UN PAPA EN LA PLAZA DE LA REVOLUCIÓN

UN PAPA EN LA PLAZA DE LA REVOLUCIÓN

No hay en Cuba un lugar más representativo de la historia reciente de esta isla que el escogido por el Papa Juan Pablo II para oficiar su última misa en suelo cubano.

25 de enero 1998 , 12:00 a. m.

La Plaza de la Revolución es, desde que Fidel Castro realizara en ella su primer acto masivo tras su triunfo sobre las fuerzas del dictador Fulgencio Batista en 1959, el corazón indiscutido del régimen marxista cubano.

Fue en ese lugar donde Fidel leyó en 1962 la II declaración de La Habana, una especie de declaración de guerra contra Estados Unidos; donde en 1967, y ante más de 500,000 personas, le confirmó al país la muerte del Che en Bolivia; donde justificó el éxodo del Mariel diciendo: ...si no fueron capaces de adaptarse al esfuerzo y al heroísmo de una Revolución, no los queremos!, no los necesitamos!, Que se vayan! , y donde una y otra vez ha repetido los dos máximos lemas de la Revolución: socialismo o muerte .

Pero hoy esta plaza no será el auditorio de Castro, sino del máximo jerarca de la Iglesia Católica, un credo que hasta hace poco era condenado, como todas las otras religiones, por ser el opio del pueblo .

Un acontecimiento tan insólito como trascendental y así lo reconoce Carlos Alberto Gualdrón, maestro habanero de 46 años de edad: Es increíble, es tan sorprendente que no dudo en calificarlo de surrealista. Es casi que una pintura de Dalí... ese gran cuadro de Jesucristo junto a la imagen del Che . Quién se hubiera podido imaginar que algo así podía pasar? , afirma.

La Plaza tiene forma de rectángulo. En su extremo sur se encuentran los edificios que alojan El Consejo de Ministros, El Consejo de Estado y El Comité Central del Partido Comunista (todos ellos presididos por Fidel Castro) y frente a ellos, el obelisco con la estatua de José Martí. En el extremo occidental está el Teatro Nacional, mientras que al norte se encuentra el edificio del Ministerio del Interior que tiene en su fachada la conocida imagen de Ernesto el Che Guevara y el Ministerio de comunicaciones. En el extremo occidental se encuentra la Biblioteca Nacional José Martí , lugar que se encuentra en estos momentos decorado con un gran mural del Sagrado Corazón.

El Papa tendrá a su derecha al Che y a su izquierda a José Martí. Pero más allá de lo insólito que pueda resultar este cuadro hay una enorme expectativa por las palabras que pronunciará el Pontífice ante una concentración de personas que sin duda será la más grande de su visita y ante la cúpula del gobierno cubano, que estará encabezada por Fidel Castro.

Dato importante: el Comandante no asistía a una misa en suelo cubano desde 1959, cuando se realizó la clausura de un evento católico. Fuera del país lo ha hecho en varias ocasiones, siendo una de las más recientes la misa del funer de Francois Mitterrand en 1996, pero que lo haga en su territorio no es sino otra muestra más del respeto que tiene hacia el Papa, a quien considera no solo un líder religioso sino una figura de Estado.

Mírese como se mire, el acontecimiento que tendrá lugar hoy tiene un carácter histórico inobjetable. Diga lo que diga el Papa y suceda lo que suceda, esta misa quedará marcada en la historia de la Cuba del final del siglo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.