NUEVO CAPÍTULO:

23 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Ante la medida adoptada por la revista Cambio en el sentido de que toda columna de opinión que contenga afirmaciones que puedan ser calumniosas o injuriosas, será conocida en primera instancia por los afectados, Silvia Galvis dirigió a la directora una contundente carta en la que en uno de sus apartes dice: No puedo aceptar, de ninguna manera, que se me acuse de haber incurrido en injuria y calumnia porque mi columna no es ni lo uno ni lo otro y porque ambos constituyen delitos y Cambio incurriría en esos mismos delitos al acusarme falsa y abiertamente de esas conductas. Exijo, pues, una rectificación pública, inmediata y concreta en el sentido de que mi columna publicada en la edición 268 no es calumniosa ni injuriosa. Sigue la controversia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.