ENTRE QUERUBÍN Y DIABLO

ENTRE QUERUBÍN Y DIABLO

Leonardo DiCaprio es más que una cara bonita. Es joven, famoso y sexy. Tiene una cara que es de querubín y demonio al mismo tiempo. Tiene una mirada entre seria y pícara. Tiene un cuerpo entre adolescente y hombre.

24 de enero 1998 , 12:00 a. m.

Leonardo DiCaprio es sin lugar a dudas el nuevo rostro de Hollywood. Aunque su carrera comenzó en 1992 en una serie de televisión, su cara solo dio de qué hablar con Romeo y Julieta, la cinta que protagonizó junto a Claire Danes.

Ahí comenzó su corta pero acelerada carrera al estrellato. James Cameron lo contrató como el protagonista de la épica Titanic, la película más costosa de la historia, y desde ahí tiene que sacudirse a las adolescentes, que lo persiguen por donde vaya.

Qué efectos puede tener esto en un joven de 23 años? Si se piensa en River Phoenix o en Christian Slater, se podría asegurar que muchos. Manejar el éxito y la fama, sobre todo si viene de la noche a la mañana, no es asunto sencillo. Phoenix (protagonista de la película Stand by me) murió de una sobredosis, mientras que su colega Slater está preso por golpear a un oficial de la ley y estar bajo la influencia de sustancias sicoactivas.

DiCaprio no ha hecho nada por el estilo. Ahora es millonario, cuando antes vivía en un barrio pobre cerca a Hollywood Boulevard. Tiene un rancho donde vive con su madre, su padre lo aconseja en sus decisiones actorales y tiene muchísimos amigos que están con él desde que era pequeño.

Hasta ahora, la única excentricidad de DiCaprio es que exige con sus contratos varios tiquetes aéreos para llevar a sus amigos a donde quiera que él vaya: México, Bangladesh o Francia, para evitar sentirse solo.

Por supuesto, no falta la rumba frecuente en discotecas, usualmente con modelos, una de las grandes debilidades de DiCaprio.

No es de extrañar que haga calaveradas tampoco. Un día, desde su apartamento en los Campos Elíseos, se le ocurrió soltar un balde de agua helada sobre un grupo de adolescentes que chillaban frente a su ventana. Otro día tuvo un accidente automovilístico por ir a grandes velocidades. Nada de consecuencias.

Ahora DiCaprio acaba de filmar una película basada en el clásico de Dumas, El hombre de la máscara de hierro , en la que hace el papel de Luis XIV y de su hermano Phillipe, un reto para su carrera artística, no sólo por el papel sino porque estuvo al lado de Jeremy Irons, John Malkovich y Gerard Depardieu, tres veteranos de las cámaras.

Tal vez DiCaprio tenga que escoger entre el diablillo que lleva por dentro y el ángel. Tal vez decida convertirse en actor en lugar de vedette.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.