UNA NOCHE DE PERROS

UNA NOCHE DE PERROS

Caminará cabizbajo... seguido de mis cachorros , piensa irónicamente Johnattan mientras acaricia el lomo negro de Akira, su valiente guerrero.

23 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Sal a acabarlo, por favor , le susurra al oído mientras le quita el collar. Mira a su contrincante que está en el otro extremo y sonríe. Hoy Akira será el campeón de campeones, repite varias veces en su mente.

En ese entonces, cuando solo faltaba que el minutero avanzara unos pocos centímetros para dar inicio a la gran pelea del mes, los pensamientos de Johnattan fueron interrumpidos por la penetrante mirada de su contrincante. Este es el símbolo que da inicio a la contienda.

El ocaso del poder Busque! , gritaron ambos. En ese momento únicamente se escucharon los pasos apresurados de los dos perros. Un sonido que se interrumpió cuando se encontraron frente a frente, la proximidad o quizás el miedo los hizo detenerse unos minutos.

Entonces, el instinto propio de la raza pitt bull rápidamente se apoderó de los animales. Comenzaron a ladrar y a mostrarse los poderosos dientes. Tal vez querían infundirse miedo antes de acercarse.

Akira se abalanzó ferozmente contra Lujuria y trato de morderle las patas, tal como le había enseñado su amo. En el intento, su cuello terminó en el hocico de su enemigo quien aprovecho el error para sarandearlo y herirlo gravemente en el pecho.

Entonces, la sangre de Akira excitó al público de tal forma que, la adrenalina (ahora transformada en gritos y saltos) se convirtió en la protagonista del evento. En el personaje que los asistentes debían cautivar, con más sangre, para que no se marchara.

El escenario El único que no se dejó contagiar de la euforia colectiva fue el dueño de Akira. El sufrimiento de su perro lo hizo recordar la pesadilla del día anterior.

Esa noche, después de organizar por teléfono la pelea con el dueño de Lujuria, soñó que Akira le preguntaba insistentemente sí moriría. También que le decía: paradójicamente el sitio de encuentro con mi muerte es un matadero. Tú lo puedes impedir .

A las 11:00 de la mañana, cuando efectivamente llegó al Matadero de Fontibón, las imágenes del sueño se apoderaron de su mente. También durante el viaje en el camión blindado que prestó un carnicero.

Pero, al llegar a la marranera y más exactamente cuando las camionetas del público hicieron el escenario (se formaron en un pequeño circulo), el miedo se transformó en el encantador sentimiento que produce el poder.

La maquinaria política De pronto, Akira recuperó el dominio de la pelea, se desprendió de Lujuria y logro morderle las patas.

Vio que no era necesario lo del veneno? , dijo uno de los asistentes. Johnattan, mirándolo con rabia, le respondió que jamás haría semejante cosa.

En las últimas peleas, algunas personas le untaron al pelo de los perros un poderoso veneno que paraliza al contrincante, produce el mal de Parkinson y en ocasiones termina con la muerte del animal.

Muchos recurren a este método para asegurar la inversión. Durante las peleas los asistentes apuestan grandes sumas de dinero que van desde cinco mil hasta siete millones de pesos, también cachorros y artículos de lujo como camionetas.

Yo confió plenamente en las capacidades de Akira! , gritó Johnattan. Al fin y al cabo, el entrenamiento de su mascota era la mejor garantía del éxito.

Durante un poco más de un año, en las noches, Akira debía pelear contra un neumático y todos los domingos, subir a Monserrate con varias libras de plomo y arena sobre el cuello y las patas.

Además ya no era posible recurrir a la estrategia del veneno. Para evitar el fraude, antes del combate los dueños deben bañar los perros con leche y probarla para garantizar la autenticidad del encuentro.

Muérdalo! Mátelo! , gritó de pronto el público. Ahora Lujuria tenía totalmente trenzado el cuello de Akira, que para ese entonces estaba mal herido. Johnattan tuvo que implorarle al dueño del contrincante ahogar a su mascota.

Este se acercó a Lujuria y le presionó fuertemente la tráquea. Como no quería soltarlo tuvo que ponerle en la nariz un pañuelo con agua. Así termino la lucha animal.

El resultado para Akira, además del miedo que le produjo la hora y media que caminó en los linderos de la muerte, fueron varias heridas de gravedad. Para Johnattan la desilusión de no obtener el premio en caso de ganar: los dos preciados cachorros que había apostado y que ya no caminarán al lado de Akira. Otra vez será.

Pit bull al ataque La raza pit bull es el resultado de cruces entre terrier de pierna larga y bull dog (toro pequeño). Se caracterizan por su supuesto carácter agresivo, indomable y violento, su excelente olfato, una agilidad notable y un gran coraje.

Por eso, el primer uso que le dio el hombre fue la actividad militar, más tarde la caza para piezas peligrosas o de gran talla. Actualmente son empleados para combates entre animales.

Paradógicamente, este perro que también se conoce como terrier es uno de los que recomiendan las clínicas veterinarias para cuidar niños. Ellos solo se atacan entre sí, nunca a los humanos, salvo que los eduquen para ese fin.

El entrenamiento Aunque genéticamente la raza pit bull es más agresiva que sus congéneres, el comportamiento violento es producto del entrenamiento.

Todos los días, durante una hora, los perros deben combatir contra un neumático de automóvil. Esta práctica sirve para que ellos fortalezcan la mandíbula y aprendan a esconder las patas durante la pelea. El método es pegarles continuamente en las patas.

Para que adquieran fuerza y agilidad muscular, deben escalar árboles. Los dueños colocan un neumático en la rama de un árbol y ellos deben saltar y colgarse durante unos segundos.

Semanalmente, para adquirir volumen, deben caminar con pesas. Algunas personas les colocan chalecos de fabricación clandestina con varios kilos de arena y plomo; y luego los obligan a subir hasta Monserrate.

Además, deben arrastrar objetos que pesen entre 100 ó 200 kilos. El campeón nacional arrastra 235 kilos. Hay personas que les afilan los dientes para que rasgue más. Esto con el tiempo es perjudicial porque o se les rompe el diente o queda con doble filo.

Los más exagerados les dan una dieta a base de anábolicos para mejorarles la apariencia física.

Los combates El primer combate en la línea bull-baiting, históricamente aceptado, se remonta a 1209. De allí en adelante se proliferó esta practica en toda Europa. Entre los años 1200 y 1800 las peleas entre animales formaron parte de las diversiones habituales de todas las clases sociales.

Hoy en día las peleas entre animales son ilegales en casi todo el mundo, sólo están admitidas en Rusia, Japón y México.

En Estados Unidos, incluso, para encargar un pit bull primero se debe tener un seguro, por si el perro muerde a alguna persona.

En Colombia intentaron aplicar el mismo sistema pero no lo lograron. Solo pudieron impedir que estos perros tengan pedigree. Por eso, el costo de un animal oscila entre 150 mil y 250 mil pesos.

En cuanto al enfrentamiento entre animales, la ley 84 de 1989 prohibe este tipo de prácticas en Colombia. Las sanciones a quienes realicen combates son: pena de arresto de uno a tres años y multa de 5.000 pesos a 50.000 pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.