saber cuánto más tendremos que soportar esta situación. Es como si mataran una parte nuestra dice entre sollozos Rosalba Gómez Jurado, madre del soldado Fabián Cerón Gómez.

Esas acciones en común se concretaron esta semana en una marcha el lunes pasado en horas de la mañana y otra jornada con antorchas el miércoles. Ayer una delegación de ellas asistió a Samaniego, municipio que fue declarado Territorio de Paz.

Durante el acto expidieron un comunicado en el que solicitan al Gobierno Nacional cesar las hostilidades y buscar, a través de la concertación y el diálogo, la pronta liberación de todos los colombianos privados de la libertad, que por causa de una guerra que no gana nadie y la perdemos todos los colombianos, enluta cada vez más nuestros hogares, retrasa nuestros sueños y frustra nuestras esperanzas de felicidad .

Agrega el comunicado: A quienes tienen detenidos a nuestros hijos, que son colombianos como ustedes, que también lucha por un país mejor y que fueron capturados en combate, le solicitamos que acaten las reglas del Derecho Internacional Humanitario; que presenten pruebas de supervivencia de los 18 muchachos; que les permitan comunicarse con nosotros; que les den el tratamiento y, que acaten los Protocolos de Ginebra Al tiempo que expresan su complacencia por la declaratoria de Samaniego como territorio de Paz piden al Mandato por la Paz, al Mandato por los Niños, al pueblo de Samaniego y a los medios de comunicación que ayuden a obtener pruebas de supervivencia de los soldados y a difundir en el mundo la angustia que viven. En la noche regresaron a Pasto.

Para estar en Pasto y decir presente esta semana en la jornada de reclamo por la libertad de sus hijos y que no sean puestos en peligro con operativos de rescate significó para algunas viajes de más de 12 horas en bus por caminos destapados y pocos pesos para atender sus necesidades.

Ante la situación, las madres y algunos de sus acompañantes fueron alojadas en una vieja casona de propiedad de la Diócesis de Pasto en el sector de San Andrés, porque no tenían recursos para pagar un hotel.

La alimentación se las suministró un restaurante con cargo al Batallón Boyacá, el cual dispuso, además, de un pequeño camión para movilizarlas a los distintos sectores de la ciudad cuando ellas lo requieran.

Como no todas las madres pueden permanecer en Pasto decidieron turnarse en sus desplazamientos a Pasto y estar atentas a cualquier llamado.

También decidieron que la Defensoría del Pueblo coordine las acciones a seguir ante los distintos organismos. El director de la Defensoría, Nelson Caicedo Rodríguez, explicó que se concertará una audiencia con el Ministro de Defensa para que las operaciones de búsqueda no pongan en peligro la vida de los retenidos.

También se pedirá al Gobierno Nacional para que se privilegie la vía del diálogo con los captores antes que cualquier medida de fuerza que pretenda la liberación de los retenidos.

A las Farc se le exigirá el acatamiento de la normatividad humanitaria que los obliga a respetar y salvaguardar la vida y la integridad física, como también la moral de los soldados retenidos.

El gobernador Jesús Rosero Ruano señaló que solo la liberación de las personas que se encuentran en poder de la guerrilla, tanto civiles como militares, sería la muestra clara de una disposición para la construcción de una sociedad regida por los valores democráticos y el respeto a los más elementales derechos humanos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.